Dentro de los distintos tratamientos para tratar la celulitis, las ventosas son consideradas como uno de los más populares, especialmente en los últimos años.

Conocidas bajo el nombre de cupping, las ventosas son un tipo de terapia alternativa que originariamente surgió en China.

El procedimiento es relativamente sencillo; implica la colocación y deslizamiento de ventosas sobre la superficie de la piel con la finalidad de crear succión. Esta succión es lo que proporciona los beneficios de la terapia, al facilitar la curación mediante un mejor flujo sanguíneo.

Esto produce beneficios para distintas condiciones y fines, como podría ser el caso de aliviar la tensión muscular, promover una mejor reparación celular, ayudar a la formación de nuevo tejido conectivo, entre otras cosas.

Gracias a esto, es habitual que las ventosas sean utilizadas para el tratamiento de una amplia variedad de condiciones y afecciones. Por ejemplo, para aliviar determinadas condiciones que crean molestias musculares y dolores.

Pero, ¿son verdaderamente útiles para acabar con la celulitis? Esto es lo que vamos a analizar a continuación ¡Atenta!

¿Pueden las ventosas reducir o eliminar la celulitis?

Como ocurre con cualquier tratamiento anticelulítico, es norma preguntarse hasta qué punto ésta técnica puede ser de utilidad a la hora de disminuir la celulitis. Por lo que la pregunta es obvia: ¿cómo ayuda la aplicación de ventosas a la piel de naranja?

Según los expertos, el cupping estimula la circulación sanguínea, fomentando con ello el proceso de desintoxicación natural del organismo a nivel profundo.

El objetivo es romper el estancamiento de líquidos que se ha originado en el área, y mover la sangre, aumentando no solo la propia circulación sanguínea, sino también consiguiendo un mejor drenaje linfático.

Además, a medida que las copas se deslizan sobre el cuerpo succionan el tejido y ayudan a descomponer los distintos depósitos de grasa que son los que causan los antiestéticos hoyuelos; aunque, por supuesto, la mejora es muy leve.

Descubre: Tipos de celulitis y cómo tratarlos

La succión con ventosas proporciona interesantes beneficios, puesto que llevan glóbulos rojos al área, lo que a menudo puede causar la aparición momentánea de hematomas.

Los glóbulos rojos permanecen en el área para continuar con el proceso de curación, de la misma manera que si se hubiera producido una lesión, para sanar la piel.

Por tanto, a diferencia de lo que se piensa, no se generan moretones, porque su acción es muchísimo más suave, especialmente si se utilizan copas de silicona.

Entre otras causas, la celulitis se manifiesta por una mala circulación sanguínea, unido a problemas linfáticos -es decir, la linfa no se drena tan bien como debería-, y a una acumulación de líquidos.

Qué son las ventosas

Así que la terapia con ventosas puede ayudar hasta cierto punto a mejorar la apariencia de la piel de naranja, especialmente con el uso y la aplicación repetida. Sin embargo, no aborda todas las causas de su desarrollo, así que no la eliminará por completo.

A la hora de conseguir los mejores resultados, los expertos coinciden en que no solo es suficiente con la aplicación regular de las ventosas.

Es imprescindible seguir un plan de choque que incluya también una buena crema anticelulítica, ejercicio físico regular, una dieta variada y saludable rica en proteínas, y masajes que ayuden a estimular la circulación y el flujo linfático.

Lee también: Cómo eliminar la piel de naranja de las nalgas y muslos

Cómo usar las ventosas

Este tratamiento se realiza principalmente en consultas de profesionales, aunque también se puede realizar desde la comodidad del hogar con la técnica adecuada.

Aún cuando puedan parecer demasiado complicadas de usar, son básicamente en ventosas de silicona moldeadas que al acercarlas a la piel y apretarlas, crean un vacío y succión.

Una versión más suave y casera de los diseños de vidrio comúnmente utilizados en las terapias más tradicionales de cupping.

Las puedes utilizar fácilmente siguiendo estos pasos:

  • Preparación. Antes de comenzar con las ventosas, es esencial aplicar un aceite corporal nutritivo o una crema humectante en el área del cuerpo que desees tratar. Esto ayudará positivamente a facilitar el movimiento de las copas a lo largo del cuerpo.
  • Colocación. Ahora procede a la colocación de la ventosa en el área del tratamiento. Pon la parte abierta sobre la piel, aprieta la zona abombada y suelta para conseguir que se forme el vacío y se quede pegada.
  • Deslizamiento. Ahora, simplemente debes deslizar la ventosa con movimientos circulares, tanto hacia adelante como hacia atrás por toda la zona.
  • Seguimiento. Debes continuar el deslizamiento durante al menos 15 minutos más, repitiendo a ser posible entre dos a tres veces por semana, así hasta llegar a sesiones diarias de 10 minutos.

En seguida verás que la zona se pondrá de color rojo, algo normal. También es habitual que surjan hematomas.

A la hora de tratar los hematomas iniciales, es conveniente usar algún tipo de crema para acelerar la curación de los hematomas y las lesiones. Aunque aunque no hagas nada, los moretones desaparecerán por sí solos al cabo del tiempo.

No te vayas sin leer: Vinagre de manzana para la celulitis

Las mejores alternativas a las ventosas para eliminar la celulitis

alternativa ventosas celulitis

Si no te gusta mucho el tratamiento a base de ventosas o no eres una persona apta para ello, tranquila, hay otras opciones.

Lo primero sería recurrir a un buen anticelulítico que pueda atacar las células grasas reduciendo así su volumen y manteniendo su acumulación a raya. Hay miles de versiones en el mercado, pero para ahorrarte el trabajo hemos hecho una recopilación de las mejores opciones para acabar con la celulitis.

La clave para ver resultados con estos cosméticos es la constancia y regularidad. Tienes que aplicarlos todos los días, un par de veces durante varias semanas.

En los últimos años está ganando en popularidad otro tratamiento útil para masajear la fascia, que consiste en la capa delgada de tejido que cubre todos los músculos, con la ayuda de un masajeador anticelulítico.

De acuerdo a los expertos, podría ser útil para aumentar la circulación, lo que a su vez podría ayudar a mejorar la celulitis, debido a que las adherencias de la fascia pueden causar dolor, tensión y reducir el flujo de los fluidos alrededor del cuerpo.

Como ocurre con el conocido como cepillado en seco, que además de ayudar a reducir las estrías o la propia celulitis en sí, podría ser sumamente interesante para exfoliar la piel sin irritarla.

Y por supuesto, también puedes recurrir a la sabiduría popular y poner en práctica algunos de estos remedios caseros. Aunque ya te avisamos de que su efecto es muy leve.

No hay duda que las ventosas destacan por ser una opción simple y eficaz para minimizar la celulitis; sin embargo, no se aconseja utilizar como único método, sino como un acompañamiento de un estilo de vida saludable y una buena crema anticelulítica.