Además de los tratamientos profesionales, existen una serie de remedios caseros que pueden ser de ayuda a la hora de tratar la celulitis, actuando como coadyuvantes con una ventaja añadida: pueden ser preparados y aplicados fácilmente en casa.

Muchas personas, especialmente las mujeres, saben exactamente cómo se ve la celulitis: piel irregular y con hoyuelos, la cual tiende a formarse habitualmente en determinadas partes del cuerpo, como los muslos, glúteos y brazos.

Muchas personas creen que la celulitis se relaciona con la grasa corporal. Debido a ello, consideran que es posible eliminarla mediante una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos, y la práctica de ejercicio físico.

Aunque que ambas estrategias pueden ser de mucha ayuda a la hora de mejorar la piel de naranja, no debemos olvidar algo fundamental: la celulitis no es causada por un exceso de grasa, es un problema estructural que se encuentra debajo de la piel. Por lo tanto, hay que abordarla también de otras formas.

Remedios caseros para tratar la celulitis

Cepillado en seco

cepillado en seco

El cepillado en seco es posiblemente  uno de los remedios más útiles, sencillos y adecuados a la hora de tratar la piel de naranja en casa. Consiste básicamente en cepillar la piel con la ayuda de un cepillo seco con cerdas rígidas, todos los días antes de ducharnos o bañarnos.

Este proceso tiene la finalidad de exfoliar las células muertas acumuladas en la epidermis y mejorar el flujo sanguíneo, favoreciendo con ello además un mejor flujo linfático.

Lo más aconsejable es cepillar hacia el corazón, lo que significa que debemos empezar por los pies, y subir por las piernas con movimientos largos y suaves. Continúa por el vientre con un movimiento circular en el sentido de las agujas del reloj, y vuelve a repetir el proceso tanto en el abdomen como en la espalda.

Luego repite con los brazos, empezando por las palmas de las manos y pasando del brazo hacia el corazón. Recuerda que es fundamental no cepillar demasiado fuerte.

Sin embargo, según los expertos, por el momento no existen estudios suficientes que demuestren que el cepillado en seco pueda ser efectivo para este propósito.

Descubre: Tipos de celulitis y cómo tratarlos

Exfoliante de café

exfoliante cafe

El café se ha convertido en uno de los ingredientes naturales más interesantes en el tratamiento de la celulitis. Contiene una serie de compuestos activos que, al parecer, podrían ayudar no solo a reducir la piel de naranja en sí, sino también la piel flácida, a la vez que se eliminan las células muertas acumuladas en la epidermis.

Con un exfoliante de café, aplicado en forma de masaje, se consigue estimular el flujo sanguíneo, mientras que la cafeína presente naturalmente ayuda a proporcionar un interesante efecto tensor.

Ingredientes: ¼ taza de posos de café, 3 cucharadas de azúcar moreno y 3 cucharadas de aceite de coco.

Elaboración: Prepara café y reserva los posos hasta conseguir la cantidad requerida. Mezcla los posos del café con el azúcar moreno y el aceite de coco derretido hasta formar una pasta. Almacénalo en un frasco de vidrio.

Aplicación: Simplemente debes masajear la piel durante algunos minutos con presión firme, pero sin apretar demasiado, durante algunos minutos. Luego, enjuaga con agua tibia y aplica una crema anticelulítica. Puedes usarlo 2 o 3 veces a la semana.

Lee también: Ejercicios para eliminar la celulitis

Vinagre de manzana

vinagre manzana miel celulitis

El vinagre de manzana es otro de los remedios más populares a la hora de tratar la celulitis en casa.

Posee en su composición una enorme cantidad de probióticos y aminoácidos, además de favorecer el proceso de desintoxicación natural del organismo, lo que es importante porque las toxinas juegan un papel muy importante en la salud de la fascia -el tejido conectivo debajo de la piel-.

La grasa tiende a almacenar las toxinas que suelen ser más complicadas de descomponer, por lo que luego podría acabar deformando la forma normal de la fascia, y con ello, ocasionar la aparición de la celulitis.

Aunque algunas personas optan por beberlo, puede causar algunos efectos secundarios, especialmente cuando se consume en grandes cantidades, incluyendo niveles de potasio potencialmente mortales. Por tanto, lo vamos a utilizar de forma tópica.

Basta con aplicarlo con suavidad sobre las partes del cuerpo que desees tratar, con la ayuda de suaves masajes circulares. Deja actuar durante algunos minutos, y finalmente aclara con un poco de agua tibia para eliminar el olor.

Te recomendamos: Los mejores masajeadores anticelulíticos

Masajes con aceite de coco y aceite de enebro

aceite coco

 

El aceite de coco actúa como un maravilloso hidratante de origen natural, útil para conseguir que la piel luzca más saludable y más flexible, debido a su elevado contenido en ácidos grasos y vitamina E.

Mientras que, el aceite de enebro, actúa calentando el tejido, y expulsando las toxinas acumuladas. Se cree que ambos aceites combinados entre sí, podrían tener la capacidad de retrasar el crecimiento de tejido que empuja la grasa, por lo que podrían ayudar a romper los depósitos de grasa.

El proceso de elaboración es sumamente sencillo, basta con combinar 2 cucharadas de aceite de coco y 2 cucharadas de aceite de enebro en un bol. Después de haberte exfoliado la piel, aplícate esta combinación de aceites, incidiendo en aquellas áreas donde se ha formado la celulitis.

Recuerda que es conveniente hacerlo mediante la aplicación de suaves masajes circulares para conseguir que ambos aceites puedan penetrar mejor en la piel.

Deja actuar 30 minutos. Finalmente, continúa con la aplicación de una crema anticelulítica, algo recomendable después de cualquiera de estos remedios.

Conoce: Cómo eliminar la celulitis de las nalgas y muslos

Cupping (Terapia con ventosas)

cupping

Esta técnica milenaria sirve, entre otras cosas, para aumentar la circulación de la zona y oxigenar los tejidos, lo que puede resultar de utilidad para minimizar la presencia de hoyuelos y mejorar la salud cutánea.

Para realizar esta terapia en casa necesitarás una copa de silicona. Al apretarla contra la piel, se hace un vacío con el que se consigue favorecer el retorno venoso y estimular la movilización de oxígeno a la zona. De esta forma la piel está más sana y tendrá una apariencia más bonita.

Antes de utilizar la ventosa debes aplica mucho aceite en la zona para que pueda deslizarse sin daño. Luego, coloca la copa y aprieta suavemente la base para crear un vacío, y muévela con movimientos circulares ascendentes.

No mantengas la copa en un solo lugar para evitar moretones, aunque lo más seguro es que acaben apareciendo. Tómate tu tiempo para averiguar cuánto debes apretar la ventosa para conseguir la tensión que necesitas. Si sientes dolor, apriétala más suavemente.

Cuando la piel se enrojece y se calienta sin que sientas ningún dolor fuerte, significa que estás haciendo un buen masaje. Si tienes arañas vasculares no coloques la copa en esa zona porque pueden empeorar.

Puedes conocer más acerca de los beneficios del cupping en nuestro artículo.

Las cremas anticelulíticas: una alternativa más eficaz

Aunque todos estos remedios caseros que hemos visto pueden ayudar de cierta forma a hacer menos visible la celulitis, no son tan efectivos como los cosméticos especializados. Las cremas anticelulíticas resultan más útiles y eficaces para evitar y tratar este problema, así que será nuestra prioridad.

De entre todas las opciones, te recomendamos los mejores anticelulíticos que hemos probado, cargados con activos lipolíticos que movilizan las grasas, eliminan las toxinas y refuerzan los tejidos y, en definitiva, reducen los signos de la piel de naranja.

Por supuesto, puedes utilizar todos estos remedios caseros como ayuda, aunque si lo que quieres es hacer desaparecer la celulitis, lo mejor es que recurras a los anticelulíticos comerciales.