Si tuviéramos que definir rápidamente qué son las estrías, diríamos que son marcas irregulares de apariencia lineal o rayada que se forman en la piel. Pero esto sería quedarse solo en la superficie.

Es común pensar que se trata de un mero problema estético que únicamente afecta a las mujeres, pero la realidad es que cualquier persona puede sufrirlas.

Si bien es cierto que el sexo femenino presenta una mayor predisposición a padecerlas, los hombres pueden tener estrías igualmente, y las causas suelen ser las mismas que las de las mujeres. Así que vamos a ver más detenidamente

¿Qué son las estrías?

Son básicamente cicatrices causadas por el estiramiento excesivo de la piel.

Cuando ocurre este estiramiento brusco, se acaba desgarrando y adelgazando visiblemente la dermis, lo que provoca la aparición de cicatrices lineales prominentes en la capa superior de la piel, pues no hay tiempo suficiente para que se pueda formar tejido nuevo que compense dicho estiramiento.

Este desgarro también origina que los pequeños vasos sanguíneos que hay debajo se rompan, lo que proporciona a la estría esa tonalidad o color tan característico, comúnmente rojizo o violáceo -Striae rubrae-.

Con el paso del tiempo, y cuando no son debidamente tratadas, acaban adquiriendo una tonalidad plateada o grisácea -Striae albae-, para finalmente hundirse y pasar casi desapercibidas.

Lee también: Estrías blancas y rojas: diferencias y cómo eliminarlas

No obstante, estas cicatrices pueden verse ligeramente diferentes dependiendo de cada persona, de su propia piel, y del color que esta tenga. Por ejemplo, algunas personas pueden desarrollarlas en forma de racimos, mientras que otras en líneas alargadas finas o más gruesas.

Por otra parte, cuando aparecen por primera vez, es tremendamente común que causen picazón o una molesta sensación de ardor.

Aunque las estrías pueden formarse y aparecer en cualquier parte del cuerpo, son más comunes en determinadas áreas donde la grasa subcutánea tiende a ser mayor.

Además, la piel en ciertas partes del cuerpo se caracteriza por ser mucho más propensa al estiramiento, debido fundamentalmente al aumento de peso y al crecimiento de volumen.

Estas áreas son: abdomen, senos, muslos, nalgas, espalda baja, caderas, flancos y parte superior de los brazos.

Te recomendamos: Los mejores aceites para tratar las estrías

¿Por qué salen?

Ya hemos dado alguna pista sobre esto. Si las estrías se forman por un estiramiento excesivo de la piel, es lógico pensar que salen por una condición que provoca ese estiramiento. Vamos a ver estas causas más en profundidad.

Embarazo

estrias embarazo

El embarazo se caracteriza por ser una de las causas más comunes para la aparición de las estrías. De hecho, se calcula que hasta el 90% de las embarazadas las tendrán.

Lee también: Embarazo: ¿cuál es la mejor crema antiestrías?

Y no solo por la excesiva distensión que provoca en la zona del abdomen y el pecho, las diferentes hormonas del embarazo también influyen, y mucho.

Éstas son las culpables de que la dermis se vuelva más delgada, a la vez que atraen una mayor cantidad de agua a la misma. Debido a ello, el colágeno se muestra más “relajado”, de tal manera que cuando aumentamos de tamaño, acaba desgarrándose sin producir la suficiente cantidad de colágeno.

Además de la genética, el aumento de peso rápido durante la gestación favorece su aparición. De ahí que se recomiende subir de peso de forma lenta y progresiva, nunca excediéndose de lo recomendado por el médico.

Descubre: Cómo evitar las estrías en el embarazo

Postparto

¿Sabías que el período postparto se convierte también en una etapa común para el desarrollo de estrías? Esto es debido al proceso contrario: encogimiento rápido de la piel.

Por este motivo, el riesgo de formación de estas marcas después del nacimiento del bebé aumenta considerablemente, sobre todo a medida que la mamá pierde peso y volumen tras el parto.

Aumento brusco de peso

Cuando el aumento de volumen se produce progresivamente, la piel se puede estirar sin consecuencias. Sin embargo, cuando ese cambio es repentino, el tejido conectivo no es del todo capaz de seguir ese ritmo de expansión tan brusco.

Esto da como resultado la aparición de un desgarro en forma de ondulación en la capa media de la piel, lo que origina al final la formación de la estría.

Independientemente del sexo, es muy común que las personas con sobrepeso u obesidad acaben desarrollando estrías.

Te gustará: Dermaroller: ¿puede eliminar las estrías?

Brotes de crecimiento (Adolescencia)

estrias crecimiento

La pubertad es otra etapa tremendamente común y habitual de desarrollo de estrías. Y es que los niños crecen a un ritmo verdaderamente asombroso durante esa época.

Con estos brotes de crecimiento el riesgo de formación de estrías es mayor, principalmente debido a que la piel suele estirarse demasiado rápido.

Además, durante la adolescencia son tremendamente comunes los cambios y fluctuaciones hormonales, que a su vez pueden incidir en que algunos jóvenes tiendan a aumentar de peso.

Cuando este aumento de peso ocurre muy rápidamente, la piel no tiene la capacidad suficiente como para regenerarse tras un estiramiento excesivo, por lo que las estrías acaban apareciendo.

Culturismo

El ejercicio de fuerza en el que se experimenta un rápido crecimiento de los músculos es la principal causa de formación de estrías en hombres, junto con la de aumento de peso.

Las estrías tienden a formarse a lo largo del perímetro del músculo que ha crecido de tamaño rápidamente, favorecidas por ese aumento de volumen.

Relacionado con esto, se ha encontrado que los esteroides anabólicos, habitualmente utilizados por aquellas personas que desean conseguir un rápido aumento de la masa muscular, tiende a ser una causa directa de aparición de estrías.

Por otro lado, se sabe que algunos hombres presentan una mayor predisposición a la aparición de estrías que otros. Es lo que ocurre, por ejemplo, con determinados problemas de salud, especialmente aquellos que originan una sobreproducción de hormonas conocidas como corticosteroides.

En este caso se produce una menor cantidad de colágeno, de tal forma que la piel se vuelve menos capaz de poder flexionarse o estirarse adecuadamente.

Te interesará: Rosa Mosqueta para las estrias ¿Funciona?

Herencia genética

Aunque es evidente que esto no significa que las estrías se hereden, sí es cierto que la piel presenta una mayor predisposición a sufrirlas cuando algún miembro directo de la familia las ha tenido.

No se sabe a ciencia cierta por qué ocurre esto, aunque se cree que tiene que ver con la capacidad de la piel para poder regenerarse con normalidad.

Algunos tratamientos

Algunas cremas medicinales también pueden causar estrías. Este tipo de tratamientos tópicos contienen corticosteroides.

Si bien es cierto que este compuesto no genera problemas habitualmente, cuando es utilizado durante demasiado tiempo, o de forma excesiva o inapropiada, puede terminar rompiendo las fibras de conexión en la piel.

Aquellos fármacos con corticosteroides orales, consumidos durante períodos prolongados, podría tener también el mismo efecto.

Descubre: Estrías en la espalda: cómo se forman y tratamiento

Ciertas condiciones médicas

Existen dos trastornos genéticos que podrían favorecer la presencia de este tipo de cicatrices:

  • Síndrome de Cushing. Conocido como hipercortisolismo, se produce por tener niveles anormalmente elevados de la hormona cortisol, lo que puede causar un aumento de peso, depósitos de grasa en determinadas partes del cuerpo, estrías púrpura -en senos, abdomen, muslos y brazos- y diversas lesiones cutáneas que tardan en sanar.
  • Síndrome de Marfan. Un trastorno hereditario del tejido conectivo que afecta al crecimiento normal del cuerpo, afectando a todo el cuerpo, incluyendo al sistema esquelético, los órganos, corazón, piel y ojos.

Por lo tanto, cuando aparecen estrías y no están presentes las causas anteriores, lo más aconsejable es consultar a tu médico por si existe una causa subyacente.

No te pierdas: Cómo eliminar las estrías

¿Se pueden prevenir?

prevenir estrias

La realidad es que no existe nada que pueda prevenir la formación de estrías al cien por cien, lo que significa que, independientemente de los productos o tratamientos que se utilicen, es perfectamente posible que puedan seguir apareciendo.

No obstante, es evidente que es mejor intentar prevenir al máximo su formación, que no hacer nada en absoluto.

Esto implica seguir una serie de pautas básicas para cuidar la dermis de forma diaria. Especialmente en aquellas etapas donde sabemos que el riesgo es muchísimo mayor.

En el embarazo, por ejemplo, es esencial hidratar con una crema antiestrías desde el mismo momento en el que la prueba de embarazo dé positivo.

Lee también: La mejor crema antiestrías

Cuanto antes empieces a cuidarla, mejor, ya que estará preparada para afrontar muchos de los cambios a los que debe enfrentarse a medida que el embarazo avanza. Esta rutina es esencial mantenerla a lo largo de todo el embarazo, y durante el postparto.

También es importante seguir un estilo de vida lo más saludable posible, optando por mantener una adecuada hidratación y nutrición rica en ácidos grasos omega-3, vitamina D, A, C, E y zinc.

Evitar el uso de esteroides anabólicos es igualmente imprescindible, sobre todo cuando se practica ejercicio anaeróbico, ya que se ha encontrado que debilitan la estructura de la dermis. Lo mismo ocurre con los corticosteroides tópicos y orales, que por lo general tienden a contener cortisona.

Descubre además: Estrías en el pecho: cómo acabar con ellas

La práctica de ejercicio físico es realmente importante, ya que ayudará a evitar el aumento de peso en el futuro.

Además, se ha demostrado que la actividad física ayuda a aumentar el flujo sanguíneo al tejido, por lo que puede ser de muchísima utilidad para que se mantenga más hidratada, y se reconstruya mejor.

Ha quedado claro qué son las estrías y porqué salen, ahora ya estás mejor preparada para tratarlas.