Si buscas CBD para vapear, estás en el lugar adecuado. Vamos a analizar los mejores productos para inhalar tu cannabinoide preferido.

Vapear es una de las formas más populares de consumir CBD para obtener todos sus beneficios. Así que si quieres probar algo diferente al aceite, te recomendamos que pruebes e-liquids o cogollos.

Pero como no todas las opciones son iguales, te lo ponemos fácil con esta recopilación de los mejores productos.

No te pierdas: Cuál es el mejor aceite CBD del mercado

Los mejores productos CBD para vapear

CBD E-liquid de Harmony

E-liquid de Harmony, de CBD

Harmony es una de las empresas líderes en el vapeo de CBD, con productos certificados por laboratorios externos, y con absoluta y total trazabilidad, permitiendo disfrutar con ello del sabor más frutal del cannabis, con un fresco aroma y deliciosos toques frutales.

En esta ocasión hemos escogido una variedad que contiene terpenos de kiwi Skunk, aunque es cierto que en estos momentos puedes optar por una amplia diversidad de distintos sabores y aromas, por lo que escoger uno solo ha sido tremendamente complicado y difícil.

Entre algunas de sus principales características, debemos destacar que contiene cristales de cannabidiol con una pureza de 99%, además de aromas de terpenos patentados.

No contiene nicotina, gluten, alcohol, acetato de vitamina E, aceites ni transgénicos. Y, además, es totalmente vegan-friendly -no contiene ingredientes de origen animal, ni se ha testado o probado en animales-.

¿Y qué otras opciones y sabores es posible encontrar de esta marca? Mango kush, super lemon haze, wild strawberry, critical mala, moroccan mint, exodus cheese, new york diesel, pure base, o OG kush, entre muchos otros.

Descubre también: Nordic Oil: opinión y mejores productos

E-liquid de aceite de cáñamo de Starkit

E-liquid de aceite de cáñamo Hemp Oil de Starkit

De manos de la marca Starkit nos encontramos con un aceite de cáñamo ideal para vapear sin nicotina, ideal para utilizar en cigarrillos electrónicos o shishas.

Está disponible en tres variedades diferentes: espectro completo -la que hemos escogido-, arándanos y menta. En cualquier caso, estas tres variedades contienen una concentración de cannabidiol de 300 mg.

El producto ha sido obtenido mediante extracción en frío basado en CO2 más avanzado, de tal manera que los nutrientes no se destruyen.

Cuenta con una certificación “Phytovista HEMP Testing Labs”, lo que garantiza tanto su seguridad como su estabilidad.

Además, debemos destacar que la pureza de los cristales es superior al 99 %. Ha sido elaborado a partir de ingredientes 100%, sin metales pesados, químicos o toxinas.

No en vano, contiene únicamente PG, VG, agente saborizante a partir de alimentos y componentes de materias primas activas, que no tienden a cambiar durante la evaporación, de tal forma que es capaz de mantener su sabor más puro.

De acuerdo a esta marca, se convierte en una opción útil para reducir la ansiedad, mejorar del estado de ánimo y la calidad del sueño, aliviar el dolor a la par que mitigar el dolor articular, calmar la rigidez y relajar los músculos tensos.

Viene en un envase de 10 ml, y ha sido especialmente diseñado para su utilización con cigarrillos electrónicos.

Eso sí, la marca no aconseja usarlo en configuraciones de alto voltaje, puesto que el líquido podría evaporarse demasiado rápido, siendo ideal tratar de disfrutarlo con un voltaje bajo, de apenas 30 vatios.

CBD Liquid de Kamau

E-liquid de extracción con CBD para vapeo de Kamau

La marca Kamau ha desarrollado un e-liquid de cannabidiol, que destaca principalmente por su concentración del 99,8% de pureza.

Skunk se caracteriza por proporcionar todas y cada una de las propiedades terapéuticas del cannabidiol, pudiendo servir, siempre de acuerdo a la marca, para aliviar los dolores, como antiinflamatorio o como tratamiento relajante del sistema nervioso, ayudando positivamente en caso de problemas de insomnio, ansiedad y estrés.

De hecho, cuenta con la suficiente concentración de CBD, pero aún cuando se trata de una sustancia como un claro efecto relajante, se diferencia del THC en que no es un componente psicoactivo, por lo que es posible utilizar este líquido vapeador de manera continua, sin sentir fatiga o esa incómoda sensación de cansancio.

Es más, la marca asegura que es libre de THC, de tal manera que no produce efectos secundarios.

Es un producto orgánico y de calidad, que contiene una gran cantidad de terpenos de la planta de cáñamo. Por este motivo, el líquido para vapear de Kamau es completamente seguro.

Así, la recarga del cigarrillo electrónico con este líquido permite obtener resultados casi inmediatos, caracterizándose a su vez por ser una opción tan discreta como económica.

Conoce: Descubre todas las propiedades del CBD

Flor aromática de cáñamo de La Cordobesa – De cultivo orgánico

Flor aromática de cáñamo de La Cordobesa

De manos de La Cordobesa, encontramos unas flores aromáticas de cáñamo, de procedencia orgánica, lo que significa que provienen exclusivamente de cultivo 100% orgánico, total y completamente naturales.

Concretamente, provienen de cultivo de Green House; es decir; cultivo de interior con luz natural.

Se convierte, por tanto, en auténtico cáñamo premium, obtenido mediante la combinación de técnicas de cultivo artesanal con las tecnologías agrícolas más punteras, consiguiéndose así un producto final que cuenta con la confianza no solo del agricultor, sino tanto de los organismos estatales como del propio usuario final.

No contiene semillas ni vástagos, por lo que a diferencia de otros productos, es una opción excelente para quienes únicamente deseen disfrutar de lo mejor de la planta.

Los cogollos son cultivados en España. Además, cuentan con las analíticas que certifican su legalidad, lo que significa que su concentración en THC se sitúa por debajo del 0,2%.

Lee además: Aceite CBD para dormir ¿Funciona?

JD Vape E-Liquid

JD Vape E-Liquid

Si buscas un e-liquid con una concentración en CBD más potente, la marca Daily Rise presenta un producto llegado directamente desde Amsterdam, el cual viene con cannabidiol en diferentes sabores, desde arándanos a cerezas, pasando por fresa, mentol & natural y fruta jugosa.

De hecho, contiene 0 mg de nicotina, y se encuentra a su vez disponible en distintas opciones de concentración: 1000 mg, 2000 mg, 3000 mg, 4000 mg y 5000 mg.

Además, está disponible en envases de botella de 50 ml y 60 ml, aunque en tiendas online como Amazon únicamente es posible adquirir las opciones de 1000 mg y 2000 mg.

Se trata, como vemos, de una opción sencilla y útil para disfrutar de algunas de las cualidades terapéuticas del cannabidiol, el cual ha sido extraído para garantizar la mejor pureza, y que es sumamente conocido por sus cualidades para calmar la ansiedad y el estrés, reducir el dolor, ayudar a conciliar el sueño, y la artritis.

Aprende además: Aceite CBD: qué es y beneficios

¿Qué es exactamente vapear?

Consiste básicamente en el acto de inhalar vapor de un dispositivo de vapeo -vapeador o cigarrillo electrónico-. Simula fumar, pero de acuerdo a diferentes estudios sería una opción menos dañina.

Un líquido rico en CBD con sabor es lo que habitualmente se utiliza para el vapeo, pero también pueden utilizarse cogollos de CBD.

Todos los vapeadores funcionan con la misma premisa: una fuente de batería alimenta un elemento calefactor (bobina), el cual vaporiza el jugo o las flores en una pequeña cámara (atomizador).

Finalmente, el usuario inhala el valor a través de una boquilla de pequeño tamaño. Como vemos, es un complejo sistema.

Generalmente se utiliza un dispositivo de batería, los cuales pueden venir en una amplia variedad de diseños, formas y tamaños. Además, vienen también con diferentes funciones electrónicas y límites de potencia, mientras que algunos de los más avanzados pueden incluso ajustarse en vatios, o incluso ser controlados en temperatura.

En el caso del vapor es producido por un atomizador de vaporizador, en ocasiones también conocido bajo el nombre de tanque de vaporizador.

Consiste básicamente en una cámara autónoma, la cual es conectada eléctricamente. Dispone de un elemento calefactor de resistencia -habitualmente se trata de una bobina de metal-, así como una mecha absorbente saturada con jugo.

Cuando el usuario hace el gesto de inhalar el producto, la bobina calienta el líquido de la mecha, generando instantáneamente un vapor similar al humo.

Cómo determinar la dosis de CBD

Uno de los primeros pasos a la hora de vapear CBD correctamente, es saber cuánto vapear y qué dosis adquirir.

Existen diferentes factores a tener en cuenta, entre los que se encuentran el peso corporal, la gravedad de la afección a tratar y la propia química corporal.

Evidentemente, se recomienda empezar con la dosis de cannabidiol más baja posible, aumentando gradualmente, según sea necesario y preciso, en intervalos de 5 mg.

Es necesario tener en cuenta que cada método de administración cuenta con su propio potencial único, con la finalidad de que el cuerpo pueda ser capaz de absorber mejor los distintos cannabinoides.

Vapear se convierte en uno de los métodos más efectivos, simples y sencillos. Aunque es cierto que el cannabidiol puede ser inhalado de distintas formas.

Es de vital importancia confirmar que el producto está diseñado exclusivamente para vapear, y no para su uso oral.

Dado que suelen venir en envases con un mismo diseño o estilo, es conveniente asegurarse que en el etiquetado se especifique cuál sería su uso final.

Dependiendo de la dosis de CBD, una buena idea es fijarnos en el siguiente apartado, donde se establece la dosis en función del peso y del efecto que se desee conseguir:

  • Bajo: 36 – 68 kg = 12mg. 68,5 – 108 kg = 18 mg. Más de 108 kg = 22.5 mg.
  • Medio: 36 – 68 kg = 15 mg. 68,5 – 108 kg = 22.5 mg. Más de 108 kg = 30 mg.
  • Alto: 36 – 68 kg = 18 mg. 68,5 – 108 kg = 27 mg. Más de 108 kg = 45 mg.

Llegados a este punto, es normal que te preguntes: ¿cuánto de CBD hay en cada calada o vapeo? Originalmente no existe una respuesta única, puesto que depende del estilo de vapeo -por ejemplo, mediante bocanadas más pequeñas o grandes inhalaciones-.

Por suerte, es relativamente fácil saberlo. Lo primero que debemos conocer es la concentración en mg del cannabidiol, algo que encontraremos en el etiquetado del envase. Luego necesitaremos el tamaño de la botella en ml.

Una vez tenemos estos dos datos, debemos dividir la cantidad total de mg por la cantidad de ml, y tendremos la concentración en mg por cada ml.

Luego, necesitamos saber la capacidad líquida del vaporizador. La mayoría de los tanques de vaporización suelen contener entre 0,5 ml y más de 5 ml, dependiendo del tamaño y el estilo

Así, si contamos con una botella de 25 ml que contiene 1000 mg de CBD, dividiríamos 1000 entre 25, y obtendríamos 40 mg. Si lo ponemos en un cartucho de 1 mg, o en un tanque de vaporizador, tendríamos 40 mg de CBD.

Eso sí, si nuestro tanque tiene más de 1 ml, simplemente deberemos multiplicarlo por la capacidad total del mismo.

De esta manera, cada vez que acabemos con un tanque, sabremos exactamente la cantidad de cannabidiol que se habría ingerido originalmente.

¿Cómo vapear?

Si es la primera vez, empieza por leer el manual de usuario que viene con el dispositivo escogido; de esta manera, te asegurarás de utilizarlo de forma correcta.

Eso sí, ten en cuenta que mientras que los vaporizadores desechables no requieren ningún tipo de preparación -están activados por extracción, no siendo necesario presionar ningún botón-, no ocurre lo mismo con los cartuchos o cápsulas recargables, que sí requieren un poco más de conocimiento al utilizarlos.

Si ya vapeas otro tipo de sustancia, la transición al vapeo de CBD es sencillo. Es más, podrías utilizar un dispositivo ya existente.

Ahora llegamos al momento de escoger nuestro vapeador. A continuación te explicamos en qué consisten dos de los dispositivos más conocidos:

  • Tipo bolígrafo. Contiene una cámara con un serpentín de calentamiento en su interior, parte que contiene el aceite de vapeo de CBD, que será utilizado finalmente para su vaporización. El serpentín tiende a desgastarse periódicamente, sobre todo cuando se utiliza unproducto que no es puro, así que habrá que reemplazarlo cada cierto tiempo.
  • Tipo tanque. Consisten en un tanque, un atomizador y un serpentín de calentamiento. Hay opciones desechables que venden en cartuchos prellenados.

Solo tienes que rellenar con el líquido o los cogollos molidos, y esperar a que se caliente. Ahora basta con inhalar el vapor a través de la boquilla, tratando de mantener el vapor en los pulmones durante unos segundos, antes de exhalar.

Y llegamos a un punto importantísimo: limpiar el vaporizador. ¿Por qué? Estos dispositivos pueden convertirse en un hogar “maravilloso” para nanopartículas de metal, bacterias y moho, particularmente si no son limpiados adecuada y debidamente.

Y estos son los mejores productos para vapear CBD, una opción que te encantará.