¿Buscas una opción sencilla, económica y muy efectiva para exfoliar y limpiar tu piel? Entonces quizás te interese el guante exfoliante.

En este post te enseñaremos todos sus beneficios, aprenderás a utilizarlo correctamente, y a elegir la mejor opción.

Hay exfoliantes, físicos, químicos, enzimáticos, y luego están disponibles diferentes herramientas que tienen un propósito similar: retirar las células muertas que se acumulan en la epidermis y que afean la apariencia y textura de nuestra piel.

¿Quieres saber si el producto es para ti? Seguro que en las siguientes líneas encuentras la respuesta.

No te vayas sin hacer: Cómo hacer una mascarilla exfoliante casera

¿Qué es el guante exfoliante?

Se trata de un ítem con forma de guante que está diseñado para erosionar la capa de células muertas y suciedad acumulada sobre la piel, especialmente la del cuerpo.

Está confeccionado en diferentes materiales, aunque la más popular es la fibra natural por su suavidad.

Te recomendamos que evites los tejidos ásperos, dado que pueden terminar dañando la piel.

Es muy sencillo de utilizar, simplemente debes introducir la mano en él y usarlo de la misma manera que una esponja. La gran mayoría pueden ser utilizados en cualquier parte del cuerpo.

Lo cierto es que cualquier tipo de piel puede disfrutar de los beneficios limpiadores del guante exfoliante, aunque es más útil para quienes tienen la piel normal, mixta o grasa.

No dejes de leer: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Principales ventajas e inconvenientes

Si todavía no estás del todo convencida de por qué deberías utilizar un guante exfoliante en tu rutina de cuidado de la piel, a continuación te descubrimos algunos de sus beneficios:

  • Facilidad de uso. Basta con introducir la mano en el guante y pasarlo suavemente por la epidermis, siempre mediante movimientos circulares ascendentes. Es conveniente humedecerlo ligeramente con agua tibia previamente.
  • Exfoliación completa. Aplicados de manera correcta, permiten eliminar al máximo la capa de células muertas acumulada.
  • Apto para cualquier tipo de piel. Cualquier dermis puede disfrutar al máximo de todas las cualidades de esta herramienta. Eso sí, debemos tener especial cuidado con usar un guante demasiado grueso, áspero o rugoso sobre la piel delicada y sensible.
  • Facilita la absorción de los productos posteriores. Al retirar esa capa de células envejecidas, se consigue que esa capa nueva pueda absorber mejor el resto de productos que vayamos a aplicar después.

Lee también: Cómo hacer un exfoliante corporal casero

También existe alguna que otra desventaja que deberíamos tener en cuenta:

  • Riesgo de exfoliación excesiva. Podemos correr el riesgo de exfoliar muy intensamente, apretando mucho, de forma excesiva o, incluso, más veces de lo aconsejado a la semana. El resultado es una piel irritada, inflamada y enrojecida.
  • Limpieza inadecuada. Hay que saber cómo limpiarlo y mantenerlo adecuadamente, ya que en caso contrario podría acumular suciedad, bacterias y moho; y lo que es aún peor, causar infección.

Por estas razones, preferimos recomendar utilizar cualquiera de las mejores opciones que te recomendamos aquí.

Y si prefieres una versión más suave para tu rostro, estas son las opcionesmás recomendables.

Cómo usarlo correctamente

Cómo usar un guante exfoliante
El mejor momento para utilizarlo es siempre durante la ducha. ¿Porqué? Debido a que es fundamental tener la piel humedecida antes de pasarlo. Esto suavizará las células y serán más fáciles de eliminar.

La temperatura del agua es también es importante: utiliza agua tibia, ni muy fría, ni muy caliente.

Puedes usarlo en solitario, o utilizar algún ingrediente exfoliante adicional, especialmente si deseas intensificar el proceso.

Comienza a masajear suavemente desde los pies hasta los brazos, con movimientos circulares y deteniéndote unos segundos en cada zona.

No es recomendable utilizar el guante exfoliante sobre el rostro, dado que es demasiado áspero para la mayoría de los tipos de cutis y solo conseguiremos irritarla.

Y para los labios, opta por este exfoliante casero

Una vez terminado, enjuaga con agua tibia y seca. Inmediatamente después, humecta la piel con un aceite nutritivo o una crema corporal.

Este paso nos ayudará a restablecer la barrera protectora de la piel que ha podido verse afectada por el proceso de exfoliación.

¿Cuántas veces podemos usar esta herramienta? Los especialistas recomiendan utilizarlo 1 a 2 veces por semana, todo va a depender de nuestra piel.

Una vez terminado el proceso, es esencial asegurarnos de mantener nuestro guante. Acláralo bien para retirar toda la suciedad que se han podido acumular en la tela, escúrrelo y cuélgalo en algún lugar seco para conseguir que se seque.

Recuerda que debes reemplazar el guante cada tres o cuatro semanas, como mucho, pues es habitual que acaben creciendo bacterias, moho y levaduras.

Si observamos cualquier decoloración, mal olor, o empezamos a ver que se encuentra en mal estado, es imprescindible desecharlo y optar por comprar uno nuevo.

Receta de belleza: Cómo hacer un exfoliante facial casero

¿Cómo elegir el mejor guante exfoliante?

guante exfoliante

A continuación te descubrimos algunos aspectos en los que deberías fijarte cuando te planteas la posibilidad de comprar, sobre todo por primera vez, esta herramienta:

Material

Hay diferentes tipos de materiales:

  • Nailon, un material suave, antibacteriano y resistente al moho. Se puede lavar en la lavadora.
  • Sisal, elaborado con planta de ágave, biodegradable y sencillo de utilizar. Eso sí, debido a su naturaleza, es posible que los mohos y bacterias se acumulen rápidamente.
  • Silicona, cien por cien libres de gérmenes, aunque algo más duro y áspero.
  • Algodón, son los más recomendados para el rostro. Lo suficientemente suaves como para ser utilizados con la finalidad de retirar tanto el maquillaje como cualquier residuo en crema que haya podido quedar sobre la cara. Su limpieza tiene que ser más exhaustiva.
  • Tela Kumazasa, posee una textura rugosa elaborada a partir de fibras Kumazasa, extremadamente resistentes. Es originaria de Corea, y puede mantenerse perfectamente fresca sin olores.
  • Viscosa o rayón, uno de los más populares, aunque es un tejido bastante débil. De ahí que sea necesario mantener una limpieza más cuidada para conseguir que el material dure bastante más tiempo.
  • Poliuretano termoplástico (TPU), de larga duración, antifúngico y antibacteriano. Resulta suave, aunque la exfoliación será algo áspera.
  • Fibra de ramio, un tipo de tela muchísimo más respetuosa con el medio ambiente. Además, se seca rápidamente, siendo uno de los más higiénicos que existen. Eso sí, cuando se trata de limpiarlos, se trata también de uno de los más sensibles.

Además, también es útil tener en cuenta si los guantes han sido fabricados con material antialérgico y duradero.

De esta forma, nos aseguraremos que su uso no aumentaría el riesgo de formación de reacciones alérgicas y otros efectos adversos, y además, podremos usarlo durante un mayor período de tiempo.

Descubre además: Esponja exfoliante: te contamos qué es

Tamaño

Se trata de otra característica a tener en cuenta. Analiza y consulta la tabla de tallas específica de la marca en particular antes de elegir una pieza.

No obstante, en ocasiones algunos guantes vienen con una talla única, lo que significa que el material, por lo general, es más bien flexible, por lo que se adaptará a la perfección a cualquier tamaño de mano.

No te pierdas: Exfoliación química: qué es y las mejores opciones

Textura

Es habitual que se encuentren disponibles en distintas texturas y rugosidades. Lo más común es que esa textura sea suave, moderada y gruesa.

Aunque es cierto que todas las texturas funcionan adecuadamente bien con cualquier tipo de piel, no ocurre lo mismo con la piel sensible o delicada, por lo que en estos casos lo mejor es utilizar siempre un guante que posea una textura muy suave.

Es evidente que todo dependerá de nuestros propios gustos personales, además de la cantidad de dinero que deseemos invertir.

Elijas lo que elijas, no hay duda que la exfoliación regular proporciona excelentes beneficios para el cuidado de la piel, ayudando a que se vea mucho más saludable, renovada, flexible y suave.

No te vayas sin haber leído: Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Seguro que has descubierto que el guante exfoliante es una herramienta útil para embellecer tu piel; siempre que lo uses con moderación y lo limpies y mantengas en buen estado, puede ser un gran aliado de belleza.