Aunque podemos comprar infinidad de exfoliantes para cualquier parte del cuerpo, optar por ingredientes naturales es más interesante y beneficioso, dado que tienden a ser más respetuosos con la piel.

Esto significa que no contienen sustancias químicas que podrían terminar dañando o irritando la dermis, como por ejemplo es el caso de los parabenos.

Además, es incluso más interesante si cabe si escogemos ingredientes naturales de procedencia orgánica, puesto que además estaremos seguros de que en el proceso de cultivo no se han utilizado productos químicos o tóxicos.

Por este motivo, hemos hecho una recopilación con algunos de los ingredientes exfoliantes naturales más útiles e interesantes, cumpliendo principalmente con estas características básicas.

Los mejores ingredientes exfoliantes naturales

Sal marina

La sal marina se caracteriza por ser un ingrediente claramente abrasivo, debido a su textura granular.

Por su propia consistencia destaca por ser ligeramente más agresivo, en comparación con otras opciones igualmente naturales pero mucho más suaves.

Debido a ello, no se trata de una opción muy aconsejada para usar en el rostro, o para las pieles muy sensibles o delicadas, ya que puede crear microroturas.

En concreto, la sal del mar Muerto se caracteriza por ser más suave, en comparación con la típica sal marina -fina o gruesa-, por lo que es una opción más atractiva.

En lo que se refiere a los beneficios que proporciona, es ideal para acelerar el proceso de desintoxicación natural de la piel, ayudando a eliminar no solo las toxinas, sino también las células muertas y envejecidas, gracias a lo cual se mostrará más nutrida y purificada.

Aprende: Cómo hacer un exfoliante facial casero

Azúcar

Se caracteriza por ser rico en ácido glicólico, un alfa-hidroxiácido capaz de exfoliar la epidermis y renovar las células cutáneas. Esto proporciona un aspecto mucho más saludable y hermoso a la dermis.

Sin embargo, el azúcar -ya sea blanco o moreno- también tiene un grano bastante grueso, así que hay que tener cuidado, en especial si lo vamos a utilizar en la cara.

También debes tener en cuenta que si lo mezclas con aceites, el azúcar se irá disolviendo, así que si lo dejas muchos tiempo, acabará por desaparecer.

Lee también: Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Café molido

exfoliante cafe

Es uno de los ingredientes más interesantes para exfoliar la piel, debido principalmente a su textura granular, más suave y menos abrasivo; y sobre todo, por sus claras cualidades «quema grasas».

Por este motivo, si lo utilizamos regularmente, no hay duda que nos brindará propiedades interesantes a la hora de reducir, tratar o prevenir la formación de celulitis.

Es ideal para quienes tienen la tez grasa o seca, por lo que casi podríamos decir que es apto para prácticamente cualquier tipo de piel.

Gracias a ello, consigue una mejor circulación sanguínea, mientras que su elevado contenido en antioxidantes naturales ayudan de forma positiva a reducir la acción de los radicales libres.

Descubre: Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

Leche

Gracias a su elevado contenido en ácido láctico, actúa como un ingrediente exfoliante químico eficaz a la hora de eliminar la acumulación de células muertas e impurezas sobre la epidermis.

Tiene la ventaja de que el ácido láctico es un alfahidroxiacido muy suave, y puede ser utilizado por cualquier cutis.

Receta de belleza: Cómo hacer un exfoliante labial casero

Cáscara de nuez

Finamente molida, actúa eliminando las diferentes células muertas presentes -y acumuladas- en la epidermis, a la vez que estimula la renovación celular de forma totalmente natural.

Esto consigue también prevenir la aparición del envejecimiento cutáneo de forma prematura, entre los que podemos mencionar la presencia de líneas de expresión y arrugas.

Lo mismo se puede aplicar a las diferentes tipos de cáscaras naturales que también pueden utilizarse para este propósito.

Todos estos ingredientes pueden ayudarte a retirar la capa de células viejas e ineficientes que se acumula en tu piel. Sin embargo, hay opciones más prácticas y convenientes en el caso de que no quieras manchar toda la cocina: un exfoliante comercial.

No vale cualquiera, por eso te recomendamos las mejores opciones para la cara y para el cuerpo.

Cómo hacer un exfoliante casero con estos ingredientes

La elaboración es un proceso sumamente sencillo y simple. Basta con disponer de los ingredientes, seguir los pasos para elaborarlo, y aplicarlos sobre la piel.

Pero quizás no sepas qué ingredientes mezclar entre sí, por eso, a continuación te vamos a proporcionar algunas recetas para que puedas descubrir qué opción te interesa más.

Con café y el aceite de coco

Aplicados sobre la piel, tanto el aceite de coco como el café se llevan irremediablemente bien.

Mientras que el café actúa exfoliando la tez con suavidad, y proporciona excelentes antioxidantes, el aceite de coco hidrata y humecta en profundidad, por lo que favorece el proceso de hidratación tan necesario para reparar la dermis después de la exfoliación.

  • Ingredientes: ½ taza de posos de café, 2 cucharadas de agua caliente y 1 cucharada de aceite de coco.
  • Elaboración: Reserva los posos de café y deja que enfríen. Añade el aceite de coco derretido y el agua caliente, y mezcla bien. En caso de ser necesario, agrega más café o más aceite, para obtener la consistencia deseada. Guárdalo en un recipiente hasta que lo vayas a usar.
  • Aplicación: Dos veces por semana, preferiblemente antes de acostarte, aplica la mezcla sobre la piel seca del cuerpo o del rostro, masajeando con movimientos circulares suaves. Deja que actúe de tres a cinco minutos, y termina aclarando con agua tibia.

No te vayas sin hacer: Cómo hacer una mascarilla exfoliante casera

De azúcar y limón

Lo cierto es que los cítricos, como la naranja o el limón, tienen interesantes cualidades para limpiar la piel y estimular la producción de nuevo colágeno, debido en especial a su elevado contenido en vitamina C.

Por lo que aplicados con cualquier otro ingrediente granular, se convierte en una opción excelente como receta casera.

  • Ingredientes: 1 taza de azúcar, ½ taza de aceite de oliva, ½ cucharadita de aceite de vitamina E, el jugo de medio limón.
  • Elaboración: En un cuenco, añade el azúcar, el aceite de oliva, el aceite de vitamina E y el jugo de limón recién exprimido. Mezcla y reserva en un recipiente hermético.
  • Aplicación: Aplica sobre la tez ligeramente húmeda, mediante suaves masajes circulares. Ahora deja actuar algunos minutos, retira enjuagando con un poco de agua tibia.

No dejes de leer: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Con sal del Himalaya

La sal del Himalaya al ser más gruesa que el azúcar, tarda un poco más en disolverse, por lo que mientras lo aplicamos durante algunos minutos sobre la piel continuaremos disfrutando de sus cualidades exfoliantes.

Además, está repleta de sales minerales. Y combinado con otros ingredientes interesantes, como el aceite de almendras dulces, de coco o de pomelo, nos encontramos con un producto único.

  • Ingredientes: 1 taza de sal del Himalaya, 1 cucharada de aceite de coco, 2 cucharadas de aceite de almendras dulces, 1 cucharada de jabón de Castilla y 20 gotas de aceite esencial de pomelo.
  • Elaboración: En un cuenco, añade el aceite de coco, el aceite de almendras dulces y el aceite esencial, y mezcla bien. Incorpora el jabón de Castilla y la sal del Himalaya, y vuelve a mezclar. Reserva en un recipiente hermético.
  • Aplicación: Frota la mezcla sobre la piel con suavidad mediante suaves masajes circulares. Para terminar, retira con abundante agua tibia.

Descubre: Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

¿Qué aplicar después?

Una vez hemos exfoliado la zona en profundidad, hay que seguir con la rutina de cuidado de la piel.

En el rostro es aconsejable la administración de un sérum y una crema hidratante, y en el cuerpo puede ser una loción nutritiva o un aceite corporal, ideal para humectar la dermis en profundidad.

Y, además, intentar hacerlo de manera inmediata, una vez hayamos acabado con la exfoliación.

No te vayas sin leer: Cepillo exfoliante: qué es y cómo utilizarlo

Un exfoliante natural es una gran opción para presumir de piel bonita y sana, y con todas las opciones  que te hemos dado, no tienes excusas para no hacer uno en casa.