La exfoliación de la piel (al igual que la exfoliación de los labios) se convierte en un paso indispensable en la rutina de cuidado de la piel, de la misma manera que lo es, por ejemplo, la aplicación de un limpiador, un tónico, un sérum (en caso de que lo utilices, aunque la mayoría de expertos coinciden en señalar que no se trata de algo obligatorio sí proporciona excelentes beneficios), y una crema hidratante. Aunque, evidentemente, y tal como de buen seguro sabrás a estas alturas, no se trata de un paso que debamos seguir diariamente, de forma tan regular, como sí ocurre con el resto de pasos que conforman cualquier régimen de belleza y de cuidado de la piel. Y es que, aunque la limpieza, tonificación y humectación sí es recomendable practicarlas y mantenerlas cada día, no ocurre lo mismo con la exfoliación.

¿Sabes exactamente por qué? Esto es debido a que el proceso de exfoliación puede acabar irritando la piel, inflamarla y enrojecerla cuando cometemos el error de excedernos, y no solo en lo que al número de veces a la semana se refiere, sino particularmente con la intensidad con que nos apliquemos sobre la piel el producto exfoliante. De esta forma, aunque podamos pensar que la exfoliación diaria se convierte en una opción maravillosa para disfrutar de una piel más radiante y luminosa, cuidada, saludable y con una apariencia mucho menos opaca, la realidad es que si nos excedemos en las veces que nos exfoliamos la piel en ocasiones podríamos acabar consiguiendo el efecto contrario, de tal forma que la piel se mostrará irritada y enrojecida, adquiriendo una apariencia a fin de cuentas muy poco saludable.

Cómo hacer un exfoliante labial casero

También debemos tener en cuenta que el número de veces que optemos por exfoliar nuestra piel a lo largo de la semana dependerá específicamente de cómo sea nuestro tipo de piel. Y es que no es lo mismo exfoliar una piel con tendencia a producir un exceso de sebo y de grasa (pieles grasas) que una piel más sensible y delicada, que tenderá a “sufrir” más las consecuencias del proceso exfoliativo. Eso sí, esto no significa que no todas las pieles deban exfoliarse. Es un proceso dentro de cualquier rutina de cuidado de la piel tan esencial como importante, de manera que cualquier tipo de piel debe ser exfoliada siempre, aunque solo variará el número de veces que lo hagamos a la semana, los ingredientes activos que utilicemos durante el proceso exfoliativo (esto es, los ingredientes específicos que contengan ese determinado exfoliante que estemos utilizando), y la intensidad con que nos apliquemos el producto. De hecho, una piel sensible y delicada necesita exfoliarse tanto como una piel grasa, pero únicamente tendremos que hacerlo un menor número de veces.

No obstante, llegados a este punto, es normal que te hagas una pregunta: ¿en qué consiste la exfoliación de la piel? Se trata de un tratamiento que consiste en la eliminación de la capa superficial de la epidermis compuesta principalmente por células muertas y residuos tanto de maquillaje como impurezas, exceso de sebo y suciedad ambiental. De esta forma, el proceso de eliminación de las células muertas, presentes en el estrato córneo, puede llevarse a cabo mediante la realización de exfoliantes o peelings. Y puede realizarse tanto sobre la piel del rostro como sobre la piel del cuerpo en sí (efectivamente, también existen exfoliantes corporales).

¿Por qué es algo importante? Básicamente lo es porque, aunque la piel cuenta con un proceso de renovación natural en el que elimina por sí sola las células muertas y envejecidas dando paso a las nuevas, a medida que vamos envejeciendo y vamos cumpliendo años lo más normal es que ese proceso tienda a no ser tan efectivo como por ejemplo sí lo era cuando éramos más jóvenes, por lo que simplemente precisamos o necesitamos un poco de ayuda extra. Efectivamente, es aquí donde la exfoliación nos proporciona excelentes beneficios. Y es que cuando la piel se libera de células muertas, impurezas y residuos de suciedad (que comprenden tanto el polvo derivado de los agentes atmosféricos externos, como el maquillaje y el exceso de grasa acumulada sobre la piel), los tejidos cutáneos tienden a oxigenarse, favoreciéndose además la renovación celular.

Digamos que el proceso de exfoliación lo que consigue es eliminar esa incómoda y antiestética gruesa capa de células muertas y suciedad que tiende a acumularse en la capa más superficial de la piel, dando lugar a una capa de células más renovada, suave y delicada, que se encuentra situada justo debajo. Dicho de otra forma, mientras que la piel no exfoliada, y con acumulación de células muertas, se caracteriza principalmente por presentar una textura áspera, seca, opaca y apagada, cuando eliminamos toda esa capa la piel acaba volviéndose más limpia, fresca, luminosa, purificada y regenerada. En resumidas cuentas, conseguiremos disfrutar de una piel con un aspecto muchísimo más saludable.

Pero esto no lo es todo. Y es que cuando nos llevamos a cabo la exfoliación de la piel, también tiende a favorecer el aumento de la circulación dérmica gracias precisamente al masaje que comúnmente se realiza con la finalidad de aplicarnos el producto exfoliante y arrastrar todas las células muertas y la suciedad acumuladas, de tal manera que estimula el recambio epidérmico fisiológico. Es más, cuando el proceso de exfoliación de la piel se lleva a cabo de manera períodica y regular en el tiempo, es posible obtener otras ventajas y beneficios añadidos como: reducción de la aparición de granos y comedones (puntos negros), así como una disminución de los poros dilatados y agrandados, en los que es más común que se acumule el exceso de células muertas, de sebo, de impurezas y de suciedad.

No te pierdas: Mejor exfoliante corporal

¿En qué consiste la exfoliación labial y por qué deberíamos hacerla?

Es muy posible que ya sepas por motu propio en qué consiste la exfoliación de la piel tanto del rostro (exfoliación facial) como del cuerpo (exfoliación corporal). Pero, ¿sabías que también es perfectamente posible exfoliar la delicada piel de los labios? En esta ocasión nos encontramos con lo que los expertos en belleza denominan y conocen como exfoliación labial, y es incluso casi tan importante como la exfoliación del rostro o del cuerpo, debido principalmente a que los labios también tienen piel, donde también es común que se acumulen impurezas y células muertas. Pero vayamos por partes.

Muchas veces habrás notado cómo los labios se someten fácilmente a los efectos ocasionados tanto por los cambios de temperatura como por los mencionados agentes atmosféricos. Y podemos mencionar, por ejemplo, distintos problemas comunes que habitualmente afectan a la piel de los labios, como es el caso de los labios agrietados, una molestia tremendamente incómoda en la mayoría de las ocasiones, que tienden a sufrir muchas mujeres (y también bastantes hombres), que puede acabar provocando episodios muy incómodos y molestos de dolor, sobre todo por esos pequeños cortes y abrasiones generados por la deshidratación. Lo cierto es que para prevenir y tratar muchos de los problemas que tradicionalmente afectan a los labios (efectivamente, como ocurre con las grietas que se forman en ellos), la única solución es hacer constantemente un exfoliante completo de labios.

Como su propio nombre indica, la exfoliación labial consiste en un remedio útil para exfoliar, de forma delicada, la también delicada piel de los labios. El objetivo en esta ocasión es absolutamente el mismo que perseguimos cuando nos exfoliamos la piel de cualquier otra parte del cuerpo (lo que incluye no solo el rostro): eliminar las células muertas que se acumulan con el paso del tiempo en la capa más superficial. De hecho, ¿sabías que esa acumulación de células puertas es una de las principales causas de los labios agrietados, asperezas, cortes y pequeñas heridas que se forman en ellos como consecuencia de la acción del frío? Esto es debido principalmente a que, al existir una capa gruesa de células envejecidas y muertas, que en definitiva ya no llevan a cabo su función, impide que la humectación y la hidratación penetre en las distintas capas que conforman la piel, de tal manera que la piel termina resecándose y deshidratándose, dejándola más proclive a la aparición de todos estos problemas.

Por este motivo, exfoliar de forma adecuada nuestros labios nos ofrece la posibilidad de disfrutar de unos labios más suaves, saludables, jóvenes y perfectamente hidratados, aunque es cierto que sobre los beneficios particulares que nos proporciona nos ocuparemos de forma más detallada en un próximo apartado.

En resumidas cuentas, a la pregunta de para qué sirve un exfoliante labial, debemos responder que, como ocurre con los exfoliantes faciales y corporales, los exfoliantes labiales son igualmente útiles para eliminar las células muertas que tienden a depositarse en la superficie de la mucosa, gracias sobre todo a la presencia de pequeños microgránulos presentes en dicho exfoliante o producto exfoliante. No en vano, son estos ingredientes los que actúan exfoliando la piel, proporcionando la mayoría de sus beneficios exfoliantes, debido fundamentalmente a su textura granular.

En el mercado, de hecho, hoy en dia es perfectamente posible encontrarnos con una amplia variedad de productos exfoliantes especifica y especialmente diseñados para exfoliarnos la piel de los labios. Por ejemplo, las barras exfoliantes labiales presentan la misma forma que una barra de labios común, y se aplican directamente en la boca sin la necesidad de utilizar los dedos o practicar micro masajes, siendo ideales para una exfoliación continua, suave y fácil. También existen exfoliantes labiales en frascos pequeños, que se aplican con la ayuda de una pequeña espátula y el producto en cuestión se masajea con la ayuda de la yema de los dedos. Finalmente debemos mencionar la presencia de los tubos exfoliantes labiales, que funcionan de manera más o menos similar a los sticks, con la diferencia de que tienden a parecerse más a un gloss que a un labial; en cualquier caso, son tremendamente fáciles de usar y también bastante higiénicos, puesto que contienen un aplicador que permite aplicar el producto sin necesidad de usar los dedos o las manos.

Por todo ello, y a la pregunta de por qué deberíamos exfoliarnos la piel de los labios, debemos tener en cuenta que la exfoliación labial nos ayuda positivamente a la hora de eliminar la parte de la piel seca y desescamada que se acumula en ella, de tal manera que permite restaurar, prácticamente de forma inmediata, suavidad, tersura y brillo.

Descubre: Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

Cómo hacer un exfoliante labial en casa (receta básica)

Como todo es empezar, no hay duda que a la hora de preparar cualquier receta de belleza, siempre es de suma ayuda contar con una receta básica, que se caracterice fundamentalmente no solo por ser sencilla y simple, sino por ser rápida de elaborar, debido sobre todo a que únicamente contiene unos pocos ingredientes, pero en definitiva cumple con la finalidad para la cual ha sido elaborada. En el caso de los exfoliantes labiales, tal y como podrás comprobar por ti misma a lo largo de los siguientes apartados, es cierto que es posible elaborar una amplia diversidad de recetas. Aunque, para comenzar, en esta ocasión vamos a exfpliarte cómo puedes elaborar una receta básica de forma tremendamente fáci, simple y sencilla.

En su elaboración utilizamos principalmente aceite de coco, un ingrediente humectante que ayuda a tener los labios debidamente humectados durante largo tiempo, mientras que el azúcar actúa como un exfoliante más bien suave, ideal para exfoliar la delicada piel de los labios gracias a su elevado contenido en ácido glicólico, que como ya te hemos mencionado en distintos momentos, se caracteriza por ser un ácido alfa-hidroxiácido muy útil a la hora de exfoliar la piel y renovar las células, acelerando la eliminación de la gruesa capa de células muertas que se han ido acumulando con el paso del tiempo sobre la piel.

Ingredientes: 1,5 cucharadas de aceite de coco, 2 cucharadas de azúcar blanca y 1 cucharadadita de azúcar moreno.

Elaboración: En caso de ser necesario (es bastante probable que así sea), como seguramente el aceite de coco se encuentre en estado sólido, es conveniente ablandarlo un poco al microondas en un recipiente resistente al calor, derritiéndolo ligeramente para poder empezar a utilizarlo. Una vez hecho esto, ponemos la cantidad indicada en un cuenco, añadimos el azúcar blanca y el azúcar moreno, y combinamos mezclando bien. Dependiendo de lo espero que deseemos que esté nuestra receta de exfoliante básica, puedes añadir un poco más de uno o de ambos azúcares en caso de que desees un exfoliante muchísimo más firme. Finalmente, reserva hasta su uso, aunque se aconseja utilizarlo prácticamente de forma inmediata.

Aplicación: Para usarlo únicamente debes aplicártelo con cuidado sobre la piel de los labios, y frotar con suavidad con la ayuda de un movimiento circular. De esta manera, exfoliamos la capa superior y suavizamos los labios. Para terminar, retiramos con agua tibia y continuamos con un bálsamo labial con cualidades hidratantes. Si lo deseas, puedes almacenar este exfoliante labial en el interior de un recipiente de vidrio en la nevera. Se conservará perfectamente durante algunos meses, mientras que, a la hora de usarlo, únicamente deberás ponerte un poco en la yema de los dedos y ablandarlo ligeramente para volvértelo a aplicar de nuevo.

Las mejores recetas de exfoliantes labiales caseros

Cómo hacer un exfoliante labial de labios

Exfoliante labial de coco y miel

Sobre el aceite de coco ya te hemos hablado en la ocasión anterior. Se caracteriza por ser un ingrediente natural sumamente interesante en la elaboración de cualquier tipo de receta exfoliante, ya se trate de un exfoliante facial, corporal o incluso labial. Y es que está repleto de antioxidantes naturales, como la vitamina E que protege la piel del efecto no tan positivo de los radicales libres, y los ácidos grasos como el omega 3 y el omega 6, que nutren la piel en profundidad. Por otro lado, el azúcar moreno actúa como un exfoliante natural útil para ayudar a eliminar la piel no solo muerta sino también seca, gracias a su contenido en ácido glicólico. Y finalmente nos encontramos con la miel, tremendamente rica en cualidades curativas únicas gracias a sus propiedades antimicrobianas y nutritivas. Como vemos, todos estos ingredientes combinados entre sí nos ofrecen la posibilidad de crear un maravilloso, nutritivo y humectante exfoliante labial.

Ingredientes: 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharada de miel orgánica, 3 cucharadas de azúcar moreno y ½ cucharada de agua tibia.

Elaboración: Comenzaremos derritiendo ligeramente el aceite de coco, ablandándolo un poco al microondas. Luego, introducimos en un tazón o cuenco pequeño la cantidad indicada, añadimos la miel y empezamos a mezclar ligeramente. Ahora agregamos el azúcar moreno, el agua previamente calentada (debe estar tibia, nunca caliente, para evitar que estropee el efecto del azúcar moreno ya que el agua muy caliente podría disolverla rápidamente), y combinamos bien hasta obtener la textura deseada. Reservamos.

Aplicación: Frotamos la mezcla en los labios con la ayuda de movimientos circulares, entre 2 a 3 minutos, aplicando con suavidad para evitar hacer daño. Finalmente, enjuagamos con agua tibia.

Lee también: Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Exfoliante labial de azúcar moreno y miel

El azúcar moreno, como ya te hemos indicado en distintos momentos, se convierte en uno de los mejores exfoliantes suaves que existen cuando pensamos en aplicarlo sobre la delicada piel de los labios, debido fundamentalmente a que su textura granular es bastante más suave y menos abrasiva que otras opciones igualmente naturales pero más fuertes o potentes, como por ejemplo es el caso de la sal. Y es que, además de exfoliar gracias a su textura granular y consistencia, también contiene en su composición ácido glicólico, un ácido capaz de eliminar el enlace que mantiene unida las células muertas entre sí y a la piel, con la finalidad de eliminarlas de forma sencilla, simple y completa. Además, estimula la renovación celular, dando paso a la creación de nuevas células y eliminando el resto. En esta ocasión combinamos el azúcar moreno con la miel, un ingrediente natural nutritivo y antimicrobiano, ideal para limpiar la piel en profundidad y eliminar los gérmenes que podrían acumularse en los poros y formar molestas espinillas y puntos negros, como por ejemplo es el caso de los brotes de acné. Por último, también nos encontramos con el aceite esencial de lavanda, que brinda un interesante efecto relajante mientras que también nutre los labios en profundidad, siendo esencial incluso a la hora de prevenir las quemaduras solares.

Ingredientes: 1 cucharada de miel cruda, 1 cucharada de azúcar moreno y 5 gotas de aceite esencial de lavanda.

Elaboración: En un cuenco o tazón pequeño introducimos la miel y el azúcar moreno, y combinamos mezclando bien hasta conseguir la textura deseada. Añadimos ahora unas gotas de aceite esencial de lavanda, y volvemos a mezclar de nuevo (en esta ocasión utilizamos este aceite esencial con la finalidad de proporcionar a nuestra mezcla exfoliante un poco de aroma relajante). Reservamos.

Aplicación: Una vez nos vayamos a aplicar esta maravillosa mezcla, simplemente debemos aplicarla sobre los labios, frotando bien con la ayuda de movimientos circulares suaves, durante 2 o 3 minutos como mucho, aplicando siempre con suavidad para evitar irritar la delicada piel de los labios. Finalmente, enjuagabamos con agua tibia y nos aplicamos seguidamente un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de cacao

El cacao, es cierto, se convierte en  un alimento nutritivo maravilloso, repleto de beneficios interesantes para la salud, en especial cuando optamos por cacao puro. Sin embargo, ¿sabías que también puede llegar a proporcionar cualidades únicas cuando lo aplicamos sobre la piel? Lo cierto es que puede ser de mucha utilidad a la hora de hidratar los labios en profundidad, así como a eliminar ese incómodo bronceado que, con el paso del tiempo, acaba manchando la piel. En su elaboración también usamos miel, nutritiva y antimicrobiana (útil por tanto para limpiar la piel igualmente en profundidad), azúcar moreno que actúa como exfoliante suave pero efectivo, aceite de oliva que nos proporciona en esta ocasión una maravillosa cualidad humectante gracias a su riqueza en ácidos grasos y también nutritiva, y el extracto de vainilla, que posee cualidades antienvejecimiento útiles para luchar contra las primeras señales del envejecimiento, y también antioxidantes de origen cien por cien natural, capaces de revertir el daño de la piel ocasionado por los radicales libres.

Ingredientes: 2 cucharadas de cacao en polvo, 3 cucharadas de azúcar moreno, ¾ cucharadita de miel, 1 cucharadita de extracto de vainilla y 2 cucharaditas de aceite de oliva.

Elaboración: En un cuenco o tazón pequeño añadimos todos los ingredientes en las cantidades indicadas, y mezclamos bien hasta conseguir la textura ideal o deseada. Reservamos.

Aplicación: Únicamente debemos aplicarnos una pequeña cantidad de este maravilloso exfoliante sobre los labios, frotándolo con suavidad con la ayuda de movimientos circulares. Una vez aplicado, deja que la combinación se asiente sobre los labios durante algunos minutos. Pasado el tiempo, limpia con un poco de agua tibia. Y continúa con la aplicación de un bálsamo labial con cualidades humectantes.

Descubre: Exfoliante natural: los mejores y cómo hacer uno casero

Exfoliante labial de canela

La canela se convierte en un ingrediente natural tremendamente aromático, ideal para quienes desean rellenar los labios de forma totalmente natural, puesto que actúa como un exfoliante rellenador natural, útil para conseguir unos labios suaves prácticamente al instante. Eso sí, puede no ser tan recomendado en caso de tener la piel de los labios muy sensibles, con grietas o irritados, por lo que deberíamos evitar este ingrediente en estos casos. En esta ocasión la combinamos con la miel, con cualidades nutritivas y antimicrobianas, y el aceite de oliva, repleto de ácidos grasos únicos para humectar y nutrir la piel intensamente. El resultado es un maravilloso exfoliante labial, tremendamente fácil de hacer en casa. Como comprobarás, ahora utilizamos la canela como nuestro ingrediente exfoliante estrella. Aunque si deseas añadir cualquier otro ingrediente más, puedes añadir un poco de azúcar moreno.

Ingredientes: ½ cucharadita de canela molida, ½ cucharada de miel y ½ cucharada de aceite de oliva.

Elaboración: En un cuenco pequeño combinamos todos los ingredientes, en las cantidades indicadas, mezclando bien hasta conseguir la textura ideal. Eso sí, recuerda que siempre puedes añadir más canela o más aceite de oliva, en función de la textura que desees conseguir. Reservamos.

Aplicación: Aplicamos este exfoliante seguidamente con la ayuda de las yemas de los dedos, eliminando con suavidad las células muertas de la piel, mediante la aplicación de suaves masajes circulares, sin presionar mucho para evitar que la canela molida irrite la piel. Finalmente, enjuagamos con la ayuda de un poco de agua tibia, y seguimos con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de piel de naranja

Si te apasionan los cítricos tanto como a nosotros, lo cierto es que posiblemente la receta que te vamos a proponer ahora, sobre la que de hecho vamos a hablarte en esta ocasión, te encantará. Y es que en su elaboración utilizamos cáscara de naranja, triturada, ieal para tratar naturalmente los labios descoloridos y oscuros, la cual combinamos con azúcar moreno, repleto de ácido glicólico, y aceite de almendras dulces, uno de los mejores aceites vegetales nutritivos y humectantes que existen, tremendamente valorado en cosmética y en la elaboración de una amplia diversidad de recetas de belleza. De hecho, gracias a la presencia de este aceite, se convierte en una opción única ideal para quienes tienen los labios secos y agrietados, siendo así una receta labial sumamente interesante cuando lo aplicamos durante los meses de invierno, cuando el frío hace mella en la salud de nuestros labios.

Ingredientes: 2 cucharadas de cáscara o piel de naranja, 3 cucharadas de azúcar moreno y 10 gotas de aceite de almendras dulces.

Elaboración: Es conveniente comenzar a preparar este exfoliante labial unos días antes de utilizarlo. Para ello, retiramos la piel de una naranja, y reservamos hasta que se seque. Luego, molemos la cáscara de naranja seca hasta conseguir un polvo más bien fino. Lo añadimos a un cuenco o tazón pequeño en la cantidad indicada, y añadimos tanto el azúcar moreno como el aceite de almendras dulces. Mezclamos y combinamos hasta conseguir la textura deseada.

Aplicación: Frotamos con suavidad esta mezcla sobre la piel de los labios, mediante la aplicación de suaves masajes circulares, durante alrededor de 30-40 segundos. Luego, dejamos actuar durante otros 40 segundos más. Para terminar, lavamos con agua tibia hasta conseguir retirarlo por completo. Y continuamos con la aplicación de un bálsamo labial humectante. Si lo deseas, puedes repetir esta exfoliación entre dos a tres veces por semana.

Aprende: Mejor exfoliante facial

Exfoliante labial de fresas

Se trata, no hay duda, de un maravilloso exfoliante labial, repleto de beneficios únicos y nutritivos. Por ejemplo, las fresas brindan beneficios nutritivos únicos gracias a su elevadísimo contenido en vitaminas y minerales. De hecho, contienen vitamina A, una vitamina de la cual se obtienen retinoides y retinoles, comúnmente utilizados en los tratamientos de exfoliación de la piel gracias a sus cualidades para eliminar en profundidad las capas de células muertas acumuladas sobre la superficie de la piel, y a la hora de estimular la renovación de las células. El azúcar, como ya te hemos explicado en otros momentos, es un ingrediene activo único por sus beneficios exfoliantes, que también elimina las células muertas acumuladas sobre la piel, revelando con ello la piel sana y saludable que encontramos debajo. Sobre el aceite de oliva ya te hemos hablado en otros momentos anteriores, capaz de nutrir la piel en profundidad, brindando un extra de hidratación y sellando además la humedad naturalmente presente en los labios (por este motivo también es considerado como un maravilloso humectante de origen cien por cien natural).

Ingredientes: 2 cucharadas de azúcar (puede ser blanco o moreno), 2 cucharaditas de aceite de oliva, 1 cucharadita de puré de fresa.

Elaboración: En primer lugar debemos elaborar nuestro puré de fresas. Para ello, lava bien una fresa, retira su parte superior y tritúrala ligeramente hasta formar un puré. Luego, en un tazón o cuenco pequeño, combinamos el azúcar, el aceite de oliva y el puré de fresas, mezclando bien, con suavidad. Reservamos.

Aplicación: Nos aplicamos este maravilloso exfoliante nutritivo y humectante sobre la piel de los labios con al ayuda de los dedos, dejando que, con suavidad, el azúcar exfoliante actúe eliminando las células de piel muerta acumuladas en la superficie, mientras que las fresas estimulan la renovación celular y el aceite de oliva sella la humedad. Finalmente, retiramos con agua tibia y continuamos con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Exfoliante de miel y café

No hay duda que el café se convierte, al igual que el azúcar, en otro de los ingredientes naturales más interesantes que existen a la hora de preparar cualquier receta de belleza con cualidades exfoliantes. Y es que es ideal para conseguir que la piel se muestre más suave y saludable, debido no solo a que gracias a su textura granular actúa como un maravilloso exfoliante, sino a que también destaca por su alto contenido en antioxidantes naturales, mientras que la presencia de cafeína ayuda a “despertar” la piel literalmente. Y lo que es aún mejor: es más suave que la sal (que se caracteriza por ser más abrasiva), pero igual de efectivo. En esta ocasión, lo combinamos con la miel para crear un simple pero único exfoliante labial nutritivo.

Ingredientes: 1 cucharada de posos café molido y 1 cucharada de miel.

Elaboración: En primer lugar, para obtener los posos de café, debemos preparar nuestra cafetera como habitualmente hacemos. Para ello, añadimos agua, ponemos el café en la cantidad idónea, y la colocamos en el fuego hasta que el café suba. Finalmente, aprovechamos el café (por ejemplo, puedes tomarte una deliciosa taza mientras esperamos a preparar el exfoliante), y reservamos hasta que los posos de café se hayan enfriado completamente. Luego, combinamos en un tazón pequeño en la cantidad indicada, revolviendo bien hasta que ambos ingredientes se mezclen y se combinen entre sí.

Aplicación: Nos aplicamos este maravilloso exfoliante sobre la piel de los labios, masajeando con suavidad con la ayuda de movimientos circulares durante alrededor de un minuto. Ahora, lo dejamos actuar durante un minuto más. Y, finalmente, retiramos con agua tibia. Aunque conseguirás unos labios hidratados prácticamente al instante, es conveniente continuar con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de azúcar moreno y aceite de almendras

El aceite de almendras dulces, es cierto, se caracteriza por ser un aceite vegetal muy valorado en la belleza más natural, debido principalmente a sus cualidades hidratantes, nutritivas y humectantes. No en vano, aplicado sobre la piel seca o reseca, es capaz de ayudar a rejuvenecer las células muertas, a la vez que evita que los labios se resequen o se agrieten en exceso. Además, contiene nutrientes útiles para el cuidado, hidratación y humectación en la piel, como por ejemplo es el caso de los ácidos grasos, así como la vitamina E, que refuerza sus cualidades protectoras gracias, entre otros interesantes aspectos, a que protegen la piel frente a la acción negativa de los radicales libres. La miel, como ya te hemos indicado en diferentes momentos, es un ingrediente activo con cualidades antimicrobianas y suavizantes, mientras que el azúcar moreno se convierte en el ingrediente exfoliante por excelencia en esta ocasión.

Ingredientes: 2 cucharadas de azúcar moreno, 1 cucharada de miel y 1 cucharada de aceite de almendras dulces.

Elaboración: Como te puedes imaginar, la elaboración de este exfoliante labial es tan simple como sencillo, puesto que no se requiere ningún tipo de preparación extra o adicional (como por ejemplo ocurre con el aceite de coco, que es conveniente ablandarlo o derretirlo ligeramente siempre antes de usarlo en cualquier receta de belleza). Por tanto, simplemente debes mezclar los tres ingredientes naturales, en las cantidades indicadas, en un cuenco o tazón pequeño, hasta obtener la textura deseada. Es conveniente, de hecho, revolver bien hasta que todo se haya mezclado adecuadamente. Una vez conseguida la textura ideal, reserva.

Aplicación: Solo debes frotar con suavidad una pequeña cantidad de este exfoliante sobre los labios, masajeando mediante suaves masajes circulares, durante algunos minutos. Para terminar, enjuaga ligeramente con la finalidad de retirar el azúcar restante. Finalmente, si lo deseas, puedes aplicar un poco más de aceite de almendras dulces con la finalidad de humectar e hidratar la piel de los labios tras el proceso de exfoliación. O, bien, simplemente continuar con la ayuda de un humectante labial, preferiblemente un bálsamo labial.

Receta de belleza: Cómo hacer un exfoliante facial casero

Exfoliante labial de pétalos de rosa y leche

La leche se convierte también en otro ingrediente exfoliante sumamente interesante. Si bien es cierto que en esta ocasión no destaca precisamente por su textura (dado que es evidente que no posee una consistencia granular, sino líquida), sí es útil porque contiene ácido láctico, un ácido alfa-hidroxiácido que, entre otros aspectos, estimula la renovación natural de la piel, ayudando en el proceso de eliminación de las células muertas acumuladas. Por otro lado, cuando se aplica sobre la piel de los labios estando fría, ayuda no solo a refrescar la piel, sino a iluminarlos natural y activamente. Por otro lado, los pétalos de rosa, no tan comunes -también es cierto- en este tipo de recetas de belleza, son útiles para aclarar el tono de los labios descoloridos de manera totalmente natural. Pero sus cualidades no quedan aquí. ¿Sabías que también proporciona cualidades antibacterianas igualmente recomendadas a la hora de proteger la delicada piel de los labios?

Ingredientes: pétalos de rosa y leche entería (fría)

Elaboración: Con los pétalos de rosa debemos preparar una mezcla de consistencia más bien pastosa. Para ello, los trituramos ligeramente y, luego, en un cuenco o tazón pequeño, los mezclamos con un poco de leche fría, hasta formar una mezcla pastosa.

Aplicación: Simplemente debemos aplicarnos esta maravillosa mezcla sobre la piel de los labios, de la misma manera que lo harías con un exfoliante de labios normal. Es cierto que se sentirá muchísimo más suave que con un exfoliante común (por ejemplo elaborado con café molido o con azúcar moreno), pero sus compuestos activos actuarán exfoliando la piel, y además, proporcionando todas y cada una de sus cualidades únicas e interesantes. Para terminar, retira con agua tibia, y continúa con tu bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de jugo de limón y vaselina

El jugo de limón se convierte en uno de los ingredientes naturales más conocidos que existen a la hora de blanquear la piel. Y, aunque no lo creas, lo cierto es que también puede convertirse en un remedio tradicional único a la hora de blanquear los labios. Combinado con azúcar se constituye como una opción natural excelente a la hora de ayudar a exfoliar las células muertas, consiguiendo revelar una piel mucho más nueva, renovada y fresca. Eso sí, dado que es ligeramente ácido, recuerda que esta opción no es adecuada para quienes tienen los labios agrietados o irritados, ya que puede acabar siendo tan doloroso como molesto. En estos casos, por ejemplo, puedes sustituir el jugo de limón recién exprimido por la misma cantidad pero de aceite de almendras dulces.

Ingredientes: 1 cucharada de jugo de limón recién exprimido, 1 cucharadita de vaselina y 2 cucharadas de azúcar moreno.

Elaboración: El proceso de elaboración de esta receta exfoliante es sencilla y simple, aunque es cierto que debido a la consistencia y textura normal de la vaselina, es un poco pegajosa e incluso complicada de hacer. Solo debes poner el azúcar en un cuenco y mezclarlo con la vaselina. Parte el limón por la mitad y exprímelo para obtener su jugo. Añádelo a la mezcla anterior en la cantidad indicada en el apartado de recetas, y vuelve a mezclar de nuevo ligeramente, así hasta que los 3 ingredientes se hayan combinado entre sí. Reserva.

Aplicación: Aplícate un poco de este maravilloso exfoliante aclarante sobre la piel de los labios, masajeando con suavidad durante alrededor de un minuto. Para acabar, enjuaga con agua tibia y prosigue finalmente con la aplicación de un bálsamo labial con cualidades humectantes.

Exfoliante labial de aceite de coco y vainilla

Si te apasionan tanto como a nosotros los maravillosos aromas propios del verano, no hay duda que disfrutarás muchísimo no solo elaborando sino aplicándose este exfoliante labial. Y es que contiene tanto aceite de coco como vainilla, dos ingredientes naturales cuya fragancia y aroma se llevan, no hay duda, irremediablemente bien. En lo que se refiere a las cualidades que nos proporciona este exfoliante, es cierto, como de buen seguro sabrás, que el aceite de coco es útil para hidratar y humectar la piel de los labios en profundidad, gracias a su elevado contenido en ácidos grasos, ayudando incluso a la hora de calmar los labios más agrietados, irritados y secos. Por otro lado, el extracto de vainilla se puede convertir en una opción natural excelente a la hora de tratar las quemaduras solares y los labios resecos (no solo por la acción de los rayos ultravioleta, sino también del frío invernal), mientras que el azúcar, con su textura granular y su elevado contenido en ácido glicólico, se convierte en el ingrediente exfoliante estrella de esta receta.

Ingredientes: 1 cucharadita de aceite de coco (sin refinar), ¼ cucharadita de extracto de vainilla y 2 cucharaditas de azúcar moreno.

Elaboración: Puesto que es bastante probable que el aceite de coco se encuentre en estado sólido, ablándalo ligeramente en el microondas, hasta conseguir que se haya derretido completamente. Eso sí, en caso de que esté caliente, es conveniente dejar que se enfríe un poco. Luego, combínalo en un tazón con el extracto de vainilla y el azúcar moreno, mezclando bien hasta formar una pasta con la textura deseada. Reserva.

Aplicación: Solo debes tomar una pequeña cantidad de este aromático exfoliante labial con los dedos y aplicarte un poco sobre la piel de los labios, masajeándolos con suavidad durante 30 segundos a 1 minuto aproximadamente. Para terminar, enjuaga con agua tibia, y acaba con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Conoce también: Cómo hacer un exfoliante capilar en casa

Exfoliante labial de miel y menta

Es cierto que sobre los diferentes beneficios que nos proporciona la miel cuando la aplicamos sobre la piel ya te hemos hablado en diferentes ocasiones. Y es que se convierte en una opción natural única y excelente a la hora de limpiar la piel al máximo y protegerla frente a la presencia de las bacterias que comúnmente causan el acné y otros gérmenes, debido fundamentalmente a sus interesantes cualidades antimicrobianas. Además, también es un ingrediente natural repleto de nutrientes, por lo que igualmente nutre la piel intensamente. Por otro lado, el aceite de menta es una opción aromática única cuando deseamos proporcionar a cualquier receta de belleza una fragancia característica pero diferente, por lo que combinados con el azúcar y con el aceite de oliva podremos disfrutar de un exfoliante tan aromático como único. De hecho, en esta ocasión el aceite de oliva destaca casi sin ninguna duda porque se trata de un ingrediente activo repleto de ácidos grasos esenciales, entre los que destaca especialmente la presencia de omega 3 y omega 6, que actúan nutriendo la piel en profundidad, a la vez que la humectan.

Ingredientes: ¼ taza de azúcar, 1 cucharadita de miel, 1 cucharadita de aceite de oliva y 2 gotas de aceite de menta.

Elaboración: En primer lugar ponemos en un cuenco o tazón pequeño todos los ingredientes, en las cantidades indicadas, y mezclamos bien hasta que se forme una pasta más bien gruesa. Conservamos en un frasco de vidrio o recipiente con tapa, que pueda ser cerrado de forma hermética, y reservamos hasta el momento en que vayamos a usar este exfoliante.

Aplicación: A la hora de aplicarnos este exfoliante, en esta ocasión vamos a aprovechar para hacer algo ligeramente diferente a como nos hemos aplicado el resto de exfoliantes hasta ahora. Y es que vamos a proceder, antes, a colocarnos un paño tibio sobre los labios, durante un período de tiempo comprendido entre 3 a 5 minutos; de esta manera conseguiremos suavizarlos al máximo. Luego, una vez haya pasado este tiempo, untamos el exfoliante de menta y miel sobre la delicada piel de los labios, con la ayuda de suaves masajes circulares, mientras sentimos que el azúcar exfolia la piel y el aceite de oliva la humecta en profundidad. Dejamos reposar ahora durante otros 5 minutos más. Finalmente, retiramos con agua tibia, y continuamos con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de vitamina E

Es cierto que sobre la vitamina E, y particularmente sobre las diferentes cualidades nutritivas y antioxidantes que proporciona cuando la aplicamos directamente sobre la piel, ya te hemos hablado en otros momentos anteriores. Y es que se constituye como uno de los ingredientes activos más interesantes que existen a la hora de cuidar y proteger la piel de forma total y completamente natural, debido a su acción protectora frente a los radicales libres, evitando el estrés oxidativo y, además, suavizando la piel intensamente. Estas cualidades se combinan, de hecho, a la perfección con el resto de ingredientes que conforman esta nueva receta exfoliante: la miel, que brinda cualidades antimicrobianas y nutritivas, el aceite de oliva repleto de ácidos grasos nutritivos y humectantes (que puedes sustituir si así lo deseas con aceite de coco), y el azúcar moreno, que aporta también cualidades exfoliantes gracias a que es un compuesto activo repleto de ácido glicólico.

Ingredientes: 1 cucharada de vitamina E (en forma de aceite), 1 cucharada de miel, 1 cucharadita de aceite de oliva (recuerda que puedes sustituirlo por aceite de coco) y 1 cucharada de azúcar moreno.

Elaboración: Recuerda que en caso de que utilices aceite de coco lo más probable es que este ingrediente se encuentre en estado sólido, por lo que lo más adecuado y aconsejable es optar por ablandecerlo ligeramente en el microondas, derritiéndolo un poco. Luego, cuando se encuentre un poco más frío, viértelo en un cuenco con la miel, la vitamina E y el azúcar moreno, y mezcla combinando bien todos los ingredientes, hasta conseguir formar una pasta granulada.

Aplicación: Aplícate este maravilloso exfoliante labial nutritivo frotándolo con suavidad sobre la piel de los labios, con la ayuda de un dedo limpio, siempre mediante movimientos circulares, así durante algunos minutos. Para terminar, enjuaga con agua tibia y termina con la aplicación de algún bálsamo labial humectante, lo que ayudará de forma muy positiva a la hora de retener la humedad al máximo.

Exfoliante labial de azúcar de coco

Es cierto que sobre el azúcar de coco ya te hemos hablado en diferentes momentos, debido fundamentalmente a que ha pasado a convertirse en un ingrediente interesante más en la elaboración de una amplísima variedad de diferentes recetas, entre las que se encuentran, como no podría ser menos, los exfoliantes (faciales, corporales y labiales). Y es que esto es debido principalmente a su textura granular suave, que actúa exfoliando la piel con mucha suavidad, mientras que su riqueza en nutrientes ayuda a nutrir la piel mientras la exfoliamos. Además, sus cualidades se combinan a la perfección con la miel, que limpia y nutre la piel igualmente en profundidad mientras actúan sus diferentes cualidades antimicrobianas; y el aceite de coco la humecta gracias a su elevado contenido en ácidos grasos.

Ingredientes: 3 cucharadas de aceite de coco, 3 cucharadas de azúcar de coco y 2 cucharadas de miel.

Elaboración: Dado que es bastante posible que el aceite de coco se encuentre sólido, debemos proceder a ablandarlo ligeramente. Como el aceite de coco, es cierto, se calienta bastante rápido, bastará únicamente con introducir el recipiente del aceite de coco en el microondas durante 15 a 20 segundos, hasta conseguir derretirlo o ablandarlo ligeramente para poder combinarlo después con el resto de ingredientes. Una vez conseguido, mezclamos en un tazón pequeño todos los ingredientes, hasta que se forme una pasta con una textura más bien granulada. En caso de que desees una textura un poco más granulada todavía, puedes proceder a añadir un poco más de azúcar de coco (con otra cucharada más será suficiente). Conservamos en un recipiente de vidrio en la nevera, manteniéndose perfectamente durante 2 a 3 semanas. Eso sí, cuando lo vayas a usar nuevamente, como el exfoliante estará más bien sólido, simplemente debes ponerte un poco entre los dedos y calentarlo ligeramente con la ayuda de los mismos.

Aplicación: Para aplicarlo solo debes extender el exfoliante sobre los labios, y masajear con suavidad durante 5 minutos, mientras sientes cómo el azúcar de coco exfolia la delicada piel de los labios de forma efectiva, pero con suavidad. Ahora, enjuaga con abundante agua tibia, y acaba aplicándote un producto hidratante, como por ejemplo podría ser el caso de un bálsamo labial humectante.

No te vayas sin haber leído: Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Exfoliante labial de aceite de coco y cera de abejas

Es cierto que sobre las diferentes cualidades humectantes y nutritivas proporcionadas por el aceite de coco ya te hemos hablado en diferentes momentos. Y es que se constituye, no hay duda, como una opción natural única a la hora de humectar la piel en profundidad, proporcionando y reteniendo humedad. Pero lo cierto es que sus cualidades aumentan todavía más cuando, por ejemplo, en cualquier receta de belleza lo combinamos con la manteca de karité, otro ingrediente natural repleto de nutrientes esenciales para la piel. La cera de abejas es otro de esos ingredientes naturales sumamente interesantes, puesto que, al aplicarla sobre la piel, consigue formar una especie de película protectora capaz de retener la humedad mientras la nutre.

Ingredientes: ⅛ taza de aceite de coco, ¼ taza de cera de abejas, ⅛ taza de manteca de karité, 1 cucharadita de aceite de almendras dulces y 4 cucharadas de azúcar moreno.

Elaboración: Como es bastante probable que el aceite de coco se encuentre en estado sólido, procederemos en esta ocasión a ablandarlo ligeramente, introduciéndolo en el microondas durante unos pocos segundos (de 20 a 30 segundos como mucho), hasta conseguir derretirlo. Luego, hacemos lo mismo con la cera de abejas. Finalmente, en un tazón pequeño añadimos todos los ingredientes en las cantidades indicadas, y mezclamos bien hasta formar una pasta pegajosa pero granulosa. Conservamos en un recipiente de vidrio en la nevera, hasta el momento en que vayamos a usarlo.

Aplicación: Solo debes remojarte la piel de los labios suavemente con un poco de agua tibia, y aplicarte este exfoliante con la ayuda de los dedos, mediante suaves masajes, mientras el azúcar moreno exfolia la piel y el resto de ingredientes nutritivo la nutren en profundidad. Luego, una vez apicado el exfoliante durante algunos minutos, retiramos con agua tibia y continuamos aplicando un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de menta y cacao

Es cierto que tanto la menta como el cacao (o el chocolate en sí) son dos ingredientes que se combinan a la perfección, especialmente cuando los utilizamos para la elaboración de diferentes recetas de dulces y postres. Pero lo cierto es que si optamos por utilizarlos para distintas recetas de belleza, también pueden acabar llevándose irremediablemente bien. Es el caso de este exfoliante labial sobre cuya receta queremos hablarte en esta ocasión. Y es que en su elaboración, precisamente, utilizamos cacao que brinda cualidades nutritivas únicas además de antioxidantes de origen cien por cien natural; café molido proveniente de los posos de café, que como ya te hemos explicado en distintos momentos, brinda cualidades antioxidantes únicas; azúcar moreno, repleto en ácido glicólico y cuya textura la convierten en un ingrediente exfoliante único; aceite de semillas de uva, rico en ácidos grasos y con cualidades humectantes (que puedes sustituir por aceite de aguacate si así lo deseas); y un maravilloso aceite esencial de menta, que actúa proporcionando todo su aroma y fragancia a esta receta de exfoliante casero.

Ingredientes: 3 cucharadas de azúcar moreno, 1 cucharadita de cacao en polvo puro, 1 cucharadita de posos de café, 2 cucharadas de aceite de semillas de uva (no olvides que puedes sustituir por aceite de aguacate) y 4 gotas de aceite esencial de menta.

Elaboración: Comenzaremos preparando nuestra cafetera para utilizar los posos del café una vez estén fríos. Para ello, ponemos agua en la cafetera, añadimos el café y la ponemos al fuego, hasta que el café suba. Si así lo deseas, puedes disfrutar de tu taza de café caliente mientras reservamos la cafetera hasta conseguir que los posos se hayan enfriado por completo. Una vez fríos (paso fundamental para evitar incómodas quemaduras), combinamos en un cuenco o tazón pequeño el azúcar, los posos de café molido y el cacao en polvo, y mezclamos bien. Ahora, añadimos el aceite de semillas de uva (o aceite de aguacate), el maravilloso y aromático aceite esencial de menta, y volvemos a mezclar de nuevo, así hasta conseguir la textura deseada. Una vez conseguida, reserva.

Aplicación: Tan solo debes aplicarte un poco de este maravilloso exfoliante sobre la piel de los labios, delicadamente, con la ayuda de suaves masajes circulares. En esta ocasión es conveniente frotar durante algo más de un minuto. Para acabar, enjuaga con la ayuda de agua tibia, y continúa con la aplicación de un bálsamo labia humectante.

Exfoliante de azúcar moreno con manteca de karité

Si te encantan los ingredientes de origen cien por cien natural, aplicados sobre la piel, no hay duda que es muy posible que ya conozcas algunas de las interesantes bondades que te proporciona la manteca de karité. Y es que es un ingrediente nutritivo repleto de vitaminas A y E, que nutren los labios y los hidrata intensamente, especialmente aquellos que se encuentran agrietados y secos. De hecho, mientras que la vitamina A estimula la regeneración celular al actuar com oun exfoliante natural, la vitamina E protege la piel de la acción de los radicales libres. Por otro lado, el azúcar moreno refuerza las cualidades regenerantes de la vitamina A, al actuar como un exfoliante, retirando la gruesa capa de células muertas que se ha ido acumulando sobre la superficie de la piel.

Ingredientes: 1 cucharada de azúcar moreno y 1 cucharada de manteca de karité.

Elaboración: En un cuenco pequeño añadimos la manteca de karité y el azúcar moreno, en las cantidades indicadas, y mezclamos y combinamos bien, así hasta obtener la consistencia deseada. Una vez conseguida, reservamos.

Aplicación: Tan solo debes aplicarte esta maravillosa mezcla nutritiva sobre los labios, aplicándolo generosamente sobre la piel de los labios, frotando con suavidad durante uno o dos minutos. Finalmente enjuaga con agua tibia, y continúa con la aplicación de un bálsamo labial con cualidades humectantes.

Exfoliante de labios con vitamina E

Exfoliante de lavanda y romero

Si te apasionan los aromas más naturales, no hay duda que este exfoliante te encantará. Y es que el delicado aroma de la lavanda (que puede ser fresca o seca) se combina a la perfección con el romero picado. El resultado es más que evidente: disfrutarás de un aromático exfoliante con olor a hierbas, tan relajante como único. En su elaboración, además, utilizamos azúcar moreno repleto de ácido glicólico el cual es capaz de estimular la piel para regenerarla a la vez que acelera el proceso de renovación celular de la misma; sal marina, que actúa profunda e intensamente (aunque debes tener especial cuidado si tienes la piel muy delicada o sensible, puesto que puede acabar siendo muy abrasiva e irritante); aceite de coco, sobre el que de hecho ya te hemos hablado en bastantes ocasiones, que destaca por sus cualidades altamente nutritivas y humectantes; aceite de almendras dulces, repleto de ácidos grasos y antioxidantes como la vitamina E, útil para proteger la piel frente a la acción no tan positiva de los radicales libres, hidratar y suavizar la piel; y finalmente aceite de lavanda, que proporciona igualmente interesantes cualidades aromáticas.

Ingredientes: 1 taza de azúcar moreno, 1 taza de sal marina, ½ taza de aceite de coco, 2 cucharadas de lavanda (puede ser fresca o seca), 2 cucharadas de romero picado, 1 cucharadita de aceite de almendras dulces y 1 cucharadita de aceite de lavanda.

Elaboración: En primer lugar procedemos a ablandar ligeramente el aceite de coco. Para ello lo introducimos en el microondas y lo calentamos entre 20 a 30 segundos, hasta que se haya ablandado. Luego, una vez conseguido, introducimos en un tazón pequeño con el resto de ingredientes, y mezclamos bien. Recuerda que es fundamental que tanto la lavanda -fresca o seca- como el romero hayan sido debidamente picados. Finalmente combina hasta formar una pasta granulosa, y reserva conservando en un recipiente de vidrio, en la nevera.

Aplicación: En primer lugar es conveniente remojar la piel con suavidad con un poco de agua tibia. Luego, aplícate este exfoliante mediante suaves masajes, durante algunos minutos, sin apretar demasiado para evitar que la sal marina acabe irritando la piel en exceso. Para terminar, retira con abundante agua tibia, y termina aplicando un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de sal marina y azúcar

Como ya te hemos comentado en diferentes momentos, la sal marina, es cierto, funciona y actúa como un gran exfoliante, pero aunque es tremendamente útil y efectivo, también se caracteriza por ser ligeramente más abrasivo, motivo por el cual no tiende a ser tan aconsejado en caso de pieles delicadas o muy sensibles, especialmente en aquellas que, además, se encuentren irritadas. En este sentido, de hecho, no es aconsejable por tanto a la hora de aplicarlo sobre los labios agrietados y resecos, puesto que el resultado final puede ser siendo un poco incómodo, a la par que doloroso. En estos casos no hay duda que lo más recomendable es sustituirlo por azúcar moreno. Pero si no tienes ningún tipo de problema en los labios y lo que deseas únicamente es exfoliarlos intensamente, entonces solo debes combinar este ingrediente con aceite de coco, tan humectante como nutritivo e hidratante.

Ingredientes: 2 cucharaditas de sal marina y 3 cucharaditas de aceite de coco.

Elaboración: Puesto que es bastante probable que el aceite de coco esté sólido, en primer lugar debemos proceder a introducirlo en el microondas y calentarlo ligeramente con la finalidad de ablandarlo. Luego, una vez frío, colócalo en un cuenco o bol pequeño, añade la sal marina y mezcla bien ambos ingredientes, hasta conseguir la textura deseada. Reserva.

Aplicación: Tan solo debes aplicar generosamente este exfoliante sobre la piel de los labios, frotando con suavidad con suaves movimientos circulares, eso sí, tratando de mantener los labios cerrados, frotando durante un máximo de entre uno a dos minutos, como mucho. Para acabar, enjuaga con agua tibia y continúa con tu rutina de cuidado de la piel; en esta ocasión, por ejemplo, puedes seguir con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

No te vayas sin hacer: Cómo hacer una mascarilla exfoliante casera

Exfoliante labial de fresa y kiwi

Es cierto que sobre las cualidades del kiwi, especialmente cuando lo aplicamos sobre la piel, ya te hemos hablado en otros momentos anteriores. Y es que, aunque no lo creas, aplicado sobre la piel de los labios se convierte en un ingrediente natural ideal para calmar los labios resecos y doloridos, haciendo que se vuelvan mucho más suaves, nutridos y flexibles. No en vano, destaca por su elevado contenido en vitamina E y antioxidantes naturales que evitan el estrés oxidativo y protegen la piel frente a la acción de los radicales libres. Por otro lado, como ya hemos visto, las fresas son una opción excelente cuando deseamos proporcionar vitamina A a la piel, con la finalidad de estimular la renovación celular y tratar, incluso, los labio secos y descoloridos. Por último, el azúcar, con su textura granular y su elevado contenido en ácido glicólico, proporciona las cualidades exfoliantes interesantes en esta receta; el aceite de oliva humecta, nutre e hidrata en profundidad. Y, finalmente, la vitamina E refuerza la acción antioxidante del kiwi y de las fresas, nutriendo la piel, hidratándola y suavizándola intensamente.

Ingredientes: 1 cucharada de puré de fresa, ½ kiwi en puré, 6 cucharadas de azúcar (puede ser blanco o moreno), 2 cucharadas de aceite de oliva (puedes sustituir por aceite de almendras dulces) y 2 gotas de vitamina E.

Elaboración: En primer lugar comenzamos lavando las fresas. Retiramos la parte superior y las trituramos con la finalidad de hacer un puré. Pelamos el kiwi, lo partimos por la mitad y lo trituramos también. Reservamos. En un cuenco o tazón pequeño, añadimos el azúcar (recuerda, moreno o blanco) y el aceite de oliva, y revolvemos bien, con cuidado, hasta que ambos ingredientes se hayan combinado. Añadimos ahora los purés de frutas en las cantidades indicadas, y revolvemos bien. Para terminar, añadimos vitamina E y volvemos a mezclar. Reservamos en la nevera, ya que en esta ocasión es sumamente recomendable aplicarlo sobre la piel de los labios cuando la preparación se encuentre bien fría.

Aplicación: Aplicamos este maravilloso exfoliante refrescante sobre la piel de los labios, con la ayuda de suavez movimientos circulares entre 30 a 40 segundos, dejando que el azúcar moreno o blanco exfolie la piel seca con suavidad. Para terminar, enjuagamos con la ayuda de agua tibia, y continuamos con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de frambuesas

Las frambuesas, al igual que las fresas y otras frutas similares, están repletas de ingredientes nutritivos únicos. Por ejemplo, son tremendamente ricas en antioxidantes naturales, mientras que también brindan vitaminas A, C y E, conocidas pos sus cualidades tópicas cuando las aplicamos sobre la piel. Lo cierto es que la elaboración de esta receta es tan simple como sencilla, en la que combinamos las frambuesas con aceite de coco, tan nutritivo como humectante, y azúcar moreno, que mantiene su forma como exfoliante cuando lo combinamos con el resto de los ingredientes.

Ingredientes: Un puñado de frambuesas frescas, aceite de coco y azúcar moreno.

Elaboración: Como verás, en esta ocasión no te indicamos la cantidad de ingredientes necesarios para la elaboración de nuestro exfoliante, puesto que todo dependerá de la cantidad de puré que obtengamos tras la trituración de las frambuesas. Para ello, lavamos bien las frambuesas, las secamos y las trituramos con la ayuda de un tenedor. Ahora ablandamos ligeramente el aceite de coco en el microondas, hasta que se quede líquido, y dejamos que se enfríe un poco. Luego, añadimos un poco de aceite de coco en la mezcla, combinamos con azúcar moreno, y mezclamos bien. Continúa mezclando o añadiendo más aceite de coco o más azúcar morena en función de la textura deseada. Reserva.

Aplicación: Antes de aplicarlo sobre la piel de los labios trata de humedecértelos un poco con la ayuda de un paño húmedo tibio. Luego, frota con suavidad una pequeña cantidad de este exfoliante labial, aplicando mediante suaves masajes circulares. Ahora, retira con agua tibia, seca con palmaditas, y continúa con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Exfoliante labial de piña

La piña es una fruta exótica maravillosa, llena de beneficios únicos cuando la aplicamos sobre la piel. No en vano, se caracteriza por ser una fruta tan deliciosa como nutritiva, llena de nutrientes naturales excelentes. En esta ocasión los combinamos con aceite de coco, repleto de ácidos grasos omega 3 y omega 6 que humectan la piel en profundidad; extracto de coco, que brinda todas las cualidades nutritivas y humectantes del coco; azúcar moreno, que aporta beneficios exfoliantes mientras que el ácido glicólico favorece al máximo la estimulación y regeneración celular; y aceite de vitamina E, que evita el estrés oxidativo a la vez que estimula igualmente la regeneración de nuevas células, mientras que protege la piel frente a la acción negativa de los radicales libres. En definitiva, todos estos maravillosos ingredientes, combinados entre sí, nos ofrecen la posibilidad de disfrutar de un completísimo y nutritivo exfoliante labial, ideal para los meses de verano.

Ingredientes: 3 cucharadas de aceite de coco, 3 cucharadas de azúcar moreno, ¼ cucharadita de carne de coco triturada, 1 cucharada de puré de piña y 2 gotas de aceite de vitamina E.

Elaboración: En primer lugar vamos a obtener el puré de coco y de piña. Para ello, debes cortar el coco y triturarlo en una licuadora ligeramente. Luego, pela con cuidado la piña, retirando su parte externa, y tritura ligeramente hasta formar un puré de consistencia más bien espesa. Dado que el aceite de coco estará en estado sólido, procedemos a ablandarlo ligeramente al microondas. Una vez hecho esto, introducimos todos los ingredientes en un cuenco o tazón pequeño, y mezclamos, combinando bien. Así hasta formar una pasta espesa y granulosa. Eso sí, en caso de que desees que sea más granulosa todavía no tienes más que añadir una cucharada más de azúcar moreno, y volver a mezclar ligeramente. En caso de que no vayas a utilizarlo todo, conserva en envases pequeños de bálsamo labial, y almacena en la nevera.

Aplicación: En primer lugar humedécete los labios con agua tibia. Luego, aplícate generosamente este maravilloso, exótico y aromático exfoliante labial, masajeando con suavidad con la ayuda de movimientos circulares, con lo que permitirás que los distintos gránulos de azúcar exfolien la piel, mientras que el aceite de coco la humecta. Después de unos pocos minutos aplicando este suave masaje circular, enjuaga con la ayuda de agua tibia, para retirarlo. Para terminar, aplícate sobre la piel de los labios un bálsamo labial humectante.

No te pierdas: Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones

Exfoliante labial con jugo de lima

La lima, al igual que otros cítricos como el limón y la naranja, se caracteriza por ser una fruta repleta de vitamina C, la cual puede ser utilizada sobre la piel con la finalidad de aclararla ligeramente. Lo cierto es que, en esta ocasión, aprendemos a preparar un maravilloso exfoliante labial con una cucharada de jugo de lima recién exprimido y un poco de aceite esencial de lima, con la finalidad de disfrutar al máximo de todas sus increíbles cualidades aromáticas y fragantes. Pero, como es lógico imaginar, estos dos no son los únicos ingredientes activos que utilizaremos para la elaboración de esta receta exfoliante. Por ejemplo, también añadimos aceite de coco, de reconocida acción humectante a la par que hidratante; aceite de vitamina E, que proporciona cualidades antioxidantes únicas, ideal a la hora de disminuir al máximo la acción nociva o negativa de los radicales libres (con lo que se consigue evitar, además, el estrés oxidativo); el azúcar blanco que actúa como un exfoliante más bien suave gracias a su textura suavemente granulada y su elevado contenido en ácido glicólico, y el puré de fresa, que también brinda vitamina C, además de vitamina A, que estimula la regeneración de nuevas células.

Ingredientes: 5 cucharadas de azúcar blanco (si no tienes puedes sustituir con azúcar moreno), 3 cucharadas de aceite de coco, 1 cucharada de puré de fresas, 1 cucharada de jugo de limón, 2 gotas de aceite esencial de lima y 1 gota de aceite de vitamina E.

Elaboración: El primer paso a seguir en la elaboración de esta receta exfoliante es preparar el puré de fresas. Para ello, simplemente lava una fresa y retira la parte superior, córtala por la mitad y, con cuidado, tritúrala ligeramente con la ayuda de un tenedor. Como el aceite de coco estará en estado sólido, introdúcelo en el microondas y ablándalo ligeramente. Eso sí, en caso de que esté caliente, trata de dejar que se enfríe un poco. Lava la lima, pártela por la mitad y exprímela para obtener su jugo. Ahora, en un cuenco o tazón pequeño añade todos los ingredientes en las cantidades indicadas, y combina mezclando bien hasta conseguir formar una pasta suavemente granulosa. En caso de ser preciso, añade más azúcar hasta conseguir la textura deseada. Reserva.

Aplicación: En primer lugar humedécete los labios con un poco de agua tibia. Luego, aplícate con generosidad este maravilloso exfoliante labial, aplicando con cuidado sobre la piel de los labios, frotando con la ayuda de suaves masajes circulares. Así, mientras que el azúcar actuará exfoliando la piel, el aceite de coco actuará como un maravilloso humectante natural. Después de hacerlo durante algunos minutos, termina enjuagando con agua tibia, y aplícate un bálsamo labial humectante para reforzar las cualidades proporcionadas por el aceite de coco.

Cómo conservar nuestro exfoliante labial casero

En algunas ocasiones, es posible que nos apresuremos a preparar nuestro exfoliante labial con antelación, para tenerlo listo para su aplicación posterior cuando empecemos con nuestra rutina de cuidado de la piel diaria. O, bien, lo hacemos en grandes cantidades, de tal manera que nos acaba sobrando bastante. En estos casos, la mayoría de expertos recomiendan siempre hacer cualquier exfoliante en cantidades más bien pequeñas, puesto que el objetivo de cualquier receta de belleza es disfrutar de todas y cada una de las cualidades que nos proporcionan sus ingredientes activos, pero siempre y cuando estos permanezcan frescos, puesto que, en caso contrario, lo más probable es que muchos de sus nutrientes esenciales, beneficios y propiedades, acaben disminuyendo hasta desaparecer o perderse.

En cualquier caso, la mayoría de exfoliantes labiales sobre cuyas recetas te hemos hablado en esta ocasión tienden a conservarse perfectamente entre 3 a 7 días, siempre y cuando los mantengamos debidamente almacenados. Lo mejor es almacenarlos en un bálsamo labial, o en una caja de sombra de ojos que se encuentre perfectamente limpia y seca. Eso sí, a la hora de prevenir la posible formación de gérmenes, lo más recomendable es intentar esterilizar el recipiente donde vayas a almacenar el resto del exfoliante que te haya sobrado.

Sobre el lugar donde conservarlo, una vez hayas escogido el envase más adecuado, lo más conveniente es almacenarlo en la nevera, manteniéndolo debidamente refrigerado, lo que ayudará a mantenerlo en perfecto estado. Eso sí, en caso de tratarse de algún exfoliante labial elaborado con aceite de coco, en caso de encontrarse en estado sólido justo en el instante en que lo vayas a utilizar, siempre puedes ponerte un poco sobre las yemas de los dedos y ablandarlo ligeramente con el calor de los mismos. En cualquier caso, recuerda siempre utilizarlo dentro de una semana, como máximo, por lo que es bastante interesante poner a cada envase la fecha de elaboración / envasado, para así saber hasta cuándo podrás utilizarlo.

Cuáles son los mejores ingredientes para las recetas de exfoliantes labiales caseras

Como hemos visto, lo cierto es que a la hora de preparar cualquier exfoliante labial, podemos optar por utilizar una amplia variedad de ingredientes naturales, cuya textura y consistencia granular nos proporcionan precisamente esas cualidades exfoliantes tan útiles y recomendadas. Aunque es cierto que, debido fundamentalmente a que la piel de los labios se caracteriza sobre todo por ser más delicada que el resto de la piel del cuerpo (como ocurre incluso con el contorno de los ojos), lo ideal siempre es escoger ingredientes activos exfoliantes que no sean muy abrasivos ni demasiado intensos. Y destacan principalmente algunos de los que te mencionamos a continuación:

  • Azúcar.
  • Sal.
  • Café molido.
  • Avena.

Además de los ingredientes con cualidades exfoliantes que te hemos mencionado en el apartado anterior, también existen otros con beneficios humectantes que son tan útiles como interesantes, especialmente cuando los combinamos con los agentes activos exfoliantes en sí en una misma receta. Es el caso por ejemplo de:

  • Vaselina
  • Manteca de karité
  • Aceite de ricino
  • Aceite de semilla de cáñamo

Como vemos, todos estos ingredientes se caracterizan por ofrecer cualidades humectantes únicas, lo que significa que ayudan a humectar la piel activamente, de tal manera que son útiles para retener la humedad naturalmente presente en la piel, además de hidratarla.

No obstante, como es lógico imaginar, tambiéne existen algunos ingredientes cuyo uso a la hora de preparar un exfoliante labial no está tan recomendado. Al contrario, estarían incluso absolutamente desaconsejados. En este sentido, por ejemplo, la mayoría de los dermatólogos aconsejan evitar ingredientes potencialmente irritantes, los cuales pueden causar una incómoda y molesta sensación de hormigueo, escozor o ardor cuando los aplicamos sobre la piel. Además, el riesgo de que se forme irritación es evidentemente muchísimo mayor con ellos.

Un buen ejemplo lo encontramos en los siguientes: menta, mentol, eucalipto, alcanfor, fragancias de menta, oxibenzona y octinoxato. Lo ideal por tanto siempre que vayamos a preparar en casa un exfoliante labial, es evitar cualquier receta que incluya alguno de estos ingredientes, sobre todo a la hora de evitar males innecesarios.

Descubre además: Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

¿Qué beneficios nos ofrece exfoliarnos la piel de los labios regularmente?

Como hemos visto, la exfoliación de la piel de los labios es tan necesaria como la exfoliación de la piel del resto del cuerpo. Aunque es posible incluso que anteriormente te hayas olvidado de ello, o que incluso no te hayas percatado de la importancia que supone la eliminación de las células muertas también en la delicada piel de los labios. No en vano, aún cuando nunca antes lo hayas hecho, lo cierto es que nunca es tarde para disfrutar de los beneficios que nos podría proporcionar una exfoliación labial regular, pero, ¿qué cualidades son?

Además de utilizar constantemente un bálsamo labial durante el invierno con la finalidad de proteger la delicada piel de los labios del viento y del frío, el exfoliante labial tiende a proporcionar siempre un poco de ayuda extra, al dejar los labios suaves y aterciopelados. De hecho, como ya te hemos mencionado, al ocasionar una ligera y suave abrasión, conseguimos eliminar las células muertas acumuladas, por lo que la piel se oxigena, “respira”, y se muestra más iluminada, saludable e hidratada. Es más, ¿sabías que el proceso de exfoliación natural de la piel, ya sea de los labios o del rostro, la prepara para recibir mejor el resto de productos que conforman la rutina de cuidado de la piel? Dicho de otra forma, una exfoliación regular favorece enormemente cualquier régimen de belleza que se precie, debido fundamentalmente a que al eliminar la gruesa capa de células muertas que se han ido acumulando sobre su superficie, los productos tópicos que nos apliquemos posteriormente sobre la piel exfoliada tenderán a ser más efectivos.

Eso sí, como ocurre con la exfoliación de cualquier parte del cuerpo, aunque es cierto que debemos tener especial cuidado con la piel de los labios porque se caracteriza principalmente por ser muchísimo más fina y delicada, es importantísimo no exfoliar demasiado, lo que significa no exfoliarnos más allá de dos o tres veces por semana, como mucho. No en vano, como conoceremos en el apartado en el que te hablamos acerca de Cómo exfoliarnos la piel de los labios en casa, es sumamente recomendable empezar únicamente una vez a la semana, para evitar irritar los labios, hasta que la piel se acostumbre, no surjan efectos adversos o síntomas no deseados (como irritación o enrojecimiento), para luego extenderlo a dos o tres veces. Además, también es esencial no frotar con demasiada fuerza ni utilizar ingredientes abrasivos, dado que, en caso contrario, terminaremos causando heridas irritantes en los labios.

No dejes de leer: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Cómo exfoliarnos la piel de los labios en casa

Aunque es cierto que, con cada receta de exfoliante labial casero te explicamos, en el apartado Aplicación, los pasos a seguir para utilizar ese exfoliante labial en concreto, la verdad es que siempre es de enorme utilidad explicar qué pasos seguir a la hora de exfoliarnos la piel de los labios de forma no solo adecuada sino sobre todo correcta, con la finalidad de disfrutar de todas las cualidades que nos proporciona la exfoliación regular, pero especialmente haciéndolo bien, lo que significa no irritarla o exfoliar en exceso, dado que podríamos acabar causando más problemas que beneficios. Por ello, a continuación te proporcionamos una breve explicación de lo que deberías hacer cada vez que desees exfoliarte los labios. Toma nota:

  1. Comenzaremos vertiendo una pequeña cantidad de nuestro exfoliante casero en un cuenco pequeño, o bien en un plato de pequeño tamaño. Dado que los labios se caracterizan por ser una parte de la piel muy pequeña, bastará en la mayoría de las ocasiones con una cucharada; esta cantidad debería ser suficiente, aunque en caso de que te quedes corta, siempre podrás coger más.
  2. Antes de empezar con la exfoliación, es conveniente aplicarnos un limpiador labial suave sobre los labios, con la finalidad de retirar al máximo las impurezas y los restos de maquillaje que puedan quedar sobre ellos.
  3. Luego, el primer paso que debemos seguir es la aplicación de un emoliente, lo que ayudará a preparar la delicada piel de los labios para el proceso de exfoliación. Un hisopo de algodón te ayudará a la hora de aplicarte tu emoliente favorito. Aunque es cierto que la cantidad necesaria variará en función del emoliente (principalmente de su textura y consistencia), es imprescindible que el hisopo siempre se encuentre completamente cubierto. Hay quien opta por utilizar un cepillo de dientes; en este caso, el cepillo también debe ser sumergido directamente en el emoliente, y aplicarlo en los labios. Eso sí, ten en cuenta que no es aconsejable cepillar o limpiar con demasiada fuerza, ya que en caso de hacerlo así, podríamos terminar dañando los labios demasiado, en lugar de brindar los beneficios deseados.
  4. Ahora debemos sumerger nuestro hisopo de algodón en el ingrediente exfoliante, y cubrirlo bien. En este caso, hay quien opta directamente por utilizar las yemas de los dedos para la aplicación del exfoliante labial. Si optas por ello, recuerda que siempre antes de hacerlo debes tener las manos perfectamente limpias.
  5. Humedécete los labios con un poco de agua para suavizar la piel, y luego frota con suavidad los ingredientes exfoliantes sobre los labios, siempre en pequeños círculos suaves, de la misma manera que, por ejemplo, lo harías sobre la piel del rostro o del cuerpo. Esto lo debes hacer siempre así independientemente de que utilices un hisopo de algodón o te ayudes de los dedos.
  6. Para terminar, limpia cualquier exceso de exfoliante con la ayuda de un pañuelo de papel limpio, o un paño suave, y luego termina aplicándote un bálsamo labial con cualidades humectantes, o bien un lápiz labial.

Qué hacer después de aplicar el exfoliante labial casero

Como ya te hemos mencionado en distintos momentos, el proceso de exfoliación en sí de la piel (tanto la de los labios como la del rostro o incluso la del propio cuerpo) debe formar parte siempre de la rutina de cuidado de la piel, lo que significa que debemos aplicarlo en el momento del régimen de belleza más oportuno y adecuado. En la mayoría de las ocasiones, basta con aplicarnos el exfoliante después de la aplicación del limpiador, con la finalidad de retirar las impurezas existentes y conseguir que el exfoliante sea todavía más efectivo si cabe. Y, posteriormente, proseguir con la rutina de cuidado de la piel, lo que básicamente significa continuar con el resto de los productos que queden por aplicar, y que, obviamente, no nos hemos aplicado aún. Esto supone la administración del tónico, el sérum y el hidratante o humectante (que siempre debe formar parte del paso final).

La aplicación de un sérum con vitamina C en el contorno de los labios

Pero, ¿qué ocurre con la piel de los labios? Lo cierto es que, en lo que a la exfoliación se refiere, la mayoría de expertos recomiendan aplicar un sérum con vitamina C, inmediatamente después de la exfoliación, en lugar de proseguir con un hidratante, debido principalmente a que la vitamina C no solo hidrata, sino que, además, estimula la producción de nuevo colágeno y favorece incluso la renovación celular, por lo que se convierte posiblemente en uno de los mejores ingredientes activos a aplicar en este sentido. Un buen ejemplo lo encontramos en el sérum con vitamina C de Nezeni Cosmetics, que nos proporciona una cantidad elevada de esta vitamina tan sumamente interesante y útil en el cuidado más natural de la piel.

En este caso en concreto, es normal que te preguntes cómo aplicarlo si no se trata de un sérum labial en sí mismo. Lo cierto es que esto no impide que no podamos disfrutar de sus cualidades para estimular la renovación celular de la piel situada tanto encima como debajo de los labios, donde de hecho es tremendamente común que se formen líneas de expresión y arrugas, debido principalmente a que en esta área de la piel suele ser una zona habitualmente afectada por las expresiones faciales, por lo que es habitual que aparezca incluso las arrugas conocidas como código de barras. Por tanto, podemos aprovecharnos al máximo de todas las cualidades que nos brinda este sérum facial, aplicándolo sobre la comisura y la parte superior e inferior de los labios.

¿Y qué cualidades nos brinda? Lo cierto es que se trata de un sérum sumamente interesante, puesto que no solo contiene vitamina C estable (como hemos visto, la mejor opción a la hora de disfrutar de absolutamente todas las cualidades que proporciona esta vitamina cuando es aplicada sobre la piel); también encontramos en su formulación otros ingredientes interesantes, como es el caso del ácido hialurónico, el áloe vera, el aceite de oliva, la glicerina y el fucogel. Se convierte, por tanto, en un serum que ofrece la posibilidad de obtener unos resultados óptimos, y que se caracteriza además por su facilidad de aplicación.

Como hicimos con el producto anterior, en esta ocasión vamos a hablarte de los diferentes cualidades que proporcionan cada uno de sus ingredientes:

  • Ácido hialurónico. En esta ocasión en concreto el tipo de hialurónico que encontramos en la formulación de este interesante sérum facial es en forma de alto peso molecular, el cual ha sido obtenido biotecnológicamente, y que brinda cualidades hidratantes, protectoras y filmógenas. Se encarga de atraer toda la humedad presente en el ambiente, con la finalidad de humectar la piel de forma intensa. También dispone de un activo precursor endógeno de hialurónico, lo que significa que brinda a la piel una acción tanto reestructurante como hidratante a nivel global, desde la capa basal hasta alcanzar el estrato córneo. Su acción, de hecho, es bastante similar al del hialurónico en sí, al ser capaz de atrapar las moléculas de agua presentes en la superficie de la piel. Y lo que es aún mejor: es todavía más rápido y eficaz que el ácido hialurónico, de manera que no solo hidrata la piel apenas unos minutos después de su aplicación, sino a su vez después de 2 semanas de aplicaciones regulares y diarias.
  • Vitamina C. Al igual que ocurre con el ingrediente activo que hemos mencionado en el análisis del producto anterior, se trata de glucósido de vitamina C, lo que permite aprovechar al máximo todas sus cualidades antioxidantes, antienvejecimiento e iluminadoras de la piel. No en vano, es útil para renovar las diferentes células cutáneas, al actuar también como un exfoliante suave.
  • Fucogel. Se trata de un ingrediente activo con profundas cualidades humectantes, gracias a lo cual es capaz de hidratar la piel no solo de manera inmediata, sino también a largo plazo. Consiste en un polisacárido tremendamente rico en fructosa, el cual ha sido obtenido biotecnológicamente mediante biofermentación. Gracias a sus cualidades humectantes, prolonga el efecto hidratante en la piel del rostro, permitiendo conseguir un efecto muchísimo más suave.
  • Gel de áloe vera. De procedencia ecológica, consiste en un líquido con consistencia y textura mucilaginosa, que se obtiene a partir de la pulpa de la conocida planta del áloe vera. Brinda cualidades calmantes, suavizantes e hidratantes, por lo que se convierte en un ingrediente activo interesante en caso de tener la piel sensible.

Como vemos, se trata casi sin ninguna duda de otro de los productos estrella de Nezeni Cosmetics, la cual se combina a la perfección con el sérum antiage sobre cuyas cualidades te hablábamos en el apartado anterior.

Principales ventajas del sérum facial de vitamina C de Nezeni Cosmetics:

  • Alto contenido en vitamina C estable, que proporciona cualidades antioxidantes interesantes para proteger la piel frente al daño causado por el estrés oxidativo (y, sobre todo, por los radicales libres).
  • También contiene ácido hialurónico de alto peso molecular y un activo precursor de ácido hialurónico, que brinda a la piel una acción hidratante y reestructurante, capaz de atrapar las moléculas de agua presentes en la superficie para hidratarla intensa y profundamente.
  • El fucogel también proporciona una hidratación no solo inmediata, sino sobre todo a largo plazo, prolongando las cualidades humectantes del resto de los ingredientes al máximo.

En cualquier caso, también es posible optar por un sérum labial, que puedes encontrar en el mercado.

Cómo preparar un bálsamo labial para después del exfoliante de labios

Como te hemos explicado en el apartado Aplicación de prácticamente todas las recetas de exfoliantes mencionadas a lo largo de esta nota, siempre es conveniente acabar con la aplicación de un bálsamo labial con cualidades humectantes. ¿Por qué? Fundamentalmente porque reparamos los efectos del exfoliante, creando una especie de barrera protectora que actúa reteniendo la humedad naturalmente presente en la piel de los labios, motivo por el cual es conveniente enjuagarnos la piel con agua tibia (con la finalidad de retirarnos cualquier resto de exfoliante que haya podido quedar), y, a su vez, aplicarnos un poco de agua con la finalidad de retener la humedad al máximo.

Por tanto, aunque hoy en día es perfectamente posible encontrarnos en el mercado con una amplia diversidad de bálsamos labiales, no hay duda que siempre es una excelente idea optar por prepararlos nosotros mismos en casa, de la misma manera que hemos hecho con los exfoliantes labiales que te hemos propuesto a lo largo de los apartados anteriores. ¿Sabes exactamente por qué? Porque nosotros sabemos qué ingredientes activos utilizamos en su elaboración, de tal manera que podemos escoger solo aquellos que más nos interesen. Además, es mucho más probable que los ingredientes utilizados en su preparación sean de origen cien por cien natural. Por tanto, a continuación te proponemos algunos pasos simples y sencillos con los que conseguirás aprender a elaborar tus propios bálsamos labiales, fácilmente y en pocos minutos.

Bálsamo labial de menta y chocolate

¿Hay algo mejor que la combinación del chocolate y la menta? Es cierto que en lo que a la elaboración de postres y dulces se refiere, ambos ingredientes se llevan perfectamente bien, ya que el aroma de la menta se combina a la perfección con el sabor ligeramente amargo del chocolate. Pero lo cierto es que en la elaboración de recetas de belleza también tienden a llevarse bastante bien. Y un buen ejemplo lo encontramos en esta receta de bálsamo labial que elaboramos con aceite de coco, nutritivo y humectante; manteca de karité, repleto de nutrientes esenciales, sobre todo vitaminas C y E; miel, que actúa como limpiador y como agente antimicrobiano; y aceite de vitamina E, de reconocidísima acción antioxidante, ideal para reducir al máximo la acción negativa de los radicales libres.

Ingredientes: 1 cucharada de cera de abejas rallada, ⅛ taza de aceite de coco, ½ cucharada de manteca de cacao, ½ cucharada de manteca de karité; ½ cucharadita de miel, ⅛ cucharadita de aceite de vitamina E, 1 cucharadita de cacao en polvo puro y 4 gotas de aceite esencial de menta.

Elaboración: Como es probable que tanto la manteca de karité como la de cacao estén sólidas, debemos ablandarlas ligeramente. Para conseguirlo, las colocamos en una olla pequeña, o al baño María, y calentamos ligeramente. Seguidamente añadimos el aceite de coco (que también posiblemente se encontrará en estado sólido), y lo ablandamos también, calentando a fuego muy lento durante 10-15 minutos, removiendo de forma ocasional. No es conveniente que la combinación supere los 175 grados, por lo que debes controlar la temperatura con la ayuda de un termómetro, ya que en caso contrario la manteca de karité podría acabar un poco arenosa y perderá cualidades nutritivas. Agregamos ahora la cera de abejas y volvemos a revolver bien. Una vez que la cera de abejas se haya derretido por completo, retiramos la combinación del fuego y añadimos el resto de ingredientes: el aceite esencial de menta, el aceite de vitamina E, la miel, y el cacao en polvo, y batimos todo bien durante algunos minutos, hasta que se hayan integrado y mezclado adecuadamente. Una vez incorporados todos los ingredientes y se forme una pasta más bien suave, transferimos a un tubo de bálsamo labial, o a una lata limpia, y lo dejamos reposar durante 3-4 horas como máximo.

Aplicación: Solo debes aplicártelo sobre la piel de los labios con suavidad, mediante suaves masajes, siempre después de la aplicación del exfoliante (tras haberlo retirado con agua tibia).

Bálsamo labial hidratante

Un bálsamo labial, además de humectante, debe proporcionar ciertos ingredientes activos con cualidades hidratantes, para reforzar al máximo todos sus beneficios y propiedades. Es o que ocurre, por ejemplo, con este bálsamo labial hidratante, repleto de aceite de jojoba, que es considerado como uno de los aceites vegetales más interesantes que existen debido a su consistencia similar al sebo naturalmente presente en la piel, convirtiéndose en una opción única para quienes tienen la piel grasa y quienes presentan en definitiva cualquier tipo de problema asociado con la sobreproducción de sebo. Además, lo combinamos con manteca de karité, tan nutritiva como humectante, y aceite de almendras dulces, que aporta ácidos grasos saludables que también sellan la humedad naturalmente presente, reteniéndola al máximo. Como no podría ser menos, también añadimos aceite de vitamina E con la finalidad de reforzar las cualidades antioxidantes de esta receta de bálsamo labial, y cera de abejas, que genera una barrera protectora única.

Ingredientes: ½ cucharadita de cera de abejas rallada, ½ cucharadita de aceite de jojoba, ½ cucharadita de manteca de karité, ½ cucharadita de aceite de almendras dulces, 3 gotas de aceite esencial de naranja y 10 gotas de aceite de vitamina E.

Elaboración: Como en la receta de bálsamo labial anterior, comenzamos derritiendo en una caldera doble tanto la cera de abejas como la manteca de karité y el resto de aceites (el aceite de jojoba y el aceite de almendras dulces). Aunque es cierto que estos últimos se caracterizan por ser líquidos, es ideal para combinarlos perfectamente una vez la manteca de karité y la cera de abejas empiezan a fundirse. Retiramos del calor y dejamos enfriar ligeralmente. Cuando se hayan enfriado un poco, añadimos el aceite esencial de naranja y la vitamina E, y removemos bien para que el resto de ingredientes se combinen adecuadamente. Vertemos en envases o tubos de bálsamo labial, y dejamos que se solidifiquen.

Aplicación: Como no podría ser menos, la aplicación es tan simple como sencilla. Basta con aplicarlo directamente sobre la piel de los labios, inmediatamente después de haberte retirado y enjuagado el exfoliante labial.

Bálsamo labial rápido de manteca de karité

La manteca de karité, tal y como te hemos explicado en distintos momentos, es uno de esos ingredientes nutritivos ideales para la piel tanto del rostro como en este caso de los labios. De hecho, es ideal cuando lo aplicamos después de la exfoliación, debido principalmente a que posee propiedades antiinflamatorias únicas, de tal forma que ayuda a reducir el enrojecimiento y la hinchazón. También brinda cualidades emolientes únicas, creando una especie de barrera suave sobre la piel de los labios, a la vez que sella la humedad. De acuerdo a los expertos, este efecto hidratante puede durar algunas horas, por lo que no hay duda que se convierte en uno de los ingredientes naturales más interesantes para el cuidado de la piel del rostro y de los labios en sí. En esta ocasión lo combinamos con otros ingredientes nutritivos y humectantes únicos, como es el caso del aceite de coco, que como de buen seguro sabrás brinda ácidos grasos nutritivos y humectantes; miel, suavizante y de acción antimicrobiana, y aceite esencial de limón, que actúa aclarando la piel a la vez que proporciona interesantes cualidades aromáticas en esta receta en particular.

Ingredientes: 1 cucharada de manteca de karité, 1 cucharada de cera de abejas, 1 cucharadita de miel, 1 cucharadita de aceite de coco y 5 gotas de aceite esencial de limón.

Elaboración: Empezaremos agregando al baño maría la manteca de karité, la cera de abejas y el aceite de coco (que probablemente también se encontrará en estado sólido), con la finalidad de calentarlos para conseguir que se ablenden y se derritan ligeramente. Una vez conseguido, retiramos del fuego, añadimos la miel y el aceite esencial de limón, y mezclamos, combinando adecuadamente. Dejamos que se enfríe un poco. Cuando se haya enfriado, lo transferimos a tubos o frascos dependiendo de nuestras preferencias personales. Y reservamos hasta el momento de usarlo.

Aplicación: Tan solo debes aplicarte este maravilloso bálsamo labial de manteca de karité inmediatante después de la exfoliación de la piel. O, bien, en definitiva, siempre que necesites un extra de hidratación y humectación sobre la delicada piel de los labios.

Bálsamo labial de lima

La lima desprende, no hay duda, un aroma o fragancia a cítricos maravillosa, a la par que sumamente característica. Recuerda a bebida de verano, y se caracteriza no solo por ser una opción natural excelente para la piel gracias a su elevado contenido en vitamina E, útil para eliminar la acción negativa de los radicales libres. También puede ayudar a aclarar la piel ligeramente. En esta ocasión utilizamos para la elaboración de nuestro bálsamo labial casero aceite esencial de lima, para disfrutar sobre todo de sus claras cualidades aromáticas; además de aceite de coco, nutritivo y suave con la piel, actuando como un maravilloso humectante natural; manteca de cacao, repleto de beneficios emolientes y humectantes; y aceite de almendras dulces, de reconocida acción hidratante y suavizante, gracias además a su contenido en ácidos grasos y vitamina E.

Ingredientes: 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharadita de cera de abejas, 1 cucharadita de aceite de almendras dulces, 1 cucharadita de manteca de cacao y 10 gotas de aceite esencial de menta.

Elaboración: Al baño maría añadimos la cera de abejas, el aceite de coco, la manteca de cacao y también el aceite de almendras dulces, y calentamos a fuego medio. Removemos la mezcla con cierta frecuencia hasta conseguir que los ingredientes sólidos se ablanden y se derritan ligeramente. Luego, retiramos del fuego y dejamos que se enfríen ligeramente. Añadimos ahora el aceite esencial de lima y volvemos a remover nuevamente, con la finalidad de conseguir que se integre a la perfección con el resto de ingredientes que conforman esta receta de bálsamo labial. Una vez preparado, transferimos el bálsamo labial a tubos de bálsamos labiales, frascos o latas. Eso sí, es conveniente dejarlo enfriar completamente antes de taparlos.

Aplicación: Tan solo debes aplicarte este bálsamo labial sobre la piel de los labios, preferiblemente después del exfoliante labial. Aunque es cierto que también lo puedes utilizar en cualquier otro momento, siempre que desees -o necesites- humectarte e hidratarte la piel de los labios.