¿Sabías que es posible -y recomendable- exfoliar la delicada piel de los labios? Y para ello, hoy te vamos a dar todas claves para hacer un exfoliante labial casero.

Los labios también se componen de células cutáneas, y es común que con el tiempo se acumulen impurezas y células muertas. Seguramente que en algún momento los has sentido secos y agrietados, una molestia tremendamente incómoda que tienden a sufrir muchas personas sobre todo en invierno.

Lo cierto es que la exfoliación es una gran solución para prevenir y tratar muchos de los problemas que tradicionalmente afectan a los labios.

¡A qué esperas para lucir una boca más suave y jugosa! Con estas recetas que te proponemos a continuación ya no volverás a besar con dolor.

No te pierdas: El mejor exfoliante corporal

Cómo hacer un exfoliante labial en casa

Nutritivo

El cacao es un alimento nutritivo maravilloso, repleto de beneficios interesantes, en especial cuando optamos por cacao puro.

En su elaboración también usamos miel, nutritiva y antimicrobiana, azúcar moreno que actúa como exfoliante suave pero efectivo, aceite de oliva que nos proporciona una maravillosa cualidad humectante gracias a su riqueza en ácidos grasos, y el extracto de vainilla, que posee cualidades antienvejecimiento.

  • Ingredientes: 2 cucharadas de cacao en polvo, 3 cucharadas de azúcar moreno, ¾ cucharadita de miel, 1 cucharadita de extracto de vainilla y 2 cucharaditas de aceite de oliva.
  • Elaboración: En un cuenco añade todos los ingredientes y mezcla bien hasta conseguir la textura ideal.
  • Aplicación: Únicamente debemos aplicar una pequeña cantidad sobre los labios, frotándolo con suavidad con la ayuda de movimientos circulares durante algunos minutos. Limpia con un poco de agua tibia y continúa con un bálsamo labial humectante.

Descubre: Guante exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Aclarante

El jugo de limón es uno de los ingredientes más conocidos a la hora de blanquear la piel. Combinado con azúcar, se constituye como una opción natural excelente a la hora de ayudar a exfoliar las células muertas, consiguiendo revelar una piel mucho más nueva, renovada y fresca.

Eso sí, dado que es ligeramente ácido, esta opción no es adecuada para quienes tienen los labios agrietados o irritados, ya que puede acabar siendo doloroso y molesto.

  • Ingredientes: 1 cucharada de jugo de limón recién exprimido, 1 cucharadita de vaselina y 2 cucharadas de azúcar moreno.
  • Elaboración: Solo debes mezclar los 3 ingredientes hasta obtener una pasta. Debido a la consistencia de la vaselina, es una versión un poco pegajosa.
  • Aplicación: Aplica un poco de este exfoliante aclarante sobre la piel de los labios, masajeando con suavidad durante alrededor de un minuto. Para acabar, enjuaga con agua tibia y prosigue con la aplicación de un hidratante.

No te vayas sin haber leído: Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Humectante

La manteca de karité es un ingrediente nutritivo repleto de vitaminas A y E, que nutren los labios y los hidrata intensamente, especialmente aquellos que se encuentran agrietados y secos. Mientras que la vitamina A estimula la regeneración celular, la vitamina E protege de la acción de los radicales libres.

Por otro lado, el azúcar moreno refuerza las cualidades regenerantes de la vitamina A, al actuar como un abrasivo, retirando la gruesa capa de células muertas que se ha ido acumulando sobre la superficie.

  • Ingredientes: 1 cucharada de azúcar moreno y 1 cucharada de manteca de karité.
  • Elaboración: En un cuenco añade la manteca de karité y el azúcar moreno, y mezclamos bien, así hasta obtener la consistencia deseada. Una vez conseguida, reservamos.
  • Aplicación: Tan solo debes aplicarte esta maravillosa mezcla sobre los labios, frotando con suavidad durante uno o dos minutos. Finalmente retira el exceso de producto con un pañuelo limpio.

No dejes de leer: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

exfoliante casero labios

Antioxidante

La vitamina E se constituye como uno de los ingredientes más interesantes que existen a la hora de cuidar y proteger la piel debido a su acción protectora frente a los radicales libres, evitando el estrés oxidativo y, además, suavizando la piel intensamente.

Estas cualidades se combinan a la perfección con el resto de ingredientes que conforman esta nueva receta: la miel, que brinda cualidades antimicrobianas y nutritivas, el aceite de oliva repleto de ácidos grasos nutritivos, y el azúcar moreno, que aporta también cualidades exfoliantes.

  • Ingredientes: 1 cucharada de vitamina E, 1 cucharada de miel, 1 cucharadita de aceite de oliva y 1 cucharada de azúcar moreno.
  • Elaboración: Mezcla todos los ingredientes en un recipiente, hasta conseguir formar una pasta granulada.
  • Aplicación: Aplica este exfoliante frotándolo con suavidad sobre los labios, con la ayuda de un dedo limpio, siempre mediante movimientos circulares, así durante algunos minutos. Para terminar, enjuaga con agua tibia y retira los residuos con una toalla limpia.

Receta de belleza: Cómo hacer un exfoliante facial casero

Protector

El aceite de coco es una opción única a la hora de humectar la piel en profundidad, proporcionando y reteniendo humedad. Pero sus cualidades aumentan todavía más cuando lo combinamos con la manteca de karité, otro ingrediente natural repleto de nutrientes esenciales para la piel.

La cera de abejas es otro de esos ingredientes naturales sumamente interesantes, puesto que, al aplicarla sobre la piel, consigue formar una especie de película protectora capaz de retener la humedad mientras la nutre.

  • Ingredientes: ⅛ taza de aceite de coco, ¼ taza de cera de abejas, ⅛ taza de manteca de karité, 1 cucharadita de aceite de almendras dulces y 4 cucharadas de azúcar moreno.
  • Elaboración: Derrite la cera de abejas y el aceite de coco y mézclalos con el resto de ingredientes hasta formar una pasta pegajosa pero granulosa. Conserva en un recipiente de vidrio en la nevera, hasta el momento en que vayas a usarlo.
  • Aplicación: Remoja la piel de los labios suavemente con un poco de agua tibia, y aplica este exfoliante mediante suaves masajes. Espera algunos minutos y retira con un pañuelo o toalla.

No te vayas sin hacer: Cómo hacer una mascarilla exfoliante casera

Revitalizante

El café es ideal para conseguir que la piel se muestre más suave y saludable, debido no solo a su textura granular, sino a que también destaca por su alto contenido en antioxidantes naturales, mientras que la presencia de cafeína ayuda a “despertar” la piel literalmente.

Y lo que es aún mejor: es más suave que la sal, pero igual de efectivo. En esta ocasión, lo combinamos con la miel para crear un simple pero único cosmético revitalizante.

  • Ingredientes: 1 cucharada de posos café molido y 1 cucharada de miel.
  • Elaboración: Combina en un tazón la cantidad indicada, revolviendo bien hasta que ambos ingredientes se mezclen y se combinen entre sí.
  • Aplicación: Masajeando con suavidad con la ayuda de movimientos circulares durante alrededor de un minuto. Déjalo actuar durante un minuto más y retira con agua tibia. Aunque conseguirás unos labios hidratados prácticamente al instante, es conveniente continuar con la aplicación de un bálsamo labial humectante.

Aprende: El mejor exfoliante facial

Recomendaciones

exfoliante labios casero

Es recomendable hacer cantidades pequeñas de producto para que sus activos mantengan sus cualidades intactas. En cualquier caso, la mayoría de las recetas anteriores se conservan perfectamente entre 3 y 7 días, siempre y cuando los mantengamos debidamente almacenados.

Lo mejor es almacenarlos en un tarrito pequeño limpio para que los ingredientes no se contaminen. Sobre el lugar donde conservarlo, lo más conveniente es almacenarlo en la nevera para a mantenerlo en perfecto estado.

La mejor forma de aplicar el producto es coger una pequeña cantidad con la yema del dedo o un bastoncillo de algodón, y pasarlo por los labios.

No te pierdas: Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones

Humedece la piel con un poco de agua para suavizarla, y luego frota con suavidad durante un minuto, siempre en pequeños círculos.

Para terminar, limpia cualquier exceso de exfoliante con la ayuda de un pañuelo de papel, y luego termina aplicándote un bálsamo con cualidades humectantes.

Como ocurre con la exfoliación de cualquier parte del cuerpo, es importantísimo no exfoliar demasiado, no más de dos veces por semana.

Puedes empezar una vez cada 10 días para evitar irritar los labios, hasta que se acostumbre, no surjan efectos adversos o síntomas no deseados, para luego extenderlo a una o dos veces a la semana.

Además, también es esencial no frotar con demasiada fuerza ni utilizar ingredientes abrasivos, dado que terminaremos causando heridas irritantes.

¿Cuándo realizar esta exfoliación? Puedes hacerlo después de la aplicación del limpiador, y posteriormente proseguir con la rutina de cuidado de la piel.

Descubre además: Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

Con todos estos exfoliantes labiales caseros, tus labios lucirán humectados, sanos y jugosos.