La aplicación regular de un exfoliante es ideal para mantener la piel fresca, saludable y rejuvenecida; y en esta ocasión aprenderemos a elaborar nuestro propio exfoliante corporal casero con ingredientes que seguramente ya tengas en casa.

Las diferentes recetas nos ayudarán a retirar aquellas células muertas que se han ido acumulando sobre la piel, y revelar una apariencia más sana, suave y sin imperfecciones. Dicho de otro modo, a regenerar.

Aunque en cualquier supermercado podemos encontrar este tipo de cosmético, también es perfectamente válido preparar tu propio exfoliante natural en casa. De esta forma podrás escoger aquellos ingredientes que mejor te vengan, y prepararlo a tu gusto.

Así que prepara la lista de la compra que empezamos con las recetas más interesantes.

Cómo hacer un exfoliante corporal casero: todos los pasos

Receta básica infalible

Hay infinidad de recetas exfoliantes, pero si no tienes mucho tiempo y quieres ir a lo seguro, tienes que probar esta versión básica que siempre funciona.

  • Ingredientes: ½ taza de azúcar moreno, ½ taza de aceite vegetal -coco, almendra, oliva o jojoba-.
  • Elaboración: En un cuenco añade los ingredientes y mézclalos. Puedes añadir más azúcar o más aceite hasta obtener la consistencia deseada.
  • Aplicación: Restriega suavemente sobre la epidermis durante algunos minutos. Retira con agua tibia e hidrata.

No te pierdas: Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones

Versión reafirmante

Exfoliante de miel

Gracias a las propiedades tonificantes del enebro, que además reduce el riesgo de retención de agua, y a la presencia del pomelo, que disminuye la apariencia de la hinchazón, podrás regenerar y a la vez reafirmar.

  • Ingredientes: ½ taza de azúcar moreno, ¼ taza de aceite de coco, 1 cucharada de bayas de enebro molidas, 1 cucharada de lavanda seca y 10 gotas de aceite esencial de pomelo -o ralladura de pomelo-.
  • Elaboración: En un cuenco añade los ingredientes y mézclalos. Ajusta la textura añadiendo más azúcar o aceite.
  • Aplicación: Aplica sobre la piel con suaves movimientos circulares durante algunos minutos. Retira con agua tibia e hidrata.

Lee también: Guante exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Especial para pieles sensibles

La irritación y el enrojecimiento son habituales tras la aplicación de un exfoliante en las pieles más sensibles. Por eso, debes optar por gránulos más suaves, evitando el café, el azúcar o la sal.

La avena se caracteriza por sus cualidades calmantes y antiinflamatorias y, cuando se combina con glicerina actúa bloqueando la humedad.

  • Ingredientes: ¼ taza de avena, 1 cucharadita de glicerina -o miel- y 2 cucharadas de agua.
  • Elaboración: Solo debes poner todos los ingredientes en un cuenco, y combinar bien, hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado adecuadamente.
  • Aplicación: Aplica con suaves masajes circulares, durante algunos minutos. Finalmente, retira con abundante agua tibia. Y continúa con tu rutina de cuidado de la piel.

No dejes de leer: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Ideal para pieles secas

Las pieles secas también necesitan exfoliación, precisamente para lidiar con las zonas ásperas.

La manteca de karité es tan nutritivo como hidratante, cualidades que se combinan a la perfección con el aceite de coco, suavizante e hidratante.

  • Ingredientes: 5 cucharadas de manteca de karité, 2 cucharadas de aceite de coco y 6 cucharadas de azúcar moreno.
  • Elaboración: Bate el aceite de coco y la manteca de karité con la batidora de mano hasta que se hayan derretido y mezclado. Añade el azúcar moreno y mezcla hasta obtener una textura parecida o similar a una crema.
  • Aplicación: Aplica y déjalo durante al menos 30 minutos. Retira con agua tibia. Continúa con tu rutina de cuidado de la piel.

No te vayas sin haber leído: Cepillo exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Para ayudar a reducir las estrías

exfoliante casero rosa mosqueta

El aceite de rosa mosqueta es un activo muy utilizado por sus cualidades antienvejecimiento gracias a su riqueza en ácidos grasos omega 3 y omega 6, y vitaminas A, C y E.

Aplicado sobre la piel ayuda a aumentar la renovación celular, mientras que, gracias a su aporte en vitamina C, también es capaz de estimular la producción de nuevo colágeno frenando la visibilidad de las estrías.

  • Ingredientes: 1 taza de azúcar, ¼ taza de aceite de almendras dulces y 1 cucharada de aceite de rosa mosqueta.
  • Elaboración: Solo tienes que combinar el azúcar, el aceite de almendras dulces y de rosa mosqueta, mezclando bien hasta conseguir la textura ideal.
  • Aplicación: Se recomienda masajear este exfoliante con suavidad, aplicándolo sobre las partes de la piel que desees tratar, en forma de suaves masajes. Una vez hecho esto, simplemente debes enjuagarlo con la ayuda de agua tibia. Y continuar con tu rutina.

No te vayas sin hacer: Cómo hacer una mascarilla exfoliante casera

Con yogur y miel

Efectivamente, no nos habíamos olvidado del yogur, uno de los ingredientes más comunes y utilizados en la belleza casera. En esta ocasión optamos por combinarlo con avena y miel, que combinan a la perfección con los poderes suavizantes del yogur.

Es más, ¿sabías que el yogur se convierte en una fuente natural de ácido láctico? El ácido láctico es un tipo de alfa-hidroxiácido capaz de exfoliar la piel, pero suavemente.

  • Ingredientes: 4 cucharadas de yogur natural, 2 cucharaditas de miel, 2 cucharadas de avena y 2 cucharadas de semillas de girasol.
  • Elaboración: Tritura la avena y las semillas de girasol hasta que estén molidas. Mezcla todos los ingredientes juntos en un bol.
  • Aplicación: Masajea la mezcla sobre el cuerpo durante algunos minutos. Deja reposar en la epidermis durante 5 minutos. Y finalmente enjuaga con agua tibia.

Para minimizar la piel de naranja

La cafeína es muy útil a la hora de disminuir la apariencia de la celulitis y de las estrías. Pero también proporciona otros excelentes beneficios, puesto que el café contiene una buena cantidad de antioxidantes naturales.

  • Ingredientes: ½ taza de posos de café recién hecho, 2 cucharadas de agua caliente y 1 cucharada de aceite de coco.
  • Elaboración: Reserva los posos del café y deja que enfríen. Añade dos cucharadas de agua caliente, y mezcla bien. Añade el aceite de coco y, en caso de ser necesario, más café molido o más aceite. Finalmente, lo colocamos en un recipiente.
  • Aplicación: Nuevamente, solo tendrás que aplicártelo aplicando con suaves masajes durante algunos minutos.

Descubre: Otra versión con café muy similar

Con sal del Himalaya

exfoliante sal

Este ingrediente contiene una amplia variedad de minerales, convirtiéndose así en una excelente opción para remineralizar la dermis. El problema es que no es pato para todas las pieles, pues los gránulos suelen ser bastante grandes.

Si lo combinamos con aceite de oliva o con aceite de almendras dulces, conseguiremos un efecto mucho más suave.

  • Ingredientes: 1 taza de sal del Himalaya y ½ taza de aceite de oliva -o aceite de almendras dulces-.
  • Elaboración: En un cuenco colocamos la sal y añadimos el aceite de oliva, mezclando suavemente hasta conseguir la consistencia deseada.
  • Aplicación: Aplícate este mejunje masajeando con suavidad mediante movimientos circulares durante algunos minutos. Para terminar, retira con un poco de agua tibia.

Descubre además: Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

Una alternativa mejor

No hay duda de que todas estas opciones son muy válidas, pero si no quieres pringarte y echar una tarde en hacer estos mejunjes, te voy a hacer una recomendación: utiliza un exfoliante comercial. Pero eso sí, uno que sea de calidad.

En este artículo ya te recomendamos las mejores opciones y también para el rostro.

Que sea elaborado con ingredientes naturales, el mínimo de conservantes, y cero irritantes y químicos. Que su grano sea muy suave para no dañar las pieles más delicadas, e incluir varios activos beneficiosos para la dermis.

¿Qué utilizar después del exfoliante corporal casero?

Recuerda que el proceso de exfoliación no termina con el acto físico de restregar el producto sobre la piel. Después debes hidratarla y nutrirla intensamente para que no quede reseca.

Debemos tener en cuenta que el proceso en sí es bastante duro para nuestras células, al implicar literalmente deshacernos de muchas de ellas. Y que también se compromete la barrera protectora cutánea.

Para ello te recomendamos utilizar una crema o aceite nutritivo hidratante justo a continuación. Estos productos ayudarán a retener la humedad, a aliviar la irritación y el enrojecimiento, y a crear una especie de barrera protectora nutritiva.

Con todas estas recetas de exfoliantes corporales caseros, ya no tienes excusa para no lucir piel bonita este verano.