La exfoliación es un paso que nuestra piel necesita, tanto la de la cara, como la del cuerpo. Y una de las mejores opciones es el exfoliante de café. Hoy te explicamos todos sus beneficios para la dermis, y cómo puedes hacer varias versiones caseras.

El café molido puede convertirse en un ingrediente sumamente interesante cuando lo aplicamos sobre la piel. Su textura granulosa se convierte en una gran opción para eliminar con suavidad las células muertas que se han ido acumulando, estimulando así la renovación celular.

Y gracias a su elevado contenido en antioxidantes, puede convertirse en una opción natural a la hora de prevenir la formación de estrías o celulitis. Y estos son solo algunos de sus beneficios.

Vamos a indagar más en estas propiedades y a mostrarte cómo puedes utilizar para tu beneficio varias recetas caseras con ingredientes que seguro tienes en la cocina.

¿Qué beneficios proporciona el café para la piel?

La principal es obvia: los gránulos finos ayudan a eliminar las células muertas de la epidermis, lo que revela una piel más suave, renovada y tersa.

Esto ayuda además a preparar la piel para conseguir que el resto de productos que podamos aplicar sobre ella posteriormente se absorban y penetren más fácilmente, por lo que serán muchísimo más eficientes.

Los posos de café son ligeramente abrasivos, por lo que nos encontramos ante un abrasivo suave, en comparación con otras opciones igualmente naturales. De hecho, no causa dolor ni molestias relacionadas con la irritación, una opción ideal apara los cutis sensibles.

No hay duda que una de sus cualidades más interesantes es su elevado contenido en antioxidantes. El ambiente está lleno de radicales libres que originan diversos estragos en la piel. Por eso recargar la piel con antioxidantes naturales puede ser de muchísima ayuda a la hora de proteger y reforzar sus defensas.

No en vano, un estudio encontró que el extracto de los granos de café podría ser útil a la hora de preservar la energía de las células cutáneas, debido a sus propiedades contra los radicales libres.

Además, promueve una mejor circulación sanguínea, lo que conduce a una piel muchísimo más saludable y enérgica, reduciendo la hinchazón y la inflamación.

También ayuda a combatir algunos signos de envejecimiento prematuro, como líneas de expresión y arrugas. Esto es debido a que es útil para mantener la hidratación en el interior de la dermis y aumentar la producción natural de colágeno, y consiguiendo con ello una mayor elasticidad.

Por otro lado, también se ha encontrado que puede proteger la piel de la acción nociva de los rayos ultravioleta. Un estudio encontró que la cafeína podía ser capaz de inhibir la respuesta del daño causado al ADN, protegiéndola contra los efectos adversos de los rayos UVB.

Lee también: Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Cómo hacer un exfoliante de café en casa

Receta básica

exfoliante cafe casero

El café puede combinarse con otros ingredientes abrasivos un poco más intensos, como el azúcar moreno. Además, combinado con el aceite de coco nos encontramos con un producto tan completo como efectivo que podemos preparar en pocos minutos.

  • Ingredientes: ½ taza de posos de café, ¼ taza de azúcar moreno y ¼ taza de aceite de coco.
  • Elaboración: Reserva los posos del café y deja que enfríen. Agrega el azúcar, y el aceite de coco derretido y mezcla ligeramente, hasta conseguir la textura deseada. Reserva en un recipiente hermético. Puede conservarse perfectamente en la nevera.
  • Aplicación: Puedes aplicarte esta mezcla en la ducha, preferiblemente antes del limpiador. Toma una cucharada en la palma de la mano y frota sobre la piel con suaves movimientos circulares. Aunque también puede aplicarse sobre el rostro, no se trata de una opción adecuada cuando tienes acné. Finalmente enjuaga con agua tibia.

Descubre: Exfoliante natural: los mejores y cómo hacer uno casero

Para pieles secas y deshidratadas

La tez seca se caracteriza por dar la sensación de tirantez, debido a la falta tanto de nutrición como de hidratación. Debido a ello, es más áspera al tacto y suele causar una incómoda picazón.

Por este motivo, hemos incluido ingredientes lo más suaves posibles, es decir, que actúen exfoliando de manera suave para evitar la irritación.

Por este motivo utilizamos yogur natural, que contiene ácido láctico, un ácido alfa-hidroxiácido muy suave que hidrata y nutre el rostro.

  • Ingredientes: 1 taza de café recién molido, 1 taza de azúcar moreno, 2 cucharadas de aceite de aguacate, 2 cucharadas de aceite de coco y ¼ taza de yogur natural.
  • Elaboración: Mezcla todos los ingredientes en un cuenco y mezcla hasta obtener la textura ideal. Reserva en un frasco de vidrio o recipiente hermético.
  • Aplicación: Aplica con suaves masajes circulares durante algunos minutos, y deja actuar entre 5 a 10 minutos. Para acabar, enjuaga con agua tibia y continua con la rutina de cuidado facial.

Te recomendamos: Exfoliante enzimático: qué es y las mejores opciones

Anticelulítico

exfoliante cafe anticelulitico

El café se caracteriza por sus interesantes cualidades anticelulíticas. Y éstas pueden aumentar si lo combinamos con otros activos de acción similar, como el aceite de coco y sal marina.

Mientras que el café actúa como abrasivo, la sal marina proporciona un efecto todavía más intenso. Por eso solo debe utilizarse en el cuerpo, y evitarse en el caso de las dermis más sensibles.

  • Ingredientes: 1 taza de posos de café, 6 cucharadas de aceite de coco, 3 cucharadas de sal marina.
  • Elaboración: Reserva los posos del café y deja que enfríen. En un cuenco agrega la sal y el aceite derretido, mezclando todo hasta conseguir la textura ideal.
  • Aplicación: Antes de ducharte, cepilla la piel en seco con un cepillo de abajo hacia arriba. Después dúchate y aplica el exfoliante con movimientos circulares, incidiendo sobre todo en las áreas con celulitis. Para terminar, enjuaga con agua tibia.

Conoce también: Guante exfoliante: todas sus características

Para pieles grasas

En esta ocasión utilizamos pepino rallado con cualidades refrescantes y el jugo de limón, que brinda beneficios aclarantes.

De hecho, mientras que el pepino ayuda a eliminar el exceso de grasa, el limón actúa como iluminador natural.

  • Ingredientes: 1 taza de café recién molido, 1 taza de azúcar moreno, 4 cucharadas de aceite de aguacate, 3 cucharadas de pepino rallado y el jugo de medio limón (recién exprimido).
  • Elaboración: En un cuenco añadimos todos los ingredientes y combinamos hasta conseguir la textura deseada. Reservamos agregando nuestra mezcla a un frasco de vidrio hermético.
  • Aplicación: Debes aplicar este mejunje sobre el rostro mediante suaves masajes circulares, frotando durante 3 minutos. Luego, enjuaga con agua tibia, vuelve a enjuagar con agua fría, y continúa con tu rutina de cuidado facial.

No te vayas sin leer: Cómo hacer un exfoliante facial casero

Ideal para pies y piernas

Aunque la mayoría de los exfoliantes corporales son ideales para cualquier parte del cuerpo, si buscas uno específico para aplicar en los pies o en las piernas, esta versión es ideal.

El plátano suaviza, mientras que la sal kosher reduce la acción de las bacterias que comúnmente se acumulan en estas zonas.

  • Ingredientes: ¼ taza de posos de café, ¼ taza de aceite de oliva virgen extra, ½ plátano maduro y ½ taza de sal kosher.
  • Elaboración: Tritura el plátano y mézclalo con los posos de café, el aceite de oliva y la sal hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Aplicación: Aplicamos en primer lugar sobre las piernas y los pies. También puedes aplicarlo sobre otras partes del cuerpo. Masajea con suavidad durante 15 minutos. Deja que actúe durante otros 10 minutos más, y finalmente lava con agua tibia.

Receta de belleza: Cómo hacer un exfoliante labial casero

Una alternativa mejor

mejor exfoliante facial

Aunque todas estas recetas son muy útiles, si no quieres liarte, te voy a hacer una recomendación: utiliza un exfoliante comercial. Pero eso sí, uno que sea de calidad.

En este artículo ya te recomendamos las mejores opciones y también para el cuerpo.

Que sea elaborado con ingredientes naturales, el mínimo de conservantes, y cero irritantes y químicos. Que su grano sea muy suave para no dañar las pieles más delicadas, e incluir varios activos beneficiosos para la dermis.

Cómo utilizarlo

La regularidad a la hora de aplicar el exfoliante es tan fundamental como imprescindible, aunque es necesario encontrar cierto equilibrio.

Si nos excedemos, nuestra dermis puede volverse irritada e inflamada, y además más seca, por lo que acabaríamos consiguiendo lo contrario a lo que deseábamos en un principio. Por otro lado, si nos exfoliamos poco, al final no obtendremos ningún resultado.

Los expertos aconsejan exfoliar la piel al menos una vez por semana, sobre todo las primeras semanas, y luego, una vez la piel se adapte, ampliar la aplicación entre 2 a 3 veces por semana.

En cualquier caso, si notamos cierta irritación, enrojecimiento o sensibilidad, cambia de producto y hazlo solo una vez cada 10 días.

Por otro lado, tampoco se recomienda hacerlo sobre heridas abiertas, cortes o quemaduras.

Tienes que ver: Esponja exfoliante: qué es, cómo utilizarla y cómo elegir una

¿Qué hacer después de la exfoliación con café?

Por sí sola, la exfoliación no hará que tu piel luzca hermosa, rejuvenecida y saludable.

Por eso, es sumamente aconsejable continuar con la aplicación de productos que sean muy humectantes para reducir al máximo el riesgo de sequedad y de deshidratación; un suero y una crema hidratante -en el caso del rostro-, y un aceite nutritivo para el cuerpo.

Cada vez que nos frotamos el exfoliante, acabamos perdiendo aceites naturales valiosos, por lo que el proceso de hidratación posterior no deberíamos saltárnoslo nunca.

Ahora ya sabes todos los beneficios que reporta el exfoliante de café, ¿a qué esperas para hacer tu propia versión y empezar a usarlo?