La mayoría de las mujeres desarrollarán estrías en algún momento de su gestación, es un hecho. De ahí que todas nos preguntemos, ¿Es posible evitar las estrías durante el embarazo?

Bueno, para contestar a esta pregunta es importante conocer qué es exactamente este problema. Y para no liarte mucho podemos decir que las estrías no son más que un síntoma de una afección cutánea que se produce cuando hay un estiramiento excesivo y brusco de la dermis.

Estas se muestran como líneas paralelas que presentan un color y una textura diferentes a las del resto de la piel. Su color varía desde las tonalidades rojizas, al blanco o plateado.

Tranquila, no producen síntomas dolorosos, pero sí pueden llegar a picar. Pero aún cuando no pongan en peligro la vida, sí pueden afectar muchísimo a la calidad de vida de la persona afectada, así como a su propia autoestima. Pueden convertirse en un auténtico problema estético.

Lee también: Embarazo: ¿cuál es la mejor crema antiestrías?

Y ¿por qué se producen justamente durante el embarazo? Debemos tener en cuenta que, durante la gestación, el abdomen crece para poder dar espacio al bebé en crecimiento, con lo que la piel empieza a estirarse y estirarse. Esto también ocurre con los senos, dado que se preparan para producir leche cuando el bebé nazca.

A ese aumento de volumen también debemos sumarle el incremento de peso, que puede ocasionar un aumento de volumen, de manera que es habitual que las estrías también aparezcan en otras áreas del cuerpo (y no solo en el vientre o en los senos), como los muslos, nalgas, caderas y en la espalda baja.

Los expertos creen que las hormonas del embarazo también tienen muchísima influencia. ¿Por qué? Alguna teoría señala que estas hormonas pueden hacer que la piel se vuelva más vulnerable al desgarro.

En cualquier caso, no debemos olvidarnos que consisten en realidad en diferentes factores que influyen y se combinan entre sí. Una vez que ya sabemos a lo que nos enfrentamos, podemos abordar la mejor solución.

No te pierdas: Cómo eliminar las estrías

Consejos útiles para evitar las estrías en el embarazo

Debemos tener en cuenta que no siempre es posible prevenir la formación de estrías, especialmente durante el embarazo. No existe un cosmético milagroso que pueda hacerlo, salvo seguir una serie de pautas y consejos básicos que pueden ayudar a reducir el riesgo de aparición.

Por este motivo, siempre es una excelente idea mantener la piel lo más hidratada posible, con la ayuda de un aceite o una crema tan rica como nutritiva. Esto ayudará a conseguir que la dermis se encuentre más humectada, y con ello también estará más elástica.

No te vayas sin leer: Los mejores aceites para tratar las estrías

A continuación te ofrecemos algunas pautas específicas, útiles en función del trimestre de embarazo en el que te encuentres:

Primer trimestre de embarazo

No hay mejor tratamiento que la prevención. Por eso, una vez que la prueba de embarazo ha dado positiva, es una buenísima idea empezar a hidratar aquellas áreas más sensibles: abdomen, senos, caderas y la espalda baja.

Aplicar una buena crema antiestrías se convierte en la mejor opción a la hora de mantener la piel no solo debidamente hidratada sino también más elástica, de manera que se evite el desgarro.

Y lo que es aún mejor: la típica picazón que suele surgir a medida que el vientre crece podrá controlarse -y disminuir- más fácilmente.

Pero como seguramente sabrás, la hidratación no solo debe provenir del exterior, sino también desde el interior. Por eso, es aconsejable beber mucha agua, y combinarla con otros líquidos como tés o infusiones.

A su vez, también se aconseja seguir una nutrición rica en nutrientes, vitaminas y minerales. Entre las vitaminas, por ejemplo, destacan especialmente las vitaminas A, E y C, que podrás encontrar en frutas y vegetales.

Aunque lo más normal es que las primeras estrías se formen a partir del quinto, sexto o séptimo mes, es importante comenzar con estas pautas desde un primer momento, con la finalidad de tener la piel perfectamente preparada para cuando el vientre empiece a expandirse.

Por otro lado, también se aconseja tratar de ganar peso de manera lenta, progresiva y constante, sin aumentar más de lo recomendado por el médico.

Descubre: Dermaroller: ¿puede eliminar las estrías?

Segundo y tercer trimestre de embarazo

Si a pesar de la hidratación regular alguna que otra estría ha hecho acto de aparición, es necesario tener presente que son mucho más fáciles de tratar en el momento de la formación; es decir, cuando son todavía son muy recientes.

Ahora más que nunca es importante continuar aplicándose la crema antiestrías, tanto por la mañana como por la noche, lo que ayudará a evitar o prevenir que sigan formándose nuevas cicatrices a medida que el vientre continúa creciendo, y minimizar la apariencia de las presentes.

También puedes combinarlo con ingredientes de la naturaleza, como el aceite de rosa mosquetacon interesantes cualidades en la prevención o el tratamiento de las estrías.

¿Cómo usarlo? Masajea un poco de aceite de rosa mosqueta directamente sobre las estrías, preferiblemente al menos dos veces al día.

Lee también: Estrías en el pecho: cómo acabar con ellas

Después del nacimiento del bebé

¿Sabías que después del nacimiento del bebé también pueden continuar formándose estrías? Esto es debido a que la contracción de la piel, algo que ocurre a medida que el cuerpo intenta volver a su estado original.

Además, las cicatrices que ya se han formado suelen ser más notorias, por lo que ahora es el momento ideal para incorporar una crema antiestrías que realmente las trate -muchas solo las previenen-.

Tratar las estrías en su etapa más rojiza es el mejor momento de actuación para disminuirlas lo máximo posible, así que actúa cuanto antes.

Es necesario tener en cuenta algo fundamental: recuerda siempre consultar con tu médico antes de utilizar cualquier producto para tratar o prevenir la formación de estrías, puesto que algunos ingredientes activos podrían no ser adecuados en este periodo.

Consejos útiles para prevenir estrías en el embarazo

Descubre además: Estrías: qué son y porqué salen

¿Qué áreas son las más vulnerables?

  • Vientre: Es evidente que el abdomen es una de las zonas que más tienen a formarse estrías durante la gestación. Y la causa es más que evidente: el crecimiento constante del bebé.
  • Caderas: A medida que la pelvis se llena, y se aumenta poco a poco de peso, es posible que se empiecen a notar algunas estrías -más débiles, eso sí- que empiezan directamente en la zona de las caderas.
  • Senos: Puesto que los pechos también tienden a aumentar de volumen a medida que se preparan para la producción de leche, es posible que también se noten algunas líneas plateadas tenues en la base del seno.
  • Piernas: Sobre todo en determinadas zonas, como el interior de los muslos, dado que es un área donde las mujeres pueden aumentar de peso con bastante facilidad.
  • Espalda baja: Algunas personas sí podrían notar la formación de estrías en este lugar, especialmente en la zona de la espalda baja (es decir, en la parte superior de las nalgas) debido a la expansión

Descubre también: Estrías en la espalda: cómo se forman y tratamiento

Otros consejos útiles que te serán de ayuda

Recuerda que, aunque suele ser una creencia popular muy extendida, es falso que se deba comer por dos. Aunque el apetito aumenta en distintos momentos y etapas del embarazo, y es absolutamente normal aumentar de peso, es un mito que originalmente sea necesario comer el doble.

Las mujeres embarazadas sí necesitan ingerir calorías adicionales para nutrir al bebé, en torno a 500 calorías adicionales por día, pero es imprescindible asegurarse de que estas calorías provengan única y exclusivamente de alimentos nutritivos, sin azúcares añadidos.

Esto permitirá que el aumento de peso sea de forma gradual y constante, lo que posteriormente ayudará -además- a que la pérdida de peso posterior sea más fácil.

Durante las primeras 12 semanas es común aumentar solo entre 1 a 2 kg, mientras que entre las semanas 12 a la 28 lo más habitual es ganar entre 300 a 400 gramos por semana.

El incremento de peso tiende a ser más evidente en el último trimestre (esto es, de la semana 28 a la 40 de embarazo), cuando lo normal es aumentar entre 1 a 3 kg por mes.

En este sentido, no es ningún secreto que lo que comemos afecta a cómo nos sentimos y también a nuestra salud, y lo que se come durante la gestación puede acabar teniendo un enorme impacto en la forma en la que el cuerpo se adapta a las demandas constantes de crecimiento del bebé.

Por todo ello, debes prestar especial atención a algunas de las siguientes vitaminas:

  • Vitamina A: Es esencial para el crecimiento de células cutáneas mucho más saludables y firmes, proporcionando a la piel todas las herramientas que necesita para poder estirarse sin dejar cicatrices. La puedes encontrar en el hígado, batata, zanahoria, espinacas, pimientos rojos y mango.
  • Vitamina C: Se trata de una de las vitaminas más populares y conocidas para el cuidado de la piel. Y es que es esencial para la producción de colágeno y para su reparación. La puedes encontrar en los cítricos -principalmente limón, pomelo y naranja-, brócoli, espinacas, pimientos, tomates y manzana.

No te vayas sin haber leído: ¿Se pueden eliminar las estrías con láser?

Tampoco debemos olvidarnos de otros nutrientes igual de útiles, recomendados y esenciales: la vitamina E, la biotina y el zinc.

La práctica de ejercicio físico regular es también de suma importancia, siempre y cuando esa actividad física sea adecuada durante la gestación.

El ejercicio físico ayuda a los músculos a mantener el tono a la vez que reduce la acumulación excesiva de grasa. También es de enorme utilidad a la hora de conseguir que la piel permanezca más elástica, a la vez que se promueve la eliminación de toxinas y desechos.

El manejo del estrés es también importante, puesto que un exceso puede causar estragos en la piel. El estrés aumenta el cortisol, una hormona que puede dañar a la dermis, al afectar a la capacidad para mantener la humedad.

También desencadena la glicación, que acaba dañando el colágeno. ¿Lo más recomendable en este aspecto? Especialmente durante el embarazo, es de vital importancia intentar mantenerse lo más relajadamente y tranquila posible, practicando ejercicio físico regular y meditando a diario.