Mantener una actividad física regular, alejada del sedentarismo, es uno de los mejores consejos preventivos de la piel de naranja. Pero existen determinados ejercicios concretos que funcionan de maravilla para eliminar la celulitis.

Debemos tener en cuenta que esta afección consiste básicamente en un problema de acumulación de grasa, sumado a una retención de líquidos, toxinas y un deficiente flujo sanguíneo, y que también envuelve a las bandas de fibras de los tejidos que hay debajo de la piel.

Por lo tanto, el ejercicio puede ser de utilidad para reducir los nódulos de grasa, oxigenar el tejido y aumentar el flujo de sangre y linfa, lo que se traduce en una mejora de los síntomas más visibles de la celulitis.

Aunque también hay que tener en cuenta que, en ocasiones, incluso mujeres que siguen un estilo de vida activo y saludable, sin sobrepeso ni obesidad, también pueden acabar sufriéndola.

Lee también: Cómo eliminar la celulitis de las nalgas y muslos

Los ejercicios más eficaces para eliminar la celulitis

En lo que a la eliminación de la celulitis se refiere, es aconsejable optar por entrenamientos cardio-amplificados capaces de quemar grasa, incluyendo no solo ejercicios aeróbicos ideales para reducir las células adiposas, sino entrenamiento de fuerza con el que dar forma a los isquiotibiales y los cuádriceps.

Sentadillas

sentadillas

Es un tipo de práctica ideal para reforzar las piernas en general, pero sobre todo los glúteos, además de mejorar la movilidad y mantener tanto los huesos como las articulaciones en un mejor estado.

Es también conocido como el nombre de squat, y se puede realizar fácilmente:

  1. Sitúate en una posición que te resulte lo más cómoda posible, colocando los pies a la anchura de los hombros, dirigiéndolos entre 10 a 15 grados hacia el exterior.
  2. Haz fuerza en el área abdominal, como si alguien nos fuera a pegar. Mira hacia adelante, situando siempre la cabeza alta.
  3. La clave está en “sentarse”, en lugar de proceder a doblar las rodillas. Por tanto, echa la parte trasera hacia atrás sin doblar las rodillas, de tal manera que estas queden paralelas a los pies, sin dejar que se curven.
  4. Mira siempre recto hacia adelante, sin curvar tampoco la espalda.

Como indican los expertos, consiste básicamente en sentarse sobre una silla imaginaria, aguantando esa postura, manteniendo la tensión entre 20 a 30 segundos. Incluso aconsejan colocar la espalda en la pared.

Descubre: Tipos de celulitis y cómo tratarlos

Sentadilla dividida

Las sentadillas clásicas no son el único ejercicio que podemos realizar en este sentido. De hecho, existen una amplia diversidad que, aunque persiguen un mismo objetivo, pueden llevarse a cabo de diferentes maneras.

Un buen ejemplo lo encontramos en la conocida sentadilla dividida.

  1. Sitúate de espaldas a un banco, colocando la parte superior del pie izquierdo sobre él, y tanto la pierna como el pie derechos plantados alrededor de una estocada, frente a él.
  2. El objetivo es tocar el suelo con la rodilla izquierda, mientras mantenemos el pecho hacia arriba y la espalda perfectamente recta, hasta que el muslo derecho se encuentre paralelo al suelo.
  3. Nos volvemos a poner de pie.
  4. Es recomendable repetir entre 12 a 13 repeticiones, y luego proceder a cambiar de piernas.

Salto en cuclillas

Salto en cuclillas

El salto en cuclillas se caracteriza por ser uno de los más sencillos, simples y rápidos de practicar.

No se trata de una opción adecuada ni para principiantes ni para quienes tienen algún tipo de dolor, molestia o problema en sus articulaciones.

  1. Comienza de pie con los pies separados a la altura de los hombros, y los brazos a los lados.
  2. Colócate en cuclillas, de la misma manera que si estuvieses sentados en una silla invisible, con los brazos extendidos al frente.
  3. A medida que asciendes, propúlsate con un salto, bajando los brazos con la finalidad de ayudar al cuerpo a realizar mejor este movimiento.
  4. Es conveniente aterrizar de forma lo más suave posible, intentando dejar que sean las puntas de los pies las que lleguen primero al suelo.
  5. Ahora agáchate inmediatamente y vuelve a repetir el ejercicio de nuevo.
  6. Se recomienda completar un total de 3 series de entre 10 a 15 repeticiones.

Lee también: Ventosas para eliminar la celulitis ¿Funcionan?

Puente

El puente de glúteos es un ejercicio que se ha demostrado muy beneficioso, puesto que trabaja sobre todo la musculatura posterior de las piernas, la musculatura erectora de la espalda y el área lumbar, a la vez que se consigue implicar al abdomen para conseguir una correcta ejecución del movimiento.

  1. Comienza recostándote en el suelo, con las rodillas dobladas, los pies apoyados en el suelo y situando los brazos a los lados, pegados al suelo, con las palmas de las manos hacia abajo.
  2. Inhala aire y empújate con los talones, levantando las caderas completamente del suelo. Ten en cuenta que el cuerpo debe formar una línea recta, concretamente desde la parte superior de la espalda hasta las rodillas.
  3. Al alcanzar la parte superior, haz una pausa y mantén la posición durante algunos segundos, para luego volver a la posición inicial.
  4. Es aconsejable completar un total de 3 series, de entre 15 a 20 repeticiones.

Conoce: Remedios caseros para la celulitis

puente celulitis

Añadiendo resistencia y contracciones

Dado que uno de los objetivos también consiste en trabajar los músculos aductores del muslo, la clave también podría estar en añadir resistencia al proceso. P

or ejemplo, utilizar anillo de Pilates puede ser de mucha ayuda.

Las conocidas como contracciones excéntricas, por otro lado, se caracterizan por ser contracciones capaces de alargar los músculos, llegando incluso a trabajar los músculos de forma más dura y más intensa que una contracción concéntrica regular.

Es una práctica común en Pilates, donde el trabajo de piernas proporciona muchas oportunidades en este sentido.

Eso sí, en caso de que acudas al gimnasio, llevar a cabo diferentes extensiones de piernas con la ayuda de unas pesas pueden convertirse también en otra oportunidad excelente como ejercicio anticelulítico, al reforzar los músculos al máximo.

No te vayas sin leer: Vinagre de manzana para la celulitis

¿Es posible deshacerse completamente de la celulitis con ejercicios?

Aún cuando el ejercicio físico es fundamental a la hora de prevenir o disimular la apariencia de la piel de naranja, no acaba de forma permanente con toda la celulitis.

Esto no significa que no se deba hacer todo lo posible para hacerla menos notoria, reduciendo incluso su gravedad.

Por lo tanto, lo más recomendable es integrar el deporte como parte de un programa global, en el que también se incluya una alimentación saludable, y la utilización de un anticelulítico acompañado de un masaje todos los días.

Hemos probado muchas opciones, y al final hemos encontrado los mejores anticelulíticos, los que mejor resultado dan. Así que te animamos a que los pruebes y compruebes tú mismo su eficacia.

También puedes probar alguno de estos masajeadores anticelulíticos, que te ayudarán a que los activos de las cremas penetren más profundamente.

Y, recuerda algo esencial: los ejercicios para eliminar la celulitis deben practicarse con cierta regularidad, sobre todo si deseas conseguir los resultados esperados.