El aceite de CBD se ha convertido en uno de los productos de mayor interés de los últimos años, principalmente por sus amplios beneficios como terapia natural.

Sí, destierra los prejuicios porque este compuesto no te va a colocar -el de las propiedades psicoactivas es el THC-, y puede proporcionarte una gran cantidad de beneficios.

¿Te ha picado la curiosidad? Pues en este post te explicamos todo lo que este producto puede hacer por tu salud.

¿Qué es el CBD?

Conocido bajo el término de CBD, el cannabidiol es en el segundo compuesto químico con mayor presencia en la planta Cannabis sativa.

Fue descubierto en la década de 1940. Desde entonces, se utiliza cada vez más como alternativa natural en una amplia diversidad de afecciones por los resultados obtenidos por distintos estudios científicos.

¿Y qué es lo que hace exactamente? Básicamente influye en el sistema endocannabinoide, un sistema que todos tenemos y que juega un papel esencial en el mantenimiento de la homeostasis, que es la tendencia del organismo a mantener el equilibrio.

Todavía hoy se investigan los entresijos de este sistema tan complejo, aunque saben que está asociado con procesos fundamentales para el cuerpo, como el sueño, el apetito, la memoria, la fertilidad e incluso el estado de ánimo.

El cannabidiol puede extraerse de la planta del cáñamo o del cannabis, aunque existen diferencias importantes dependiendo de si se extrae de una fuente o de otra.

El derivado del cáñamo contiene trazas de THC, mientras que el derivado del cannabis puede contener más cantidad.

¿Resultado? Sus efectos no solo serán distintos, sino que podría acabar siendo considerado como no legal. Pero vayamos por partes.

En lo que se refiere al aceite de CBD en sí, lo más habitual es que nos encontremos con extracto puro de cannabidiol mezclado con un aceite portador.

Dependiendo de la cantidad de extracto presente tendrá una concentración u otra, aunque los más habituales son 5, 10 o 20%. Y para que se pueda comercializar debe tener una cantidad de THC inferior a 0,3 mg.

No te pierdas: Cuál es el mejor aceite CBD del mercado

Diferencias entre el CBD y el THC

cbd thc

Aunque ambos compuestos tienen un origen común, sus propiedades y efectos son muy diferentes.

Los dos influyen en el sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo, pero el THC es el principal ingrediente psicoactivo de la planta del cannabis, desencadenando la liberación de dopamina -la «hormona de la felicidad»- y provocando esa sensación de euforia característica.

En cambio, el CBD no tiene efectos psicoactivos; es decir, no provoca ningún “subidón”, y por eso es mucho más seguro.

Al imitar a los endocannabinoides, son capaces de unirse a los receptores presentes en nuestro organismo, y causar distintos efectos en el cuerpo. Pero en esto también difieren. El cannabidiol posee una afinidad bastante más baja por los receptores cannabinoides del cerebro que el THC.

No obstante, se cree que el cannabidiol sí influye en otros receptores, incluyendo los receptores opioides que se encargan de regular tanto el dolor como la serotonina -la hormona que ayuda a mejorar el estado de ánimo-.

Y son precisamente esos efectos beneficiosos los que vamos a analizar a continuación.

Te interesa: Nordic Oil: opinión y mejores productos

Principales beneficios del aceite de CBD

Muchos de sus defensores afirman que puede ser bastante útil a la hora de tratar diversos problemas y afecciones, entre los que se encuentran: anorexia, depresión, insomnio, dolor crónico, adicción a las drogas o hipertensión arterial.

Así que vamos a ver en profundidad todo lo que este compuesto puede hacer por nuestra salud.

Reduce la ansiedad

Es normal sentirse ansioso de vez en cuando, pero cuando esa ansiedad se siente sin motivo aparente, y persiste a lo largo del tiempo, se convierte en un problema real de lo más común.

Este trastorno suele tratarse con psicoterapia, fármacos o ambos, pero cada vez más personas están optando por terapias más naturales. Y aquí es donde entra en juego el aceite que nos ocupa.

Además de favorecer la calma y la relajación, puede influir en los distintos receptores involucrados en la modulación de la serotonina, un mensajero químico que juega un papel importantísimo en la regulación de la ansiedad.

Un estudio reveló que el aceite de CBD ayuda a reducir la ansiedad y el estrés antes de una prueba para hablar en público. En este sentido, la dosis más efectiva fue la de 300 mg, mientras que la dosis de 100 o de 900 mg no ayudaron mucho.

Todavía falta más investigación sobre el tema, pero queda claro que el cannabidiol podría ser de mucha utilidad a la hora de aliviar la ansiedad social.

Alivia y calma el dolor

cbd alivia dolor

Gracias a sus beneficios analgésicos, ha pasado a convertirse en una opción natural muy útil para diferentes tipos de dolor.

En especial el dolor crónico, debido a sus efectos a la hora de reducir la inflamación, una respuesta natural de nuestro sistema inmunológico a la enfermedad o lesión.

En el 2017 se publicó un estudio en el que los científicos observaron cómo el tratamiento CBD tópico ayudaba a reducir al máximo el dolor articular en ratas con osteoartritis.

Otros estudios anteriores, y que habían probado el uso de fármacos a base de cannabis en el tratamiento del dolor neuropático crónico, encontraron que habían ayudado a aliviar el dolor y su intensidad, así como mejorar la angustia y las dificultades para dormir.

Por otro lado, podría promover un sueño mucho más profundo, tratando incluso la interrupción del sueño que suele aparecer en aquellas personas aquejadas de dolor crónico.

Una encuesta publicada recientemente muestra que el dolor crónico es considerado una de la razones más comunes y para el consumo del cannabis medicinal, sobre todo en pacientes cuya sintomatología no ha podido ser controlada con el tratamiento estándar.

Así que si quieres evitar muchos de los efectos secundarios asociados a los medicamentos analgésicos tradicionales, apuesta por esta opción más natural.

Descubre más: CBD para vapear: los mejores productos

Mejora los síntomas de la artritis

El cannabis tiene propiedades curativas útiles para aliviar algunos de los síntomas comúnmente asociados tanto a la artritis como a la osteoartritis. Y estas propiedades incluyen cualidades analgésicas y antiinflamatorias.

Según un estudio en el que se analizó la efectividad del cannabidiol para la neuropatía articular y el dolor osteoartrítico en las ratas, el CBD es capaz de proteger los nervios gracias a que actuaba específicamente disminuyendo la inflamación de las articulaciones.

En cualquier caso, no se debe reemplazar el cannabidiol por medicamentos recetados para la artritis.

Minimiza el dolor causado por las migrañas

cbd alivia migranas

Las migraña son el resultado de una estimulación intensa de los nervios sensoriales, en respuesta a la presencia de agentes inflamatorios.

Esto explica por qué determinados activos antiinflamatorios, como el cannabidiol, podrían ser eficaces en su tratamiento y prevención.

Entre sus cualidades está la de disminuir y calmar el dolor, ayudan a prevenir las náuseas y los vómitos, y sus efectos antiinflamatorios.

Un estudio encontró que la frecuencia con la que aparecían las migrañas se redujo de 10 a 4 por mes entre los pacientes que habían consumido marihuana medicinal.

Mientras que otra investigación mostró que los cannabinoides podrían ser de ayuda para prevenir no solo las migrañas, sino el dolor de cabeza asociado.

En cualquier caso, siempre debes consultar a tu médico antes de tomarlo.

Lee también: Descubre todas las propiedades del CBD

Ayuda a tratar el Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno del movimiento que afecta principalmente al sistema nervioso; y como opinan muchos expertos, la mayoría de los síntomas se deben a una disminución en los niveles de dopamina en el cerebro.

La buena noticia es que se ha demostrado que el CBD puede ayudar a mejorar las habilidades motoras, algo que ayudaría al tratamiento tanto del Parkinson como de otros trastornos relacionados con el movimiento.

Según este estudio podría ayudar a prevenir y retrasar los síntomas relacionados con movimientos anormales, tan comunes en el Parkinson. Con una detección temprana, combinada con el uso de cannabidiol, se conseguiría reducir los síntomas asociados con el movimiento.

El resultado es un aumento significativo en la calidad de vida al retrasar el desarrollo del temblor.

Recuerda que es fundamental hablar con tu médico al respecto antes de autotratarte.

Mejora la fatiga crónica

cbd fatiga cronica

El cannabidiol es una opción prometedora debido a sus cualidades a la hora de aliviar el dolor y la inflamación crónicos, y principalmente porque esta condición no tiene cura.

Muchos de los distintos medicamentos para ayudar a disminuir los síntomas asociados al síndrome de fatiga crónica no son del todo efectivos, y pueden causar efectos secundarios. Así que no hay nada que perder.

Puede tratar el dolor y la inflamación, y por lo general es totalmente seguro.

Por otra parte, ya hemos mencionado que puede ayudar a regular la homeostasis del cuerpo, algo que está en desequilibrio en las personas con fatiga crónica.

Además, está documentado que en el síndrome existe una deficiencia de endocannabinoides.

Por tanto, mientras la investigación avanza, es imprescindible discutir con el médico acerca de qué otras opciones de tratamiento podrían ser adecuadas a la hora de controlar muchos de los síntomas asociados al síndrome.

Lee también: Dónde comprar cogollos de CBD

Ayuda a sobrellevar la fibromialgia

El dolor generalizado es un signo inequívoco de la fibromialgia, y suele acompañarse de trastornos del sueño, fatiga, depresión, o deterioro cognitivo. Esto reduce el tratamiento a analgésicos o antidepresivos.

Por suerte, en los últimos años el aceite de CBD está recibiendo bastante atención como tratamiento para la fibromialgia. Y la investigación al respecto parece ser prometedora.

De hecho, una gran cantidad de pacientes con fibromialgia afirman que el cannabidiol los ha ayudado a la hora de reducir e incluso controlar mejor sus síntomas.

Sus efectos incluyen un alivio en el dolor y los trastornos del sueño, así como una reducción de la ansiedad. Estos tres síntomas son importantísimos en el tratamiento de la fibromialgia.

Un artículo científico sugirió que el CBD podía ser útil al disminuir la actividad de las células glía, uno que podría conducir a una sensibilización central.

Se sabe que la fibromialgia también involucra una deficiencia de endocannabinoides, el sistema que se ocupa de los diferentes endocannabinoides naturales del cuerpo.

Y, precisamente, esto es lo que haría de los cannabinoides una opción de tratamiento prometedora.

Beneficios del aceite de CBD

Mejora y controla el lupus

El lupus es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca los propios tejidos del cuerpo, originando síntomas como dolor, inflamación y daños.

En la actualidad no existe cura, pero el tratamiento sí puede controlar la respuesta inmune del organismo para disminuir los síntomas.

Por el momento, existe cierta evidencia anecdótica de personas con lupus que han utilizado aceite de CBD y les ha resultado efectivo para controlar muchos de sus síntomas.

Las investigaciones sugieren que podría ser eficaz a la hora de mantener a raya la inflamación y el dolor. Y dado que el lupus es una enfermedad inflamatoria, podría acabar convirtiéndose en una opción natural adecuada.

Además, también es capaz de alterar la actividad de las células T -que forman parte del sistema inmunológico-, y se sabe que una actividad anormal de las células T está involucrada en la aparición y desarrollo del lupus.

Controla la epilepsia

En los últimos años, el CBD se ha convertido en uno de los medicamentos más prometedores para la epilepsia, en concreto para el síndrome de Lennox-Gastaut y de Dravet, dos tipos de epilepsia.

El éxito del cannabidiol es su capacidad para disminuir algunos tipos particulares de convulsiones al proporcionar una amplia diversidad de efectos bioquímicos sobre las diferentes células nerviosas del cerebro.

Especialmente cuando se toma de forma conjunta con otros medicamentos anticonvulsivos, ayuda a reducir tanto la frecuencia como la gravedad de las convulsiones en todos aquellos pacientes con estos trastornos.

Otra revisión encontró que fue capaz de mostrar una reducción de la frecuencia de las convulsiones de entre un 30 a un 60% aproximadamente, mientras que éstas fueron la mitad de graves.

No te vayas sin haber leído: Harmony CBD: opinión y mejores productos

Principales efectos secundarios del aceite CBD

Los resultados obtenidos de la investigación sugieren que el aceite de cannabidiol es muy seguro, presentando mínimos efectos secundarios.

Se ha encontrado que el cannabidiol se tolera bien en dosis de hasta 600 mg, una cantidad muy superior a la que se debe tomar en un día. Además, es un producto totalmente natural.

Sin embargo, puede provocar algunos efectos adversos. Los más habituales son:

  • Náuseas, mareos y vómitos.
  • Cambios de humor.
  • Cambios en el apetito.
  • Sentimientos de ansiedad.
  • Somnolencia.

Estos efectos secundarios son muy raros,  y suelen ir desapareciendo después de la primera semana de uso.

En lo que se refiere a la interacción del aceite de CBD con otros medicamentos, se ha comprobado que podría interactuar con anticonvulsivos y anticoagulantes, así como con fármacos modificados por el hígado -clozapina, progesterona, teofilina y la clorzoxazona-, y sedantes -morfina, fentanilo, fenobarbital y benzodiazepinas-.

Si estás tomando medicación, te recomendamos que se lo consultes a tu médico antes de utilizarlo.

¿Cómo usar el aceite de CBD?

El aceite de cannabidiol puede utilizarse de diferentes formas.

Una de las opciones más comunes es usarlo de forma tópica realizando masajes terapéuticos, una forma cómoda de disfrutar de sus cualidades analgésicas y antiinflamatorias.

Aunque no lo vas a ver en ningún envase especificado, la forma más eficiente de utilizar el aceite de CBD es por vía oral, pues de esta forma se absorbe más rápidamente en el torrente sanguíneo, especialmente si el líquido se mantiene debajo de la lengua unos segundos.

No existen pautas establecidas acerca de la dosis más recomendable. Así que tendrás que prestar atención a la etiqueta para saber qué porcentaje de CBD contiene, y fijarte en la dosis recomendada.

Los expertos recomiendan tomar un par de gotas dos veces al día. En caso de no obtenerse los efectos deseados, se puede aumentar lentamente la dosis en una semana hasta haber obtenido el alivio del dolor.

Recuerda que el aceite de CBD es considerado como un suplemento natural, por lo que al no ser un fármaco ni un medicamento legalizado, no existen regulaciones que rijan su seguridad, calidad y pureza.