¿Tienes problemas para dormir? Entonces quizás hayas oído hablar del aceite de CBD, una opción natural que puede ayudarte a conciliar el sueño. Pero ¿es cierto que funciona?

Bueno, es cierto que a mucha gente le ha venido bien; pero antes de aventurar nada, es necesario analizar más de cerca por un lado qué es esta sustancia y qué cualidades tiene, y por otro saber qué trastorno del sueño padeces.

Así que vamos a ir directamente al grano. Si cada noche al irte a dormir es un suplicio, esto te interesa.

Los trastornos del sueño

La mayoría de nosotros solemos experimentar dificultades para dormir de forma ocasional, por ejemplo, cuando pasamos por una época puntual de estrés o ansiedad. Es algo totalmente normal.

No obstante, cuando estas dificultades para dormir empiezan a ocurrir de forma regular, llegando a interferir en la calidad de vida, podrían indicar la presencia de un trastorno del sueño, un problema cada vez más habitual.

No te pierdas: Cuál es el mejor aceite CBD del mercado

El insomnio es uno de los más comunes. Esta incapacidad para conciliar el sueño, o para permanecer dormido el tiempo suficiente podría deberse al estrés, la ansiedad, el desfase horario, problemas digestivos o incluso a las hormonas. Y si no se trata puede convertirse en un serio problema para la salud.

Pero no es el único. También están:

  • Parasomnias. Pueden ocurrir justo antes de quedarse dormido, mientras se duerme o al despertar. Los más comunes son las pesadillas, hablar en sueños, somnambulismo, enuresis nocturna, apretar la mandíbula o rechinar de dientes.
  • Apnea del sueño. La interrupción repetida de la respiración durante el sueño, en ocasiones cientos de veces, lo que provoca que el cerebro y el resto del organismo no reciba la cantidad suficiente de oxígeno.
  • Síndrome de piernas inquietas. Una necesidad abrumadora y constante de mover las piernas. Aunque puede ocurrir a lo largo del día, es más frecuente durante la noche.
  • Narcolepsia. Ataques de sueño que surgen mientras se está despierto. La persona afectada comienza de repente a sentirse extremadamente agotada y cansada, llegando a quedarse dormida sin previo aviso, en cuestión de minutos.

Hay que tener en cuenta otro aspecto: los trastornos del sueño podrían ser un síntoma de otra afección médica subyacente. Así que cuando se trata debidamente, los problemas para dormir pueden desaparecer.

Por ello, antes de probar cualquier tratamiento o producto, es imprescindible consultarlo con un médico.

Las principales causas

Es evidente que la ansiedad y el estrés son dos de las causas más comunes de estos problema, especialmente en los trastornos que surgen de forma puntual.

Además, ¿sabías que pueden ser una causa común de sufrir de sonambulismo, hablar dormido o tener pesadillas? Todo ello podría acabar interrumpiendo el sueño, afectando por tanto a la calidad del mismo.

El dolor crónico es otra de las causas frecuentes. Cuando surge, y se mantiene en el tiempo, puede dificultar las posibilidades de conciliar el sueño, y puede ocasionar que nos despertemos a mitad de la noche.

La fibromialgia, la artritis, el síndrome de fatiga crónica, la enfermedad inflamatoria intestinal, y la aparición de dolores de cabeza o migrañas persistentes son las afecciones que más pueden influir en la aparición de este dolor persistente.

Y la nocturia, o micción frecuente, también puede llegar a interrumpir el sueño varias veces a lo largo de la noche, producida por enfermedades del tracto urinario o desequilibrios hormonales.

Hemos probado: Nordic Oil: opinión y mejores productos
problemas sueño cbd

¿Qué es el aceite de CBD y cómo puede ayudarte a dormir mejor?

El cannabidiol es un compuesto presente en la planta del cannabis -marihuana-, parte fundamental del aceite de CBD.

Seguro que te suena como una de las últimas terapias naturales más populares para una amplia diversidad de afecciones.

El cannabidiol tiene una particularidad: no es psicoactivo, lo que significa que no te va a drogar. Lo que sí te va a hacer es proporcionarte muchos beneficios terapéuticos, como la reducción del dolor, la inflamación, la ansiedad y el estrés.

Pero ¿puede ayudar a dormir mejor? Sí, hay varios estudios que han indicado que el cannabidiol podría ser de cierta utilidad a la hora de ayudar a conciliar el sueño y a dormir mejor.

Esto lo convierte en una opción terapéutica útil en los problemas de insomnio y cuando la ansiedad o el estrés afecta no solo a las posibilidades de conciliar el sueño, sino a la propia calidad en sí del descanso.

Y esto lo hace de distintas formas, vamos a descubrir cuáles son:

Disminuye los niveles de cortisol

Esta hormona, conocida como la hormona del estrés, alcanza su punto máximo por la mañana.

Sin embargo, las personas con problemas de insomnio pueden tener niveles elevados también por la noche, lo que se asociaría con un mayor número de despertares nocturnos, y por tanto, con una peor calidad del sueño.

Un estudio en el que se investigaron los diferentes efectos del CBD, encontró que en aquellos participantes a los que se les había administrado dosis de 300 o 600 mg, los niveles de cortisol tendieron a disminuir de forma más significativa.

Esto sugiere que el aceite de CBD, y particularmente el cannabidiol, afecta a la liberación del cortisol, actuando como un sedante natural.

Durante la investigación, que duró 4 meses, se siguió la evolución de los participantes cada mes. En el primer seguimiento, el 66,7% informó de una mejora en el sueño, pero el 25% observó un empeoramiento del mismo.

En el segundo mes, el 56,1% informó haber observado una mejora, pero el 26,8% había empeorado.

En este sentido, los investigadores concluyeron que, aún cuando el cannabidiol podría ser de cierta utilidad para ayudar a dormir mejor y conciliar el sueño a corto plazo, es posible que estos efectos no se mantengan.

Y los estudiosos sospechan que esto podría ocurrir a medida que el organismo se acostumbra o se hace a la acción del CBD.

Descubre más: CBD para vapear: mejores productos

Aumenta la duración del sueño

Podemos mencionar también otro estudio que encontró que una dosis de CBD de 160 mg era capaz de aumentar la duración del sueño.

Los investigadores concluyeron que el placebo -5 mg de nitrazepam, un principio activo comúnmente utilizado en el tratamiento del insomnio-, y entre 40, 80 y 160 miligramos de CBD fueron útiles para que los participantes fueran capaces de conciliar mejor el sueño.

aceite cbd problemas dormir

Reduce la ansiedad y el estrés

Tanto la ansiedad como el estrés pueden influir en la aparición de distintos problemas del sueño, siendo el insomnio uno de los más habituales.

Y es aquí donde el aceite de CBD puede convertirse en una opción muy interesante, ya que en los últimos años ha destacado como un remedio muy popular frente a problemas relacionados con la ansiedad.

Además de afectar el sistema endocannabinoide, el cannabidiol podría influir directamente en los receptores involucrados en la modulación de la serotonina, un mensajero químico que juega un papel en la regulación de la ansiedad.

En una investigación preliminar, se encontró que el aceite de CBD podría convertirse en una opción prometedora en el tratamiento de la ansiedad generalizada, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), el trastorno postraumático, la ansiedad social y el estrés.

Los resultados obtenidos revelaron que la administración de CBD ayudó positivamente a la hora de reducir significativamente muchos de los síntomas asociados a la ansiedad, además de la incomodidad y el deterioro cognitivo habitualmente relacionado con la tensión nerviosa causada por este trastorno.

Lee también: Descubre todas las propiedades del CBD

Minimiza el dolor

Además de en el sistema endocannabinoide, se cree que influye en otros receptores, especialmente en los conocidos como receptores opidoides, que se encargan de regular el dolor.

También en los receptores de glicina, involucrados en la regulación de la hormona serotonina, la cual influye positivamente a la hora de conseguir un buen estado de ánimo.

Así, el CBD podría ayudar a tratar una amplia variedad de problemas de salud, que incluyen no solo el insomnio, sino el dolor crónico, la inflamación, la fibromialgia, y espasmos musculares, entre otros.

Lee también: Dónde comprar cogollos de CBD

Efectos secundarios del aceite de CBD como tratamiento para dormir

Aún cuando en dosis normales el aceite de CBD es considerado como una opción natural segura, incluso en dosis elevadas, su uso no está exento de efectos secundarios.

Algunas investigaciones han encontrado que el aceite de CBD podría desencadenar: ansiedad, diarrea, mareos, somnolencia, boca seca, náuseas, vómitos, presión arterial baja, cambios de humor y cambios en el apetito.

A una dosis de 900 mg podría aumentar ligeramente la frecuencia cardíaca, por lo que su efecto sería el contrario a lo que se persigue.

Hay que tener en cuenta que también podría interactuar con diferentes fármacos, como las benzodiazepinas, los antihistamínicos, algunos medicamentos para la epilepsia, o los bloqueadores de los canales de calcio.

Debido a ello, en caso de que se esté siguiendo algún plan de tratamiento con algún fármaco de los mencionados, es aconsejable consultar siempre al médico.

A pesar de lo indicado, la evidencia sugiere que el cannabidiol es bien tolerado en su gran mayoría.

Aunque algunas personas informan de la aparición de algunos efectos adversos, como sedación mental o fatiga, los investigadores creen que esto podría estar relacionado con la dosis, y no con la acción en sí del principio activo.

Por el momento no existen informes ni estudios que hayan alertado de sobredosis letales de cannabidiol.

No te vayas sin haber leído: Harmony CBD: opinión y mejores productos

Ya sabes, si tienes problemas para dormir cada noche, probar aceite de CBD puede ayudarte a relajarte, mejorar tu calidad de sueño y calmar tu dolor. ¡No pierdes nada en probarlo!